Coyuntura Socioecon�mica 2020

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Junio de 2015

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe junio 2015

Diferentes circunstancias han venido condicionando la evolución del escenario económico mundial durante las últimas semanas.

De un lado, en China, las fuertes caídas de las bolsas de Shanghai y de Shenzhen durante la última semana de junio y las primeras semanas del mes de julio se han producido en un escenario caracterizado por la desaceleración que afecta a la economía de este país desde el inicio de 2015, arrastraron a la baja en su evolución a otros mercados bursátiles del área como el caso de Tokio.

Por otro lado, en Europa hubo que seguir negociando para buscar una solución que resultara satisfactoria para todos los socios en la crisis de la deuda griega, que devino durante las últimas semanas en el incumplimiento de los compromisos de pago contraídos por este país con el FMI y el rechazo a una nueva extensión del segundo programa de rescate, lo que provocó el cierre del sistema bancario griego.

En este escenario, tras intensas negociaciones pudo alcanzarse un acuerdo para la implementación de un tercer rescate de la economía griega por valor de unos 86.000 millones de euros, que irá acompañado por un paquete de profundas reformas que garanticen la sostenibilidad de su economía. Dicho acuerdo no disipa sin embargo toda la incertidumbre sobre el estado griego, que debe ahora cerrar el acuerdo en su ámbito interno y sobre el que se ciernen dudas de estabilidad política.

A este escenario se une, en el área de influencia estadounidense,la situación por la que atraviesa la economía de Puerto Rico, donde a pesar de haberse evitado una situación de impago tras cumplirse con los vencimientos de deuda de principios de julio, no se ha logrado disipar aún los riegos de “default” de este estado libre asociado, cuya deuda asciende a 72.000 millones de dólares.

En este caso, el impacto de esta situación sobre la economía estadounidense parece limitado, pese a la elevada exposición de instituciones privadas y particulares estadounidenses al impago de la Administración portorriqueña, manteniéndose en este país el escenario económico de moderada expansión tras el estancamiento observado durante el primer trimestre del año, lo que ha permitido mejorar la situación del mercado laboral.

Mientras, la economía española, a la expectativa del efecto que pueda tener los anteriores condicionantes sobre su futuro más próximo, ha logrado cerrar el primer semestre de 2015 con un especial dinamismo certificando que la recuperación económica española prosigue su curso.

En este sentido, las diferentes previsiones de crecimiento para España de las distintas instituciones internacionales desprenden un especial optimismo.

Así, la OCDE ha estimado en su reciente informe “Employment Outlook 2015”,que tanto el PIB como el empleo crecerán durante 2015 y 2016, un 2,9% y un 2,8% respectivamente. Más optimistas resultan las previsiones de FUNCAS, que en su última estimación de finales de junio eleva las perspectivas de crecimiento para España al 3,3% en 2015 y al 3,0% en 2016, así como las del FMI, cuya última revisión eleva el crecimiento español hasta el 3,1% en 2015 y el 2,5% en 2016, lo que situaría a la economía española a la cabeza del crecimiento de los países avanzados.

Estos buenos resultados se producen, como ya hemos tenido la ocasión de resaltar en anteriores análisis, en un contexto influenciado tanto por factores externos como internos.

Del lado exterior, destacan los efectos de la moderación de los precios del petróleo, la gradual mejoría observada por la demanda de los socios europeos y las medidas de política monetaria de carácter excepcionalmente del Banco Central Europeo, mientras que entre los factores internos debe resaltarse la corrección de algunos desequilibrios gracias a las reformas acometidas durante los últimos años, que han contribuido a mejorar la situación de la actividad y el empleo en nuestro país, así como restablecer la confianza y favorecer la adopción de decisiones de consumo e inversión tanto en ámbito de los hogares como de las empresas.

Asimismo, el cambio de dirección exhibido por la política fiscal, que interrumpe su senda contractiva, contribuirá a asentar esta dinámica de crecimiento en la que se encuentra instalada la economía española ya desde el segundo semestre de 2013.

En este escenario, la economía canaria ha seguido, según los resultados de actividad y empleo más recientes, manteniendo su dinamismo en la recuperación.

Dentro del mercado laboral, en materia de afiliación a la Seguridad Social, a pesar del ligero descenso mensual, en términos interanuales prosigue la progresión positiva en el número de afiliados, registrándose durante el pasado mes de junio un crecimiento del 4,3% interanual, un total de 28.747 afiliados más que en el mismo mes del ejercicio anterior. Dicho crecimiento de la afiliación se sitúa por encima de la observada por el conjunto del concierto nacional, donde avanza a razón del 3,44% interanual.

En la misma línea, el paro registrado continúa corrigiéndose a la baja, lo que se sustancia en un nuevo descenso interanual del desempleo del 8,1% al cierre del pasado mes de junio, un retroceso absoluto del desempleo en Canarias de 21.836 personas. La caída observada por el desempleo en las Islas resulta asimismo más intensa que la registrada a escala nacional, donde la cifra total de parados se ha reducido en un 7,4 por ciento.

Por sectores, el descenso del desempleo se concentra fundamentalmente en torno a los servicios, donde se contabilizan 10.288 desempleados menos que hace un año (-5,3%); seguido de la construcción, con 6.314 parados menos (-16,3%); la industria, donde las cifras oficiales muestran una caída del desempleo de 1.254 parados (-10,3%); y la agricultura, cuyo el número de parados se ha aminorado en 482 personas (-7,9%).

Llega incluso a reducirse el número de inscritos en el colectivo “sin empleo anterior”, donde se contabilizan 3.498 desempleados menos que hace un año, lo que equivale a un descenso interanual del 20,55 por ciento.

En línea con estos datos, los principales indicadores de actividad han continuado avanzando en la senda del crecimiento durante el último mes sobre el que se dispone de prospección estadística.

En el caso del comercio, el Índice de Comercio al por Menor mantiene la trayectoria creciente iniciada en el segundo semestre de 2013 al estimar un nuevo avance interanual del 1,7% según el último dato de mayo.

En la misma línea, sigue creciendo la matriculación de vehículos nuevos, que acumula hasta el mes de mayo un aumento del 21,4%, destacando en esta evolución el crecimiento experimentado por las ventas de vehículos para empresas, cuyo aumento alcanza el 35,5%, frente al avance del 20,6% de los vehículos particulares y del 10,5% dentro del segmento de alquiler.

Describe asimismo una tendencia creciente la producción de energía eléctrica, al contabilizarse un avance de la energía disponible durante mayo del 4,4%, con lo que se acumula un crecimiento durante los primeros cinco meses del año del 0,7% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Los datos del sector turístico siguen asimismo resultando positivos, y tanto el número de visitantes extranjeros entrados por los aeropuertos de Canarias (+4,8%) como la cifra de visitantes alojados por los establecimientos turísticos de Canarias (+5,0%) registran crecimientos interanuales durante el último dato disponible, correspondiente al pasado mes de mayo.

Por lo que se refiere a la evolución de los precios, la cotización del petróleo sigue marcando el comportamiento de la inflación en las Islas.

Los datos más recientes, referidos al mes de junio, aunque atestiguan un avance mensual de los precios en las Islas del 0,3%, estos se mantienen en términos interanuales aún en terreno negativo, estimándose una reducción en Canarias del 0,3% con respecto al mismo mes del año anterior. Mientas, el IPC se sitúa a escala nacional en positivo, al registrar un avance del 0,1 por ciento.

No obstante, debe destacarse en el caso de Canarias que la bajada de los precios resulta más moderada que la estimada durante el mes anterior, cuando los precios habían descendido un 0,6 por ciento, prosiguiendo así con la senda de corrección que conducirá, previsiblemente, a los precios a valores positivos conforme transcurra el ejercicio.

La bajada interanual de los precios en Canarias sigue estrechamente vinculada a la evolución del grupo “Transporte”, donde la inflación vuelve a observar una reducción del 2,3% debido el descenso interanual que aún muestra la cotización del petróleo. No obstante, este factor dejará de afectar en el último tramo del ejercicio.

Destacan asimismo los descensos observados por precios en “Comunicaciones” y “Menaje”, en ambos casos, un 1,8% interanual, mientras que en el sentido contrario, se experimentan ascensos en “Bebidas alcohólicas y tabaco”, con un fuerte incremento del 7,4%, y en “Hoteles, cafés y restaurantes” y “Alimentos y bebidas no alcohólicas”, que muestran sendas elevaciones elevado un 0,9%, y un 0,3 por ciento, respectivamente.

De cara a los próximos meses, cabe esperar que el descenso interanual de los precios en Canarias continúe moderándose hasta iniciar una senda ascendente, conforme se vaya diluyendo el efecto de la menor cotización del petróleo, en un contexto en el que prosigue la consolidación de la demanda interna y el consumo, lo que contribuirá a la consolidación de tasas de inflación moderadas pero positivas.

En síntesis, Canarias sigue profundizando en su proceso de recuperación de la actividad, el empleo y el consumo, en un contexto en el que el principal impulsor de esta evolución, el sector turístico, continúa manteniendo su dinamismo y unas buenas expectativas que hacen previsible que éste siga liderando el crecimiento de las islas durante los próximos años.

No obstante, el sector debe todavía enfrentar una serie de retos estratégicos importantes para garantizar su crecimiento sostenido y en este contexto, preocupa cualquier tipo de medida que pueda establecer limitaciones a su crecimiento.

Alcanzar mayores niveles de visitantes no debe estar reñido con otros objetivos también deseables como seguir avanzando en el aumento de la calidad dentro del sector, en la extensión de la oferta de ocio complementario, en la mejora de la productividad o en la modernización y diversificación del sector, objetivos todos positivos para incrementar la rentabilidad de la actividad turística en Canarias.

En este contexto, para la consecución de mejores resultados dentro del sector, que logren incrementos de su capacidad de creación de actividad y empleo, resulta necesario aumentar la capacidad alojativa de segmentos como el hotelero, actualmente en una situación de clara infradotación en determinados mercados insulares, como es el caso de Gran Canaria.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing