Coyuntura Socioecon�mica 2020

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Noviembre de 2019

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe noviembre 2019

La economía encara el cierre del ejercicio sujeta aún a un elevado grado de incertidumbre que no termina de disiparse, si bien es cierto que algunos indicadores de actividad comienzan a apreciar una mejoría relativa en el último tramo del año.

En el plano internacional, aún persisten diversos factores de riesgo que perjudican a la confianza de los operadores económicos y que no están permitiendo reducir de momento la elevada volatilidad existente en los mercados financieros.

En primer lugar, cabe destacar la notable pérdida de dinamismo observada por el comercio internacional en el último año, como consecuencia, principalmente, de la guerra comercial y tecnológica librada entre Estados Unidos y China desde comienzos de 2018, y que se ha visto recientemente incrementada, además, por la posibilidad de que se retrasen nuevamente las negociaciones bilaterales entre ambos países hasta finales de 2020, cuando hasta hace apenas una semana se esperaba que se firmara una tregua comercial antes de finalizar 2019.

A lo anterior se ha sumado también el surgimiento de nuevas tensiones comerciales en el marco europeo, derivadas del anuncio de una nueva ronda arancelaria por parte de EEUU sobre productos franceses, por un valor cercano a los 2.400 millones de dólares, junto con el restablecimiento de la imposición de aranceles sobre las importaciones estadounidenses de acero y aluminio procedentes de Brasil y de Argentina, que habían sido suspendidos en junio de 2018.

También generan incertidumbre otros elementos de la escena internacional como son los conflictos localizados en Oriente Medio durante los últimos meses, especialmente por su repercusión sobre el precio del petróleo, así como la constante incógnita en torno al proceso de salida del Reino Unido de la UE.

En este último caso, tras haber sido postergada la retirada del país británico hasta en tres ocasiones durante 2019, la fecha actualmente prevista se ha fijado para el próximo 31 de enero de 2020. No obstante, todavía debemos permanecer a la espera de conocer la repercusión sobre los acuerdos alcanzados tras los resultados de las elecciones en el país.

También afecta a la conformación de expectativas la fase bajista en la que parece haberse instalado el sector manufacturero en varias de las economías del globo, tanto avanzadas como emergentes, aunque especialmente preocupa en el ámbito de la Eurozona, y, en particular, sobre la producción manufacturera de Alemania.

La incidencia a la baja de todos estos factores sobre el crecimiento mundial, conjuntamente con la ausencia de presiones inflacionistas en la componente subyacente, han sido una constante durante la mayor parte del ejercicio, lo que ha llevado a que los principales bancos centrales hayan ido relajando su política monetaria en el último trimestre, con el fin de reactivar la economía y en claro contraste con el proceso de normalización que estaba siendo la pauta general a comienzos de este año.

Si bien el contexto está marcado por claros indicios de un crecimiento más moderado, los últimos datos publicados muestras que las principales economías mundiales, entre ellas la española, han mostrado un comportamiento menos desfavorable del inicialmente previsto.

La estimación de crecimiento relativa al tercer trimestre en Estados Unidos apunta a que el PIB creció durante el periodo un 2,1% interanual, dos décimas más que el valor inicialmente estimado y una décima más que en el trimestre anterior. Esta revisión al alza se habría producido en un contexto de mejor comportamiento del esperado en la inversión residencial y en las exportaciones de este país, así como en consonancia con el buen tono que mantiene su mercado laboral, habiéndose creado durante el pasado mes de noviembre 266.000 nuevos puestos de trabajo.

Con respecto a China, su actividad productiva ha continuado supeditada al intenso proceso de reestructuración interna de su economía y a la guerra comercial que mantiene con Estados Unidos, siendo esperable que, de cara al próximo ejercicio, su Gobierno deba afrontar importantes retos como la reforma desde el lado de la oferta, y la implantación de un mayor número de medidas de estímulo de la demanda doméstica y de fomento de la inversión.

Por lo que se refiere a la Eurozona, la última información disponible refleja un cierto grado de estabilización de la actividad durante el tercer trimestre del año, observando por segundo periodo consecutivo un crecimiento del 0,2% trimestral, que ha sido sustentado, en su mayor parte, por la resistencia mostrada por la demanda doméstica y la creación de empleo, como contraste del deterioro de la industria manufacturera y de las exportaciones.

En el caso concreto de España, los datos de crecimiento confirman que nuestro país logró mantener el ritmo de avance durante el tercer trimestre, con un incremento del PIB del 0,4 por ciento.

En este contexto, los datos más recientes del mercado laboral de nuestro país, relativos al pasado mes de noviembre, reflejan un comportamiento ligeramente más positivo en la creación de empleo con respecto a los meses anteriores, toda vez que, según las estadísticas de afiliación a la Seguridad Social a último día del mes, se habría registrado un ascenso mensual del 1,2%, 233.868 efectivos más que en el cierre del mes de octubre.

En términos interanuales, por su parte, la afiliación resultó un 2,9% superior que en noviembre de 2018, lo que supone 543.345 empleos adicionales.

En lo concerniente al paro registrado, este se elevó en el último mes un 0,65% mensual, 20.525 desempleados más que en el mes anterior; si bien, con respecto a noviembre de 2018, la cifra de parados se contrajo un 1,68%, esto es, 54.683 demandantes menos, situando el número de inscritos en las listas de desempleo nacional en 3.198.184 personas.

Trasladando el análisis al ámbito de Canarias, los indicadores de actividad más recientes también parecen mostrar un comportamiento ligeramente más positivo durante el último tramo del año.

Los datos de afiliación en las Islas a último día del mes constatan un crecimiento del empleo durante el mes de noviembre del 1,7% mensual, que se traduce en la incorporación de 13.494 nuevos efectivos al sistema con respecto al mes precedente.

Es a destacar dentro de esta evolución el buen comportamiento de los servicios, que aumentó su afiliación en 12.414 trabajadores en el último mes, debido, especialmente, a las nuevas altas en ramas como el “comercio” y la “hostelería”, en donde, a pesar de la desaceleración del turismo de los últimos meses, se ha logrado aumentar el empleo, en 3.501 y en 3.176 afiliados más, en cada caso; y en las “Actividades sanitarias”, que observaron un incremento mensual de 1.792 trabajadores.

Tras estas, se situaron la construcción y la agricultura, que vieron crecer el número de inscritos a la Seguridad Social en 556 y 360 trabajadores, respectivamente; seguidas por la industria, que apreció un avance mensual de 164 efectivos.

De manera similar, la comparativa interanual arroja un repunte de la afiliación en las Islas del 2,5%, 19.800 altas adicionales con respecto al dato de hace un año, registrándose la mayor parte en los servicios, que anotaron 18.410 nuevas inscripciones, y en especial las actividades más ligadas a la Administración Pública (“sanidad”, +5.613 altas; “educación”, +3.022 efectivos; “Administración Pública y SS” +1.271 afiliaciones).

En el caso de la “Hostelería”, los datos muestran un ascenso interanual de 1.860 afiliados, y aunque positivo, este incremento resultó menor al que suele registrar esta rama durante los meses de noviembre, en respuesta a la moderación por la que atraviesa el sector turístico de las Islas.

En lo referente al paro registrado en las Islas, este registró un repunte mensual del 0,36% durante noviembre, que equivale a 762 desempleados más que en el mes anterior; al tiempo que, con respecto al dato anotado doce meses antes, la cifra de paro se elevó un 0,44%, un aumento de 918 nuevos demandantes de empleo con respecto a noviembre de 2018. Con estos resultados, el número de parados en Canarias alcanzó, al cierre del mes de noviembre, un total de 210.893 personas

Atendiendo a continuación a la entrada de turistas extranjeros en el Archipiélago, correspondientes al pasado mes de noviembre, esta ha vuelto a registrar, por segundo mes consecutivo, un aumento mensual de las visitas, en esta ocasión del 5,3% con respecto octubre, esto es, 59.160 visitas adicionales.

Pese a ello, en términos acumulados, se sigue observando un descenso del 5,1%, que supone una minoración de 646.686 viajeros en comparación con el mismo periodo de 2018, con lo que, en lo que va de año, la llegada total de turistas procedentes del extranjero a Canarias se sitúa en los 12,0 millones de visitantes.

Por nacionalidades de origen, el mercado alemán sigue erigiéndose como el principal responsable de esta menor afluencia de turistas, habiendo reducido su volumen en un 14,6%, 425.313 turistas menos que hasta noviembre de 2018; seguido por los países nórdicos, que redujo su afluencia en un 6,3%, 83.755 visitantes menos, y el colectivo británico, que lo hizo en un 1,4%, 66.862 turistas menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Otros indicadores como la matriculación de vehículos, anotaron un aumento mensual del 1,7% durante noviembre, como resultado del repunte de los destinados al alquiler, que se han elevado un 16,4%, y los de uso empresarial, que lo hicieron un 1,3%, a pesar de que las matriculaciones de vehículos de uso doméstico disminuyeron un 2,4%, con respecto al mes anterior.

No obstante, en lo que va de año, las matriculaciones de vehículos en el Archipiélago siguen acumulando una caída del 8,1%, que tiene traslado a todos los segmentos de ventas, aunque ha adquirido una especial intensidad en los destinados al alquiler (-11,8%).

En cuanto al IPC, cuyo último dato disponible a fecha de publicación de este informe se corresponde con el pasado mes de octubre, este apreció un aumento mensual del 0,6%, si bien, con respecto al dato de hace un año, observó un retroceso del 0,1 por ciento. En términos acumulados, el índice general de precios permanece en terreno negativo (-0,1%), lo que resalta los signos de moderación en los que se desenvuelve la inflación en Canarias y la fragilidad en el consumo.

Entrados ya en la recta final del año, debemos insistir en la importancia que tiene para nuestra economía, que sean puestas en marcha las reformas necesarias que nos permitan hacer frente a la compleja situación actual, distanciándonos, al mismo tiempo, de medidas que incrementen la presión fiscal y el gasto público, lo que dificultaría en mayor medida el cumplimiento de los objetivos de déficit, y desincentivaría la inversión productiva, imprescindible para el crecimiento de la actividad y la creación de empleo.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing