Coyuntura Socioecon�mica 2020

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Mayo de 2016

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe mayo 2016

Los primeros datos oficiales de crecimiento referidos al primer trimestre del año muestran un avance moderado de la economía mundial.

Las economías emergentes continúan siendo el foco de atención de los analistas internacionales, que siguen muy de cerca los efectos sobre el conjunto de la economía global que aún pueden derivarse del proceso de desaceleración en el que se encuentra inmersa China, especialmente sobre las economías de América Latina, y particularmente en Brasil, que continúa en recesión económica.

En este escenario, aunque las economías avanzadas mantienen el crecimiento ya se perciben signos de desaceleración en Estados Unidos o el Reino Unido, mientras que en la economía nipona, así como en el conjunto de la Unión Europea, se registran valores muy similares a los registrados al cierre del pasado año.

Las previsiones apuntan a que la actividad global continúen avanzando a un ritmo moderado en lo que va de año, apoyándose en bajos tipos de interés, la recuperación de los mercados de trabajo y el aumento de la confianza, dentro de un contexto en el que no terminan de disiparse los elementos de incertidumbre.

En este sentido, las perspectivas para las economías emergentes continúan siendo más inciertas, dado que el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos y su progresiva subida de tipos endurece las condiciones de financiación internacional, en un contexto en el que los bajos precios de las materias primas y la caída del comercio mundial continuarán afectando a las economías en desarrollo, principalmente a los países exportadores.

En el caso de la Eurozona, los datos que hacía público Eurostat a principios de este mes situaron en un 0,6% el crecimiento del PIB en el conjunto del área durante el primer trimestre del año, como consecuencia del mejor comportamiento que viene mostrando la demanda interna, pese a la debilidad de las exportaciones.

Este avance mejora en dos décimas el crecimiento que había registrado a finales de 2015, aunque cabe esperar que en los próximos meses el avance se modere.

La relativa mejoría en el crecimiento durante el primer trimestre se apoya en economías clave como Alemania, que tras cerrar el último periodo de 2015 con un crecimiento del PIB del 0,3%, lograba saldar el primer periodo de 2016 con un incremento del 0,7 por ciento.

Mejora también el crecimiento en Francia y en Italia, aunque el avance que registran estas economías aún continúa siendo débil.

Entre enero y marzo de este año, Francia creció un 0,6%, frente a un 0,4% que había experimentado en el cuarto trimestre de 2015, e Italia saldaba el primer trimestre con un avance trimestral del 0,3%, apenas una décima más que la registrada el trimestre anterior.

En este contexto, la economía española experimentó un avance trimestral del 0,8%, y aunque lograba mantener el ritmo de crecimiento que había registrado en el último periodo de 2015, los datos ofrecidos por la Contabilidad Nacional ya comienzan a dar signos de desaceleración que afectan, principalmente, a la inversión productiva.

Tal y como venía sucediendo en trimestres anteriores, la demanda interna continúa liderando el patrón de crecimiento de nuestro país, en un contexto en el que las exportaciones pierden la tendencia alcista de trimestres anteriores.

De los agregados que conforman la demanda interna, el consumo sostiene el crecimiento de nuestra economía. No en vano, el gasto en consumo privado logró aumentar un 0,9% durante el primer periodo del año, superando de este modo en dos décimas el avance que había registrado durante el cuarto trimestre de 2015.

En este mismo periodo, el gasto de las Administraciones públicas también mejoró el avance mostrado al cierre del pasado ejercicio, saldando el primer trimestre de 2016 con un incremento del 0,8%, lo que implica superar en cuatro décimas el avance mostrado durante el trimestre anterior.

En cambio, y tras haber cerrado el último trimestre de 2015 con un avance trimestral del 1,1%, la formación bruta de capital comenzaba el primer periodo del año con un avance más moderado, cifrado en un 0,4 por ciento.

En este contexto, la demanda de importaciones aumentó un 0,3% el dato del trimestre anterior, mientras que, por el contrario, las exportaciones españolas cerraban el primer trimestre del año con un descenso del 0,5 por ciento.

Si comparamos el dato que ha registrado el PIB de España durante el primer trimestre de este año con el registrado en idéntico periodo de 2015, la economía española registra un crecimiento interanual del 3,4%, consolidando así la fase de recuperación que viene describiendo desde el pasado ejercicio.

En este contexto, la economía canaria ha mostrado un comportamiento más favorable, al experimentar, según las estimaciones que ha elaborado el Instituto Canario de Estadística, un avance trimestral del 1,20% durante el primer periodo del año, confirmando que prosigue avanzando el proceso de consolidación iniciado a partir de la segunda mitad de 2013.

El crecimiento de la producción en el Archipiélago resulta prácticamente generalizado dentro del ámbito sectorial, destacando, por su importancia, el nuevo repunte observado por los servicios (1,10%), la aceleración del crecimiento en la construcción (2,46%) y los buenos resultados obtenidos por la industria (1,45%), mientras que tan solo la agricultura retrocede según las estimaciones, al perder un 2,21% del VAB.

Los resultados interanuales confirman este proceso de aceleración en el crecimiento, ya que Canarias alcanza un avance del 3,35%, 11 centésimas superior al estimado durante el cuarto trimestre de 2015.

Canarias sigue avanzando, por tanto, en su recuperación, y esta muestra de dinamismo se sigue trasladando a su mercado laboral.

Los últimos datos de afiliación, referidos al mes de mayo, confirman la tendencia positiva que viene dibujando el empleo en nuestra región desde finales de 2013.

El número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social en las Islas aumentó un 3,05 por ciento, lo que supuso, 21.191 trabajadores afiliados más que los contabilizados hace un año, casi un punto porcentual por encima de lo que lo hacía en el ámbito nacional, donde la afiliación registró un incremento del 2,0 por ciento.

Por sectores de actividad, resulta especialmente significativa la evolución de los servicios, donde se recogen un total de 17.208 de los nuevos afiliados registrados en Canarias durante el último año, seguido de la construcción, con 3.193 afiliados más; y de la industria, con un total de 1.0075 afiliaciones más.

Las cifras de afiliación descienden únicamente en la agricultura, donde se han contabilizaron 285 afiliados menos que en mayo de 2015.

En este contexto, el paro registrado volvió a reducirse en Canarias, aminorándose un 4,7% interanual, hasta situarse durante el mes de mayo en los 240.067 desempleados, lo que supone un total de 11.874 parados menos que en el mismo mes del ejercicio anterior.

Este dato confirma la trayectoria de recuperación que ha venido dibujándose en los meses anteriores, de la mano del sector turístico, y de la mejora que continúa experimentando la demanda interna, factores que se erigen como los principales soportes del crecimiento de la economía de las islas, tal y como atestiguan los principales indicadores de actividad y demanda disponibles a escala regional.

Sobre este particular, el número de visitantes extranjeros que llegaron a Canarias durante el mes de mayo superó en 14,2% el dato registrado hace un año.

Por otro lado, el total de visitantes alojados por los establecimientos turísticos, para los que se dispone de datos hasta el mes de abril, revelan un crecimiento del 10,8% con respecto al año mismo mes del anterior.

En cuanto a los indicadores de demanda interna, el comercio minorista mantiene la tendencia al alza y vuelve a crecer en abril con un aumento del 7,9% interanual, al tiempo que la matriculación de vehículos prosigue su trayectoria marcadamente creciente al registrar un aumento de las ventas superior al 35,8% interanual.

En materia de precios, el IPC continúa experimentando una tasa de variación negativa, apuntando una caída del 0,9% en las Islas, frente al descenso del 1,0% nacional.

La menor inflación continúa obedeciendo al efecto de la menor valoración del petróleo con respecto al mismo mes del año anterior.

Los precios de los carburantes (41,37 €/barril) siguen siendo sustancialmente inferiores a los de hace un año (57,23 €/barril), lo que justifica que, en términos interanuales, los precios permanezcan en negativo.

La reducción de los precios afecta fundamentalmente a dos grupos, “Transporte”, que apunta una caída del 4,9% interanual; y “Vivienda”, que registra una reducción del 4,7% interanual, derivada de la variación negativa del 16,4% que se produce en el subgrupo “Electricidad, gas y otros combustibles”.

Se registran asimismo descensos, aunque más moderados, en los grupos de “Ocio y cultura” (-2,1%) y de “Menaje” (-1,3%).

En cuanto a la inflación subyacente, los datos siguen revelando un resultado positivo, con un avance del 0,5% interanual, lo que avala el escenario de recuperación en el consumo, gracias a la mejoría de la actividad y el empleo, que se espera pueda mantenerse durante los próximos meses.

Los resultados más recientes de actividad, demanda y empleo, permiten atisbar perspectivas favorables para la economía canaria, si bien esta evolución se produce dentro de un escenario en el que persisten elementos de incertidumbre, tanto internos como externos, que podrían afectar a la baja las previsiones de crecimiento.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing