Coyuntura Socioeconómica 2022

El IPC en Canarias se reduce un 0,1% en abril y se modera hasta el 7,1% interanual, en un contexto en el que la inflación subyacente se acelera hasta el 4,2 por ciento

  • Al término del mes de abril, el IPC observó un retroceso mensual del 0,1% en el Archipiélago, una décima menos que en el conjunto del territorio nacional (-0,2%).
  • Desde un enfoque interanual, el IPC computó un significativo incremento del 7,1% en Canarias y del 8,3% en el conjunto del Estado.
  • Pese al retroceso mensual del IPC general, la inflación subyacente contabiliza en abril un ascenso del 1,7% y un notable aumento del 4,2%, en términos interanuales.

Según los datos publicados en la mañana de hoy por el INE, al término del pasado mes de abril los precios del Archipiélago experimentaron una minoración mensual del 0,1%, una décima menos que en el concierto nacional (-0,2%).

Diferenciando por grupos, se constata que el retroceso de los precios registrado en Canarias durante el pasado mes de abril se correspondió, en su práctica totalidad, al descenso observado en “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (-8,3%) y en “Transporte” (-2,9%), como resultado de las caídas del 22,8% y del 7,1% computado por la factura eléctrica y los carburantes, respectivamente.

Estos resultados contrarrestaron los aumentos observados por el grupo “Vestido y calzado” (+14,7%), influenciado por la finalización del periodo de rebajas y por los “Alimentos y bebidas no alcohólicas”, que registraron un repunte de los precios en el último mes del 2,6 por ciento.

En cuanto al resto de grupos que conforman el IPC, estos evidenciaron ascensos mensuales más moderados, destacando el grupo “Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento del hogar” (+1,5%) y “Ocio y Cultura” (+1,0%), por el notable crecimiento, en este último caso, del subgrupo relacionado con los “Paquetes Turísticos” (+10,7%).

En relación con abril de 2021, se volvió a constatar un notorio incremento en los precios de las Islas, cifrado en un 7,1%, un ascenso que, no obstante, se sitúa 1,2 puntos por debajo de la media nacional, donde el índice apuntó un alza del 8,3 por ciento.

El notable crecimiento interanual del IPC obedeció, nuevamente, a los significativos crecimientos con respecto al dato de hace un año anotado por la electricidad (+35,5%) y en los precios de los carburantes (+23,8%), y que han repercutido de manera directa sobre la evolución de los grupos más relacionados con las fluctuaciones de la energía, estos son, “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles”, que describió un alza del 13,9%; y en “Transporte”, que anotó un aumento interanual del 11,9 por ciento.

Del mismo modo, se debe también destacar el notorio encarecimiento registrado por el grupo “Alimentos y bebidas no alcohólicas”, que se ha incrementado un 10,4% en comparación con los precios de hace un año, e incrementando cada vez más su impacto sobre el indice general de los precios.

Otros grupos que también registraron un comportamientos interanual alcista fueron “Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar” (+5,2%), “Restaurantes y hoteles” (+4,2%), “Bebidas alcohólicas y tabaco” (+3,5%), “Otros bienes y servicios” (+3,1%), “Ocio y cultura” (+1,9%), “Enseñanza” (+1,6%) y “Sanidad” (+1,2%).

En el lado opuesto, ha vuelto a destacas, por segundo mes consecutivo, la caída anotada en las Islas por el grupo “Vestido y calzado” (-3,1%), a diferencia de lo ocurrido en el concierto nacional (+1,3%), lo que podría apuntar a un menor volumen de compras en el sector comercial del Archipiélago.

En este escenario, y aún a pesar del retroceso general de los precios, la inflación subyacente, aquela que descuenta sobre la evolución de los precios el efecto de los componentes más volátiles (los productos energéticos y los alimentos no elaborados), experimentó un repunte mensual del 1,7% en el Archipiélago.

Desde una perspectiva interanual, el incremento de la inflación subyacente se aceleró hasta el 4,2%, su nivel de precios más elevado de toda la serie histórica, y que pone nuevamente de manifiesto el traslado de efectos de segunda ronda sobre la parte estructural del IPC.

Ante esta tesitura, resulta imperativo insistir en la necesidad de que no se acometan decisiones que puedan agravar esta situación en el medio y el largo plazo, sino, muy al contrario, implementar medidas de contención de los precios en el corto plazo en los grupos que integran la parte más estructural de la cesta de consumo, sobre los que contamos con un mayor margen de acción, y de compensación de los sobrecostes a los que se enfrenta el tejido productivo de las Islas.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing