Coyuntura Socioeconmica 2017

Ligera mejoría de las estimaciones del PIB en el tercer trimestre

La economía mundial ha ido ralentizándose en el transcurso de 2012 como consecuencia de la delicada situación que atraviesan las economías avanzadas, especialmente la Eurozona, y de la ya confirmada desaceleración de la expansión de las economías emergentes, en un contexto en el que las tensiones en los mercados financieros internacionales no desaparecen.

Se trata de unas circunstancias que han condicionado a la baja las perspectivas del crecimiento global para los próximos ejercicios. Así lo señala la Comisión Europea en sus Previsiones de Otoño, en las que rebaja el crecimiento mundial hasta una tasa del 3,1% para 2012 y del 3,3% en 2013, unas cifras que suponen, respectivamente, dos y cuatro décimas menos que en sus pasadas proyecciones de primavera.

En este contexto, la Comisión mantiene en el 1,2% el crecimiento estimado para 2012 en las economías avanzadas, mientras que reduce en cuatro décimas la proyección para 2013, que ahora establece del 1,4 por ciento. Por su parte, en lo que respecta a las economías emergentes, prevé se mantenga el ritmo dinámico que han experimentado hasta ahora, aunque algo más moderado, toda vez que revisa a la baja cinco décimas el PIB para 2012 (hasta el 5%) y en cuatro décimas en 2013 (5,3%).

El anuncio de esta revisión a la baja de las previsiones de la Comisión Europea para los próximos ejercicios ha venido acompañado de la incertidumbre generada ante el riesgo de una nueva recesión global, debido a la comprometida situación de las cuentas públicas europeas y al abismo fiscal que podría afrontar Estados Unidos durante el próximo 2013.

En el caso estadounidense, de no evitarse la fuerte subida de los impuestos y el recorte del gasto público para reducir el déficit público en cuatro puntos del PIB, del 8% actual hasta el 4% en un solo año, podrían socavarse las previsiones mundiales de crecimiento.

Mientras, en el ámbito de la Eurozona, los problemas relacionados con la crisis griega resurgen a la espera de si se le concede el nuevo tramo de ayuda, cuantificado en 31.500 millones de euros, y evitar así la quiebra.

En este marco de incertidumbre que planea sobre el área del euro, y principalmente sobre sus socios periféricos, la recuperación económica de la Zona del Euro parece ralentizarse. Así lo señala la Comisión Europea en sus Previsiones de Otoño, que prevé que el PIB de la Eurozona descienda un 0,4% en 2012, para observar un exiguo crecimiento del 0,1% en 2013. Estas proyecciones suponen una rebaja de una y nueve décimas, respecto a las estimaciones de primavera.

En el caso de España, las perspectivas económicas del organismo europeo reflejan una realidad poco alentadora de cara a los dos próximos ejercicios, de manera que las estimaciones tanto para el ejercicio 2012 como para el 2013, apuntan a una contracción de la economía española del 1,4%, mientras que para 2014 se espera que el PIB español retome la senda de crecimiento, con un avance del 0,8 por ciento. Resulta conveniente destacar que estas previsiones difieren de las elaboradas por el ejecutivo español, que estimó un descenso más moderado para 2013, del 0,5 por ciento.

Asimismo, las estimaciones de déficit público de la Comisión Europea señalan que España no alcanzará sus objetivos de déficit público fijados en el 6,3% del PIB para 2012 y en el 4,5% para 2013, al prever que el déficit público español alcanzará el 8,0% del PIB al cierre de 2012, y el 6,0% del PIB para el ejercicio 2013.

Retomando el análisis de la evolución del PIB de nuestro país, y de acuerdo con las cifras del tercer trimestre de la Contabilidad Nacional Trimestral del INE, se advierte que la economía española se contrajo durante el tercer trimestre de 2012 en un 0,3% intertrimestral, una décima menos que las publicadas en las previsiones de otoño de la Comisión Europea.

El comportamiento del PIB español durante el tercer trimestre del año ha venido caracterizado por el descenso de la demanda nacional, que sin embargo resultó ser algo más moderada que durante el segundo trimestre, gracias al leve impulso del consumo privado provocado por el efecto de la anticipación de la subida del IVA, en un contexto en el que el consumo público continúa empeorando. Por su parte, la demanda externa nuevamente destaca por contribuir de manera positiva a la variación intertrimestral, con una aportación de 0,8 puntos porcentuales.

En materia de empleo, la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2012 muestra un empeoramiento del mercado de trabajo en España, al estimar una reducción intertrimestral en las cifras de ocupación del 0,6%, lo que significó, en términos absolutos, la desaparición de 97.000 empleos durante el tercer trimestre del año. En relación con el mismo periodo del año anterior, el empleo en nuestro país se redujo en 836.000 personas, lo que se traduce en un descenso interanual del 4,6 por ciento.

Asimismo, la encuesta señala que la tasa de paro en el conjunto nacional se estableció en el 25,02%, cuatro décimas por encima de la registrada durante el trimestre anterior y 3,5 puntos más que hace un año, para un total de 5.778.100 desempleados, lo que equivale a 85.000 efectivos más en situación de desempleo.

En el caso del mercado laboral en Canarias, las estimaciones de la EPA también ponen de manifiesto un agravamiento general del estado de salud del mercado laboral canario durante el periodo analizado, pues señalan un incremento del desempleo que vino acompañado por un avance de la población y de los activos, agudizando, aún más, la situación del paro en las Islas.

En línea con lo anterior, los resultados de la Encuesta apuntan a que la población ocupada en Canarias se redujo en 1.600 personas, lo que supone una caída relativa del 0,2% trimestral, hasta situarse en los 746.200 ocupados. Mientras, el número de activos crece este trimestre un 0,5% (5.800 activos) con respecto al segundo trimestre del año, respondiendo, en gran medida, al incremento de la población en edad de trabajar en Canarias, que avanza de nuevo un 0,3% intertrimestral.

Así, tomando en consideración estos resultados, se observa que el número de desempleados crece en 7.500 personas, un 2,0% más que en el trimestre anterior, alcanzándose, así, un total de 378.200 desempleados en las Islas. Por su parte, la tasa de paro en Canarias alcanza durante el tercer trimestre el 33,63%, cinco décimas más que en el trimestre anterior (33,14%), y 4,07 puntos por encima que hace un año, cuando se situaba en el 29,55 por ciento.

Las perspectivas para el empleo durante los próximos trimestres no anticipan mejorías del actual escenario, muy condicionado por la situación de la demanda interna y por el fuerte ajuste fiscal previsto en las cuentas públicas para el próximo año.

Esta difícil situación se pone de manifiesto, de manera generalizada, en todas las áreas de actividad. Adquieren especial relieve algunos indicadores de demanda, como el índice de comercio al por menor, que experimenta un nuevo descenso del 10,2% respecto al mismo mes del ejercicio precedente; o el número de matriculaciones de vehículos que acumula, hasta el mes de septiembre, un retroceso del 23,8 por ciento.

En materia de precios, el Índice de Precios de Consumo en Canarias se incrementó en octubre en un 0,5% mensual, tres décimas menos que en el ámbito nacional, donde se registró un crecimiento del 0,8 por ciento. Por otro lado, la comparativa interanual muestra que la inflación en Canarias durante octubre mantiene la misma tasa de crecimiento que durante el mes anterior, de manera que registra un idéntico avance del 3,3%, situándose así dos décimas por debajo de la media del conjunto nacional, donde el IPC interanual creció en un 3,5 por ciento.

Según estas cifras, se advierte que la trayectoria ascendente del IPC en Canarias responde, en líneas generales, a las medidas de consolidación presupuestaria puestas en marcha por el Gobierno, y que han afectado especialmente a la evolución de los precios de “Medicina” y “Transporte”, con intensos crecimientos interanuales, del 11,6% y del 9,4%, respectivamente, como resultado, en el primer caso, de los efectos de las medidas introducidas en materia farmacéutica para recortar el gasto sanitario público, y en el segundo, por la mayor presión fiscal sobre los combustibles en el Archipiélago introducida durante el pasado mes de julio. Asimismo, el grupo “Enseñanza” observó un avance interanual del 12,5% como consecuencia de la elevación de las tasas universitarias para el próximo curso 2012-2013.

Por otro lado, al analizar los indicadores disponibles desde el lado de la oferta, concretamente los relativos al turismo, se observa que estos pierden algo de pulso tras los buenos resultados de 2011. Así, de acuerdo a los datos publicados por Aeropuertos españoles y Navegación Aérea (AENA) referidos a octubre, la actividad turística anota un retroceso mensual en términos de afluencia del 4,5%, de manera que el total de visitas foráneas se sitúa en 919.617 turistas. Este resultado supone acumular un total de 8.250.899 turistas foráneos entrados en nuestros aeropuertos durante los primeros diez meses del año, lo que equivale a una reducción del 2,4% respecto al mismo periodo del año precedente.

Del mismo modo, las cifras de ocupación turística publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifran una minoración acumulada del 1,2%, situando el total de turistas alojados en Canarias en 8.402.524 visitas hasta el mes de septiembre. Esta caída se corresponde exclusivamente con el descenso de la afluencia de turistas en los complejos hoteleros, cifrado en el 3,3%, que contrarrestó el ascenso experimentado por el conjunto de los apartamentos (3,9%).

En este mismo sentido, el resto de los indicadores de oferta disponibles ponen de manifiesto un deterioro de la actividad económica en el Archipiélago, como es el caso del Índice de Producción Industrial en Canarias, que nuevamente retrocede durante el pasado septiembre en un 0,8%, en comparación con septiembre del ejercicio anterior.

Finalmente, en materia portuaria, cabe destacar la pérdida de dinamismo que han ido experimentando los tránsitos conforme transcurrió el año, condicionados por un entorno exterior más incierto, y por un mercado interior con evidente falta de pulso. En este contexto se observa que el tráfico portuario de la provincia de Las Palmas encadena tres descensos consecutivos en términos interanuales, evidenciándose, durante septiembre, un retroceso del 2,0% interanual. No obstante, el resultado acumulado para el conjunto de los puertos de la provincia de Las Palmas hasta el noveno mes del presente año resulta superior al contabilizado durante ese mismo periodo del ejercicio anterior, al incrementarse en un 3,8 por ciento.

En definitiva, tras haber repasado los principales indicadores disponibles hasta el momento, se aprecia que la actividad económica de las Islas continúa muy debilitada con bajos niveles de consumo y de inversión, en un nuevo contexto presupuestario más restrictivo.

Además, el empeoramiento de las expectativas económicas en el ámbito nacional, europeo e internacional, así como la incertidumbre que planea sobre los mercados financieros, no parecen adelantar en los próximos meses un cambio de tendencia.

Puede acceder al texto íntegro del Informe, a través de Informe mensual de Coyuntura octubre 2012.

 

*Conclusiones del informe de coyuntura socioeconómica. Octubre 2012

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing