Coyuntura Socioeconmica 2017

Las reformas del Gobierno, necesarias pero no suficientes para la reactivación económica de Canarias.

INFORME DE COYUNTURA SOCIOECONÓMICA ENERO DE 2012.

CONCLUSIONES

En un contexto de mayor incertidumbre y persistencia de las tensiones en los mercados financieros, el arranque del año 2012 se define por la prolongación del clima de inestabilidad de la economía mundial, especialmente en el ámbito de la Eurozona, cuya pérdida de actividad se evidencia de acuerdo a la información económica más reciente, que apunta a un retroceso en este área durante el último trimestre de 2011.

La delicada situación que atraviesa la Zona Euro, que se mantiene como uno de los principales focos de riesgo para la economía global, ha supuesto que la mayoría de los organismos económicos y los analistas privados hayan revisado a la baja sus previsiones de crecimiento, como es el caso del Fondo Monetario Internacional, que ha anunciado un estancamiento de la esperada recuperación.

En este sentido, la reciente actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial, publicadas por esta Institución, señala una desaceleración generalizada en el ritmo de crecimiento económico mundial, estimando ahora un avance del producto del 3,3% para 2012 y del 3,9% para 2013, siete y seis décimas menor, respectivamente, que los pronósticos a escala global que anunciaron el pasado septiembre de 2011.

Descendiendo en el ámbito territorial, las previsiones del FMI para las economías avanzadas también se reducen, estimándose aumentos del 1,2% y del 1,9% para 2011 y 2012, respectivamente, frente al 1,9% y el 2,4% pronosticados previamente; mientras que las economías emergentes, a pesar de moderar sus previsiones de crecimiento en la misma proporción que en los casos anteriores, se espera mantengan una expansión más dinámica, en concreto del 5,4% para 2011 y del 5,9% para 2012.

En cuanto a la Eurozona, el informe prevé que entre en recesión durante 2012 (-0,5%), en claro contraste con el aumento del 1,1% considerado en septiembre, como consecuencia del deterioro de la confianza de las empresas y los consumidores, las constantes tensiones en los mercados financieros, el endurecimiento de las condiciones de financiación y los efectos a corto plazo de los procesos de consolidación fiscal puestos en marcha; si bien se espera retornar a la senda creciente en 2013, con un avance del 0,8 por ciento.

Por su parte, en el caso particular de España, el recrudecimiento de la crisis de deuda durante la segunda mitad de 2011, a pesar de la relativa relajación del diferencial durante enero, conjuntamente con el efecto inicial de las medidas de ajuste anunciadas por el gobierno español, se cree contribuirán a que nuestra economía permanezca en terreno negativo durante los dos próximos años (-1,7% y -0,3% de contracción del PIB en 2012 y 2013), y que probablemente se retrase el objetivo propuesto del reducir el déficit al 4,4% hasta el 2014.

Esta postura, aunque con un carácter menos pesimista, la comparte el Banco de España, en cuyo boletín de enero adelantan una notable contracción del PIB en 2012 del 1,5%, pronosticando para 2013 una tímida recuperación del 0,3 por ciento. Además, consideran que el descenso del PIB agravará la difícil situación del mercado laboral, en donde posiblemente se mantenga la pauta negativa observada en el tramo final de 2011, con nuevos aumentos de la tasa de paro a lo largo del ejercicio.

Las conclusiones extraídas por todos estos organismos vuelven a poner de relieve la compleja realidad que atraviesa la economía española y las significativas deficiencias estructurales que la aquejan, reafirmando la máxima relevancia que supone el que sean implementadas con eficacia y celeridad sustanciales reformas, especialmente en el ámbito laboral y financiero, así como adecuadas medidas encaminadas a reducir el déficit público.

En este sentido, tras las medidas aprobadas el pasado diciembre en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público, durante los primeros días de febrero ha sido publicado el Real Decreto-ley 2/2012, de 3 de febrero, de saneamiento del sector financiero, cuyo objetivo, cita el Gobierno, es el de mejorar la confianza y la credibilidad del sector, y en el que se contempla una reforma financiera encaminada a aumentar la cobertura de los activos problemáticos asociados al sector promotor inmobiliario, y que supondrá que se reduzca de forma considerable el número de entidades actuales en el sector.

Reforma que supone un desembolso de 50.000 millones de euros financiados por fondos propios de la entidades bancarias, con el objeto de conseguir paliar la desconfianza y recuperar el necesario acceso al crédito, factores imprescindibles para garantizar el crecimiento y la creación de empleo, máxime en un contexto de crecimiento negativo en España y de elevadas tasas de paro.

Y es que la compleja situación del mercado laboral, conjuntamente con el abultado déficit público y la restricción al crédito, continúan resultando los principales obstáculos a los que se enfrenta la economía española. Así, en materia de empleo, si atendemos a los últimos datos de la Encuesta de Población Activa, se constata un notable empeoramiento del mercado de trabajo nacional, estimando una reducción intertrimestral de la ocupación del 1,9% y un avance del paro del 5,9% trimestral, lo que sitúa al número de personas desempleadas en España en los 5.273.600 efectivos, y supone una tasa de paro del 22,85 por ciento.

Asimismo, en el ámbito de Canarias, los resultados estimados por la Encuesta reflejan un resultado negativo durante el último trimestre del año pasado, toda vez que señalan que la ocupación en el Archipiélago se ha minorado en 20.100 empleados durante el cuarto trimestre de 2011, lo que significa una pérdida relativa del 2,6% trimestral, reduciendo el número de ocupados hasta las 763.500 personas.

Este descenso de los ocupados en Canarias ha venido acompañado de una caída de la población activa y un incremento del desempleo. Así, el número de parados en nuestro territorio se ha incrementado en 13.200 personas (4,0%), que eleva las cifras de paro hasta las 341.900 individuos en situación de desempleo, mientras que el número de activos retrocede en 6.900 personas (-0,6%), ambos resultados en relación con el trimestre anterior.

En consecuencia, la tasa de paro en el Archipiélago se sitúa en el 30,9%, un cociente que supera en 1,3 puntos porcentuales la tasa registrada durante el trimestre anterior (29,6%), y que prácticamente triplica los niveles previos al comienzo de la crisis.

Conocemos asimismo la evolución más reciente de otros indicadores del mercado laboral canario, como las cifras de paro registrado que publica el Servicio Canario de Empleo para enero de 2012, que advierten un aumento del 3,2% mensual, hasta cifrar un total de 273.983 desempleados; en lo que supone un incremento proporcionalmente menor que el registrado a escala nacional, donde se aprecia un ascenso del paro del 4,0%, para una cifra total de 4.599.829 demandantes en situación de desempleo.

La difícil coyuntura del mercado laboral en Canarias encuentra correspondencia con un retroceso generalizado de los Afiliados a la Seguridad Social, en términos de media mensual, en casi todas sus ramas de actividad, especialmente en el comercio, tras la finalización de la temporada navideña, periodo en el que se genera una contratación adicional para el refuerzo de sus plantillas; y, en menor medida, en la hostelería, que comprende tanto servicios de alojamiento como de restauración. Asimismo, cabe destacar los notables retrocesos en el ámbito público, especialmente visibles en los datos de afiliación de las ramas sanitarias y de servicios sociales, así como en educación.

Analizando a continuación los principales indicadores de oferta y demanda en Canarias, desde el lado de la oferta, la entrada de turistas extranjeros arribados a las Islas durante el último mes de 2011, según los datos facilitados por AENA, mantiene la trayectoria creciente iniciada a mediados de 2010, registrando un nuevo repunte con respecto al mismo mes del ejercicio anterior del 16,5%, con lo que se cierra el ejercicio 2011 acumulando un total de 10.303.755 visitas extranjeras a nuestro territorio, un 20,0% más que en el mismo periodo de 2010.

Este aumento en la llegada de turistas ha tenido correspondencia en las cifras relativas al número de viajeros alojados en los establecimientos turísticos del Archipiélago publicadas por el INE, si bien contabilizan un avance interanual durante diciembre de menor intensidad, del 5,9 por ciento.

De este modo, a lo largo del pasado ejercicio 2011 se acumularon un total de 11.572.475 viajeros, lo que supone un incremento durante el periodo del 10,0% con respecto al ejercicio anterior, mientras que el número de pernoctaciones también contabiliza un aumento en comparación con los datos acumulados un año antes, cifrando un avance del 16,4 por ciento.

El mayor dinamismo del sector en nuestro Archipiélago, nuevamente ha traído aparejado un repunte del Índice de Precios Hoteleros (IPH), en esta ocasión de un 3,0% en comparación con el nivel de precios registrado hace un año, continuando así la trayectoria positiva iniciada en febrero de 2011, cuando se dio fin a la trayectoria bajista que registraba el indicador desde octubre de 2008.

Manteniendo el análisis desde el lado de la oferta, la evolución del tráfico total transitado por el conjunto de los puertos estatales de la provincia de Las Palmas observa un notable incremento interanual del 11,6%, acumulando un total de 25.447.008 toneladas a lo largo del 2011, para un avance del 12,3%, en comparación con el tonelaje acumulado en 2010.

Por su parte, el Índice de Producción Industrial mantiene la trayectoria interanual negativa descrita por este indicador desde noviembre del año 2010, toda vez que registra un nuevo retroceso del 4,7%, con respecto al dato registrado durante diciembre de 2010.

En cuanto al consumo, el Índice de Comercio al por Menor, a pesar del notable incremento del 23,8% con respecto al mes anterior, registra durante diciembre de 2011 un nuevo retroceso interanual, en este caso del 7,2%; mientras que las matriculaciones de vehículos en las Islas durante el pasado enero ascienden, en términos interanuales, en un 6,5%, tras cerrar el pasado 2011 acumulando una caída del 3,2 por ciento.

Los resultados expuestos mantienen, en esencia, el escenario descrito en la economía canaria durante los meses anteriores, en donde, a pesar de la leve mejoría en algunos sectores de actividad y el buen comportamiento que mantiene el sector turístico, resulta evidente el estado de debilidad de nuestra demanda interna y el fuerte deterioro del mercado de trabajo, necesitado de significativas reformas que incentiven de manera eficiente el empleo en el Archipiélago.

Nos encontramos además ante un panorama sujeto a una elevada incertidumbre, en el que se evidencia un notable empeoramiento del clima económico general, especialmente en el ámbito de la Eurozona, en donde muchos Estados, como en nuestros principales mercados emisores, el británico y el alemán, reducen sustancialmente sus previsiones de crecimiento, y que, en casos como en España, apuntan incluso a una recesión.

Aunque las últimas reformas y planes del Gobierno parecen avanzar en el sentido correcto, mejorando la imagen de España en los mercados internacionales, resulta aún necesario profundizar en un buen número de medidas que redunden en la ansiada mejora de la competitividad de la economía española.

Puede acceder al texto íntegro del Informe, a través de: Informe mensual de Coyuntura enero 2012

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing