Coyuntura Socioecon�mica 2020

Discurso del Presidente en el Almuerzo Navideño de la Confederación Canaria de Empresarios

* Discurso del Presidente D. Agustín Manrique de Lara y Benítez de Lugo en el Almuerzo de Navidad de la Confederación Canaria de Empresarios celebrado el día 15 de diciembre.

 

 

Cuando comprendemos que el futuro no es un regalo, los que hoy estamos aquí tenemos la responsabilidad de conquistarlo desde el compromiso, el esfuerzo, y el consenso.

Ministro Industria Energía y Turismo, Ministro de Justicia, Vicepresidente del Gobierno Canario, Presidente del Parlamento, Delegada del Gobierno, Presidente del Cabildo de GC, Alcalde de LPGC, Autoridades civiles, militares y judiciales, Representantes de ONG, Querido José Carlos, Presidente de CEOE-TFE, medios de comunicación, Empresarios, amigos…

Gracias a todos por compartir con nosotros un día tan especial para las Organizaciones Empresariales.

Hace justo un año, en este mismo lugar, celebrábamos que, España, tras nueve largos trimestres, había salido de la recesión.

Con la misma objetividad, hoy podemos afirmar que nuestra economía crece.

Es verdad que nos cuesta creerlo, es verdad que la recuperación con mayúsculas sólo habrá llegado cuando hayamos recuperado una buena parte del tejido empresarial y del empleo perdido, es verdad que todavía existen riesgos y un largo camino por recorrer.

Pero no es menos verdad que nuestra economía crece ya a ritmos cercanos al 2%, que somos el país que más crece de la UE y que los mercados internacionales apuestan de forma decidida por España.

De nosotros depende que estas mejoras lleguen en mayor o menor medida a los ciudadanos, esa es nuestra responsabilidad. La sociedad nos exige una gestión impecable de los recursos y no podemos defraudarla.

En 2014 hemos creado más de 50.000 nuevas empresas y algo más de 400.000 nuevos puestos de trabajo. Hemos llevado a cabo reformas estructurales, crecemos, creamos empleo y nuestras empresas salen con éxito al exterior.

Superada la recesión y estabilizados los indicadores macroeconómicos, nos toca ahora gestionar el crecimiento y mirar al futuro con optimismo, volver a soñar con nuevos proyectos para recuperar, lo antes posible, una buena parte del tejido empresarial y el empleo destruido en los últimos años.

Ha llegado el momento de creer en nuestras posibilidades, de confiar plenamente en nosotros mismos, en nuestras empresas y familias, en nuestros sindicatos, en nuestras AAPP, en nuestros funcionarios, y en nuestros políticos.

Nuestro ordenamiento jurídico es la línea roja (…) que ninguno debemos pasar.

Seamos implacables, cada uno desde nuestras responsabilidades. No permitamos que se ponga en riesgo nuestro sistema con proyectos o conductas que, no tienen encaje legal, ético o moral.

Tenemos instituciones sólidas, sin duda homologables a las más avanzadas del mundo. Confiemos en ellas. No demos ni un paso atrás. Busquemos el consenso. Trabajemos por lo que nos une, busquemos puntos de encuentro, no rupturas. Hagamos, todos, un esfuerzo por serenar el debate.

Hemos de centrarnos todos, en nuestra máxima prioridad, la recuperación del empleo.

Necesitamos apoyo público para relanzar la inversión productiva. Lo hemos dicho muchas veces, sin inversión no hay actividad, y sin actividad difícilmente podemos crear empleo.

Hace falta más inversión por parte del Estado. La inversión por habitante en Canarias sigue por debajo de la media nacional, a lo que se une la ausencia de apoyo por parte del Gobierno Canario a la inversión, los presupuestos para el 2015, tristemente, vuelven a reducir la inversión.

Estamos ante un grave error, porque la mejor arma de política económica con que cuenta la administración canaria para el crecimiento son precisamente las políticas de inversión.

La Ley de medidas tributarias, recientemente aprobada por el Gobierno autonómico, vuelve a incrementar la presión fiscal, y a penalizar a nuestra principal actividad, el turismo.

¡Ya no podemos resistir más subidas de impuestos!

El número de parados es nuestro principal problema en Canarias,  todos nuestros recursos, políticas y medidas económicas deberían destinarse a resolverlo.

Nos alegra ver cómo, mes a mes, aumenta el número de afiliados a la Seguridad Social, más de 22.000 en el último año. Una gran parte de ellos corresponden al sector turístico.

Los empresarios, no olvidamos el alto número de personas desempleadas, más de 265.000, muchas de ellas sin derecho a prestación alguna. Esto no solo es un problema económico, es un problema social. De primera magnitud. Exige un mayor esfuerzo por parte de todos.

Celebramos la reciente aprobación de la parte fiscal de nuestro REF. El Gobierno de España, el Gobierno de Canarias y todas nuestras Organizaciones Empresariales, hemos contribuido a este éxito.

Las organizaciones empresariales queremos el mejor REF posible para la sociedad canaria, y ya hemos empezado a trabajar para mejorarlo en la revisión que tendrá lugar en 2020, tarea en la que iremos de la mano de nuestras universidades y la sociedad civil, para generar lo que esta vez hemos echado de menos, trabajo en equipo y debate.

Comparto con nuestro Consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, que el REF “no es la solución a los problemas, es un instrumento para solucionar los problemas”.

Como bien dice el Gobierno de Canarias, “es el principal instrumento que tienen las Islas para su desarrollo, incentiva la actividad económica y neutraliza los sobrecostes, por nuestra lejanía e insularidad, para situarnos en igualdad de condiciones”.

Por tanto, lo que ocurra a partir de ahora depende de nosotros, de nuestro Parlamento Canario, de nuestros Cabildos y de nuestros Ayuntamientos.

Propiciemos que Canarias vuelva a ser una Comunidad en la que se “pueden hacer cosas”, en laque las Administraciones Públicas tengan un papel facilitador de la actividad económica comparable al de las Regiones más desarrolladas del mundo.

Como Región Ultraperiférica necesitamos compensaciones, pero más que eso, (…)y lo digo con convicción, necesitamos que nos dejen trabajar, que nos dejen ser creativos, que nos dejen arriesgar, que nos dejen seguir dando saltos en el desarrollo económico de nuestra tierra, y en el bienestar de los que aquí vivimos, como los que en su día propició la agricultura de exportación, más tarde el turismo con el desarrollo de puertos y aeropuertos, y en el futuro cualquier actividad económica en la que el mercado nos permita ser competitivos.

Necesitamos una nueva forma de gestionar Canarias. Necesitamos, nuevas herramientas. Necesitamos alinear los diferentes ámbitos de la administración pública. Necesitamos administradores comprometidos y capaces de gestionar el crecimiento necesario para garantizar el nivel de servicios básicos que todos deseamos.

Necesitamos que nuestras Islas compitan en igualdad de condiciones.

Sin competencia no hay crecimiento ni empleo, y en Canarias nos hemos acostumbrado a regulaciones proteccionistas que limitan la competencia, entre empresarios y entre las diferentes Islas.

Nos sobra intervencionismo, nos falta seguridad jurídica y nos sobra arbitrariedad de los poderes públicos, expresamente prohibida por nuestra Constitución.

Como Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios pido moderación y respeto. Moderación en nuestras actuaciones y respeto al ordenamiento jurídico, a la Constitución, a las competencias de cada administración pública, a las sentencias judiciales y a la libertad empresarial.

Cualquier opción o estrategia política debe ser defendida con libertad. Sin olvidar que facilitarla actividad económica para que se genere empleo en todos los sectores es nuestra responsabilidad, nuestra obligación.

Nuestro sector turístico es modélico, a pesar de las trabas administrativas que soporta. Lidera la creación de empleo turístico en España. Entiendo que, no deberíamos exigirle más de lo que puede dar, especialmente en estos momentos en los que el Gobierno de Canarias tiene congelado su crecimiento.

La creación de empleo en cantidad suficiente tiene que venir de la suma de todos los sectores, de los tradicionales y los emergentes: la industria, la construcción, la agricultura, el comercio, y el cada vez más dinámico sector marino-marítimo, crecimiento azul, en el que se focaliza la generación de un potente tejido industrial y de servicios en torno al turismo de cruceros, la logística y las prospecciones.

La construcción, antes de lo previsto, se incorpora al crecimiento y la generación de empleo.

En Canarias, estamos perdiendo una enorme oportunidad de generar empleo en este sector. Nuestro Parlamento debería revisar la moratoria turística, (…) lo que permitiría el acceso al trabajo de numerosas familias.

El sector del comercio, duramente castigado por la crisis, crece desde julio de 2013.

El sector energético, prioritario para Europa y para España, también debiera serlo para Canarias. Adoptemos las medidas necesarias para alcanzar este objetivo.

La agricultura, nuestra gran preocupación, especialmente el sector del tomate, para el que pedimos máxima sensibilidad por las especiales características del empleo que genera y por lo que representa en nuestro territorio.

Considero necesaria una apuesta firme, por la formación y los nuevos emprendedores. (…) Única forma de consolidar nuestro desarrollo económico y garantizar el futuro de todas nuestras Islas.

Para finalizar mi intervención, me gustaría resaltar la labor de nuestras organizaciones empresariales.

La Confederación Canaria de Empresarios mantiene los principios que la han llevado a ser una organización respetada por la manera de representar los intereses de nuestros empresarios.

El respeto que nos hemos ganado con el tiempo, entre empresarios, gestores públicos, políticos y representantes sindicales, así lo atestigua.

Ahora que se vuelve a hablar sobre las claves del éxito, de la ética y de los valores, creo que lo importante es mantener siempre unos principios que todos debemos compartir.

Es nuestra voluntad llevar a cabo una gestión responsable y profesional, con vocación de servicio, en favor de los empresarios y sus intereses, y de la sociedad en su conjunto.

Continuaremos aportando valor añadido, desde la eficacia y la transparencia en todas nuestras actuaciones. Garantizando, (…) como objetivo prioritario, el crecimiento y desarrollo de todos los sectores en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria.

El trabajo y el esfuerzo, principios inspiradores de todas nuestras acciones, son un reflejo de lo que a diario hacen los empresarios canarios. (…) Que con orgullo representamos.

Como nos pedía nuestro Alcalde, Juanjo Cardona, el pasado 4 de diciembre en el primer encuentro de empresas solidarias y ONG, de las que tanto tenemos que aprender sobre cómo gestionar una crisis, las organizaciones empresariales trabajaremos para que nuestra sociedad sea inclusiva.

También debo reconocer, la labor tan importante que vienen desarrollando los sindicatos. Sin el pacto de moderación salarial que acordamos con ellos para el trienio 2012-2014, y que espero reeditemos en base al escenario actual, no hubiese sido posible la recuperación económica que empezamos a percibir.

Nos queda un largo camino por recorrer. Tenemos que continuar llevando a cabo reformas estructurales, entre las que la simplificación administrativa debe ocupar un lugar prioritario.

Aún siendo consciente de los muchos problemas que todavía tenemos, la solución no pasa por dinamitar las Instituciones. (…)La solución pasa por tener instituciones alineadas en la defensa del interés general de la sociedad, la solución pasa por el compromiso de mejora y esfuerzo de todos los sectores empresariales, la solución pasa por la responsabilidad social de nuestros sindicatos.

Desde la Confederación Canaria de Empresarios, entendemos que el futuro es algo que conquistamos cada uno de nosotros alineados hacia un mismo objetivo: Una Canarias en la que la actividad económica y el empleo sean una realidad.

Ese, es mi deseo para el 2015!

 

A TODOS, FELIZ AÑO

D. Agustín Manrique de Lara y Benítez de Lugo

Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing