Coyuntura Socioecon�mica 2020

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Octubre de 2015

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe octubre 2015

El escenario económico internacional continúa condicionado por la desaceleración de las economías emergentes y el consiguiente empeoramiento de las perspectivas de crecimiento para la economía mundial en su conjunto.

Las estimaciones más recientes, elaboradas por la OCDE revisan a la baja el crecimiento de la economía mundial para los dos próximos años, estimando que al cierre del presente 2015 pueda registrarse un avance del 2,9%, dos décimas menos de lo que habían previsto inicialmente, y de un 3,3% en 2016, medio punto por debajo de las anteriores previsiones.

Tal y como hemos venido comentando en informes anteriores, el ajuste que está experimentando la economía china adquiere un protagonismo especial en este análisis; y su repercusión sobre economías de su entorno más cercano, e incluso de otras regiones del planeta, continúa siendo un foco de preocupación.

Los últimos datos, referidos al tercer trimestre del año, cifran el crecimiento del PIB en este país en un 6,9 por ciento. Este avance pone de manifiesto una clara desaceleración del ritmo de crecimiento de China que se está traduciendo en una fuerte contracción de la demanda de importaciones, especialmente de materias primas.

Esta menor demanda de importación está afectando con especial intensidad a países de Latinoamérica, dada su alta exposición a los mercados de materias primas y el escaso margen de maniobra que les impone los abultados datos de déficit por cuenta corriente y el elevado aumento de la inflación, en un contexto donde el valor de las monedas nacionales se ha depreciado frente a otras divisas internacionales.

En este marco, los Bancos centrales de esas economías han optado por elevar los tipos de interés oficiales. Este ha sido el caso del Banco Central de Chile que recientemente ha venido a sumarse al ciclo alcista de los tipos de interés de Perú y Colombia, con una subida de 25 puntos básicos (pb), mientras que en Brasil el tipo de interés oficial permanece en niveles del 14,25 por ciento.

Si bien las economías más desarrolladas parecen estar logrando mantener el pulso de crecimiento debido a la recuperación de la demanda doméstica y el mantenimiento de condiciones monetarias más laxas, sobre todo en la eurozona, resulta también patente que el patrón de recuperación no es homogéneo y se encuentra sujeto a incertidumbres.

En EEUU, dentro del contexto de cierto dinamismo económico exhibido durante el ejercicio, el empleo ha seguido mejorando, aunque a un ritmo más lento que en meses anteriores, aunque cabría esperar una cierta desaceleración de la actividad durante el tercer trimestre como consecuencia, principalmente, de una menor aportación de la demanda exterior, en un contexto de desaceleración de los flujos de comercio mundial y mayor apreciación del dólar.

En Reino Unido, los indicadores también señalan un crecimiento más moderado de la demanda interna durante el tercer trimestre, tras el ligero aumento del crecimiento en el segundo; mientras que en Japón, los últimos datos anunciados por el Gobierno, han venido a confirmar una nueva recesión después de cerrar el tercer trimestre del año con un descenso del PIB del 0,2 por ciento, como consecuencia del deterioro de la demanda privada, que intensificó su desaceleración hasta el 0,5%, tras haber registrado un descenso del 0,2% durante el trimestre anterior.

La recuperación de la zona del euro continúa a un ritmo moderado, sustentada, principalmente, en la expansión del consumo privado en un contexto donde los precios del petróleo continúan a la baja, las condiciones de política monetaria se mantienen flexibles y persiste un valor relativamente bajo del euro, todo ello a pesar de un entorno exterior más desfavorable.

En este sentido se ha pronunciado también la propia Comisión Europea que, en su panel de previsiones de otoño, recientemente publicado, estima que el conjunto de la eurozona pueda cerrar el presente ejercicio con un crecimiento del PIB del 1,6%, una décima por encima de lo que habían previsto en el mes de mayo cuando se anunciaron las anteriores previsiones.

Según apunta la Comisión, la demanda interna mejora en la mayoría de los Estados miembros de eurozona, en respuesta al relativamente buen comportamiento que está mostrando el consumo privado, bajo condiciones de recuperación de la renta nominal y baja inflación. En este contexto, la Comisión confía que la inversión pueda repuntar al alza, alentada también por las condiciones de financiación más favorables y las mejores perspectivas de la demanda.

El informe de la Comisión Europea también señala la recuperación del mercado de trabajo como un factor positivo que apoya la recuperación, aunque reconoce que lo está haciendo de manera desigual entre los distintos estados miembros.

Las previsiones apuntan a que en la zona del euro el empleo aumente en entorno del 0,9% durante 2015 y 2016, y el desempleo mantenga la tendencia descendente de los últimos meses.

En este contexto, la economía española continúa entre los países con mayor crecimiento. La Comisión ha estimado que el PIB de nuestro país crezca un 3,1% durante 2015, mejorando así, en tres décimas, las previsiones que había anunciado en primavera cuando estimaba que nuestro país cerraría el presente ejercicio con un avance del 2,8 por ciento.

Este dato se sitúa dentro del consenso dentro del panel de previsiones de los distintos organismos nacionales e internacionales, siendo prácticamente la única excepción las previsiones del Gobierno, que estiman un crecimiento para 2015 del 3,3 por ciento.

En cuanto al próximo 2016, la Comisión estima una desaceleración del crecimiento hasta situarse en el entorno del 2,7 por ciento.

Volviendo a 2015, el balance de lo que va de año confirma la mejoría de actividad y la traslación de estos efectos positivos al empleo.

En este sentido, los datos de afiliación a la Seguridad Social, referidos al último día del mes de octubre superan en un 3,82% el registro de hace un año, y ello implica que el número de trabajadores afiliados al Sistema se ha incrementado en 633.944 personas durante el último año en nuestro país.

En este mismo periodo, entre octubre de 2014 y octubre de 2015, el dato de paro registrado se ha reducido en un 7,74%, y se sitúa en los 4.176.369 desempleados.

En este contexto la economía canaria continúa dando muestras de dinamismo y podría cerrar el presente ejercicio entre las comunidades autónomas con mayor crecimiento. Según el panel de previsiones utilizado por el Gobierno de Canarias para la elaboración del Proyecto de Ley de Presupuestos para 2016, se estima un avance del PIB regional del 3,2% durante 2015 y del 2,8%, durante el próximo ejercicio.

Este dinamismo se está traduciendo en un crecimiento del empleo, alcanzándose en Canarias hasta octubre los 707.238 afiliados a la Seguridad Social, un 4,03% por encima del registro del año anterior (27.414 afiliados más), y por encima del ritmo de crecimiento observado por la afiliación en el conjunto del Estado.

Asimismo, el paro registrado hasta el mes de octubre en las Islas mantiene la tendencia de descensos iniciada en agosto de 2013, cuantificándose en esta ocasión una nueva disminución interanual del 7,01%, lo que equivale a reducir la cifra de desempleo de hace un año en 18.629 personas.

En cuanto a los sectores de actividad, todos han visto descender el número de parados en Canarias en comparación con el mismo mes del año anterior. Así, los servicios reducen el desempleo durante los últimos doce meses en 8.623 personas (-4,46%), la construcción en 5.194 (-14,16%), la industria cuenta con 1.057 parados menos (-8,98%) y la agricultura reduce su desempleo en 56 personas (-0,98%). Finalmente, el colectivo “sin actividad anterior” desciende en términos interanuales en 3.699 personas, lo que supone una caída del 20,08 por ciento.

La evolución de la contratación también arroja un saldo positivo, y con datos acumulados hasta octubre de este año, han sido suscritos en Canarias 37.325 contratos indefinidos en Canarias, un 6,6% más que en el mismo periodo del año anterior, de entre los que cabe destacar la conversión de contratos temporales a indefinidos, que crecen en términos acumulados hasta octubre un 10,6% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta un total de 24.731 conversiones a indefinido.

En línea con los datos del mercado laboral, los indicadores de actividad y demanda avalan la aceleración en el proceso de recuperación de la economía canaria, ligados en su mayoría a la demanda interna y al turismo, donde continúan observándose mejoras en sus tasas de crecimiento.

En el caso del comercio, la cifra de negocios en Canarias, según ha estimado el INE, mantiene la tendencia positiva que viene describiendo desde el verano de 2013, y anota un nuevo incremento interanual del 4,0% interanual, según los últimos datos disponibles referidos al pasado mes de septiembre.

Asimismo, la matriculación de vehículos nuevos continúa avanzando, registrando hasta octubre un aumento en las ventas del orden del 22 por ciento en comparación con idéntico periodo de 2014.

En lo que se refiere al sector turístico, la cifra de visitantes extranjeros que llegaron a Canarias durante el pasado mes de octubre superó los 1.112.000 turistas, lo que implica incrementar en un 5,9% el dato registrado en el mismo mes de hace un año, acumulándose así durante los primeros 10 meses del año un crecimiento del 1,4%, con lo que se superan ya los 9,5 millones de turistas extranjeros.

En materia de precios, durante octubre estos registraron un crecimiento mensual del 0,5%, situándose la tasa interanual en el -0,8%, dos décimas menos negativo que la registrada durante septiembre, cuando se estimó un descenso interanual de la inflación del 1,0 por ciento, y una décima más negativa que la registrada dentro del ámbito nacional, donde la tasa interanual del IPC se situó en octubre en el -0,7 por ciento.

Por grupos, sigue destacando el efecto de la cotización internacional del petróleo a la hora de explicar la evolución de los precios de los últimos doce meses.

Así, tanto el grupo “Transporte”, con un descenso del 5,3%; como el grupo “Vivienda”, que cae un 3,2% debido a la reducción del -10,4% del subgrupo “Electricidad, gas y otros combustibles”, siguen siendo los principales protagonistas de la caída interanual de los precios en Canarias. A estos descensos, se añaden las caídas en los grupos de “Menaje” (-1,5%) y de “Ocio y Cultura” (-0,1%).

No obstante, el resto de los grupos registran una trayectoria creciente, destacando los avances estimados en “Bebidas alcohólicas y tabaco” (+5,3%), “Enseñanza” (+1,6), “Hoteles, cafés y restaurantes “(+1,2%), “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (+0,9%) y “Comunicaciones” (0,5%).

En este contexto, continúa destacando que los componentes menos volátiles de la inflación sigan adheridos a un patrón creciente. En este sentido, la inflación subyacente, que resume la inflación descontando el efecto de los productos de mayor volatilidad, los productos energéticos y los alimentos no elaborados, observa un incremento interanual del 0,7% en Canarias, dos décimas por encima del resultado del mes anterior.

Próximos ya al cierre del año, la economía de Canarias ha dado muestras sólidas de crecimiento y cabe esperar que el avance registrado durante este ejercicio tenga continuidad durante el próximo año, si bien es cierto, que existen aún aspectos clave a los que debe seguir prestándose atención, siendo aún necesario impulsar la inversión productiva y la actividad económica, para garantizar así una fase expansiva con un recorrido más amplio.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing