Coyuntura Socioeconmica 2017

Las nuevas subidas impositivas podrían perjudicar al crecimiento económico de Canarias, sobre todo al sector turístico

La economía mundial se enfrenta a difíciles desafíos, cuyos efectos han empeorado a partir de la segunda mitad de 2012, con el recrudecimiento de la crisis de la Zona euro y su repercusión en el resto de los mercados financieros internacionales.

En este contexto, las economías desarrolladas prosiguen su lucha por superar la fuerte crisis económica que ha provocado el desapalancamiento de todos sus agentes económicos; ha elevado intensamente las tasas de desempleo; y ha obligado a intensificar los esfuerzos para la consolidación fiscal, en un escenario en el aumenta la fragilidad del sector financiero.

No cabe duda de que la crisis de deuda en la Zona del euro sigue siendo la mayor amenaza para la economía mundial, y que nuevos agravamientos de esta podrían provocar más turbulencias en los mercados financieros y un fuerte aumento de la aversión al riesgo global, lo que podría conducir a una contracción de la actividad económica de los países desarrollados y a una fuerte desaceleración de las economías en desarrollo y en transición.

Tales circunstancias las contempla el Banco Mundial en su informe “Perspectivas Económicas Mundiales”, en el que señala que, tras la marcada desaceleración económica en 2011, la economía mundial probablemente se mantenga débil durante 2012. En este sentido, las previsiones de este Organismo apuntan a que el PIB mundial aumentará en un 2,5% en 2012, un 3,0% en 2013, y un 3,3% durante el 2014.

En cuanto a las previsiones para las economías avanzadas, las estimaciones del Banco Mundial prevén un ritmo de crecimiento moderado, del 1,4% en 2012, del 1,9% en 2013, y del 2,3% en 2014; mientras que, para las economías en desarrollo, se proyectan avances del 5,3% para 2012, del 5,9% para 2013 y del 6,0% para 2014.

En este escenario protagonizado por la debilidad de la economía de la Zona euro, el Banco Central Europeo, en su reunión del pasado día 5 de julio, rebajó 25 puntos básicos, los tipos de interés de intervención, situándose el tipo de las operaciones principales de financiación en el 0,75%, y los tipos de las facilidades de crédito y de depósito, en el 1,50% y el 0,00%, respectivamente.

Estas medidas monetarias expansivas no tuvieron, sin embargo, la acogida esperada, ya que los inversores echaron en falta medidas extraordinarias de inyección de liquidez a la banca o de compra de deuda pública, lo que provocó nuevos descensos de las Bolsas y aumentos en las primas de riesgos muchos países, entre ellos la española.

Asimismo, se diseñaron nuevas políticas de actuación en la última Cumbre de la Zona Euro, celebrada los pasados 28 y 29  de junio, en donde se acordó la posibilidad de recapitalizar las entidades financieras que lo necesitaran directamente a través del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad), lo supondría eliminar el vínculo entre la deuda soberana y la bancaria.

A raíz de los acuerdos adoptados en la Cumbre Europea, tuvo lugar una reunión del Eurogrupo donde se perfilaron las condiciones de la asistencia financiera europea a la banca española, y que se concretaron en un Memorándum de Entendimiento que tiene previsto firmarse el próximo 20 de julio.

Dicho documento señala que España dispondrá de hasta 100.000 millones de euros, aunque por el momento las entidades bancarias en situación comprometida recibirán 30.000 millones de euros durante el mes de julio, que serán facilitados inicialmente por el FEEF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera), hasta que entre en funcionamiento el MEDE.

Además de los requerimientos a las entidades bancarias y al conjunto del sector financiero de nuestro país, el Eurogrupo anunció una serie de condiciones macroeconómicas exigidas al gobierno español, que implican el cumplimiento de los objetivos de déficit, todavía en fase de borrador, en los que se concede a España, a cambio de cumplir dichas condiciones, un año más en la senda de consolidación fiscal, al establecer el déficit exigido en el 6,3% para el 2012, en el 4,5% para 2013 y en el 2,8% en 2014.

Ante esta situación, el Ejecutivo español ya ha informado del nuevo paquete de medidas económicas para ajustar el déficit del Estado, con un ahorro esperado de 65.000 millones en dos años y medio. Entre las medidas anunciadas, destacan la subida del IVA general, desde el 18% hasta el 21 por ciento.

Se trata de una batería de medidas que, si bien resultan de obligado y necesario cumplimiento para reducir el déficit y reactivar el crédito en nuestro país, estas desgastarán más el clima económico en el corto plazo, redundando así sobre el deterioro de los últimos años.

La debilidad de la economía española vuelve a ponerse de manifiesto en los últimos resultados de la Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR) publicada por el INE para el primer trimestre de 2012, que señalan que el Producto Interior Bruto se redujo en nuestro país un 0,3% respecto al primer trimestre del año anterior. Este resultado responde a una nueva caída de la demanda nacional, si bien más moderada que la apreciada un trimestre antes, así como a una menor aportación del sector exterior, que, aunque continúa siendo positiva, su contribución resultó más modesta por la desaceleración de las exportaciones y la mayor contracción de las importaciones.

En este contexto, las previsiones de la economía española de cara a los próximos ejercicios vendrán condicionadas por un contexto exterior aquejado por las restricciones financieras. La ayuda europea a la banca permitirá acelerar el proceso de saneamiento de los bancos en España y con ello la canalización del crédito, aunque estos efectos no serán perceptibles en el corto plazo.

Así lo manifiesta la Fundación de Las Cajas de Ahorros (FUNCAS), en sus últimas previsiones para la economía española, que mantienen sin cambios las estimaciones de crecimiento del PIB para 2012 y 2013, en el -1,7% y en el -1,5%, respectivamente. No obstante, modifica ligeramente las previsiones de crecimiento para 2012 de los diferentes agregados como el consumo de los hogares, para el que estima una tasa menos negativa del -1,8%, mientras que proyecta una caída más acusada de la formación bruta de capital fijo (-9,4%).

De acuerdo con estas nuevas previsiones, FUNCAS prevé un mayor retroceso del empleo que lo esperado, hasta un 4%, mientras que la caída prevista para 2013, se mantiene en el 2,7 por ciento. En cuanto a las tasas de paro, esta Institución adelanta tasas, en términos de media anual, del 24,5% para 2012 y del 26,1% para 2013.

Este escenario más desfavorable del empleo en España para el próximo ejercicio, dista del resultado positivo registrado durante el pasado mes de junio.

A este respecto, los datos de paro registrado facilitados por los Servicios Públicos de Empleo, cifraron en 4.615.269 el número de desempleados en nuestro país durante el pasado mes de junio, lo que significó un descenso mensual del 2,10%, que atendió a un comportamiento generalizado de todas las ramas de actividad, a excepción de la agricultura.

No obstante, aunque estos resultados mejoraron respecto al mes anterior, debe tenerse en cuenta que contienen el efecto estacional del periodo, marcado por el comienzo del verano y el periodo de rebajas, por lo que las valoraciones deben ser tomadas con prudencia, dado el evidente estado de fragilidad en el que permanece la economía.

Este mismo fenómeno se reproduce en Canarias, donde el paro registrado se redujo en un 0,87% mensual durante el pasado mes de junio, hasta alcanzar una cifra de 290.664 desempleados.

La comparativa mensual apunta a los servicios como el protagonista de la caída del desempleo durante el pasado mes, en un contexto definido por el inicio del periodo de rebajas y por la mayor actividad turística debido al comienzo de la temporada estival. El paro en los servicios se reduce en 1.766 personas durante el último mes, un 0,86% menos; mientras que, el colectivo sin empleo anterior contabiliza 508 parados menos, una caída del 3,12% mensual.

A estos retrocesos le siguieron, en términos absolutos, los observados por la construcción, donde se registran 266 desempleados menos (-0,51%); y la agricultura, que cifra un descenso del 0,74%, equivalente a 15 parados menos. Por su parte, el sector industrial resulta la única rama que aumenta su número de desempleados, si bien de manera leve al contabilizar un aumento del 0,16% mensual, que supone 21 nuevos parados.

En otro ámbito, parece confirmarse que desaparece el efecto coyuntural del desvío de turistas a Canarias a raíz de la “primavera árabe”, y la actividad turística en las Islas deja atrás los excelentes resultados registrados a lo largo de 2011, de manera que vuelve a observarse un comportamiento más desfavorable de la actividad turística en el Archipiélago.

En este sentido, atendiendo a las últimas estadísticas facilitadas por AENA para el mes de junio, se aprecia un descenso interanual del 1,7% en las llegadas de turistas extranjeros al Archipiélago, con lo que se acelera respecto al retroceso del 0,2% acaecido el mayo anterior, acumulando, así, una tasa negativa del 2,1% durante la primera mitad de 2012.

Del mismo modo, las estadísticas de ocupación turística publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestran una cifra de turistas alojados en Canarias de 4.451.910 visitas hasta el mes de mayo, lo que se traduce en un descenso acumulado del 4,3 por ciento. Esta caída se corresponde tanto con el retroceso de la afluencia de turistas en los complejos hoteleros, estimado en el 4,4%, como con la minoración del segmento extrahotelero, que se cifró en un 4,1 por ciento.

Las perspectivas para los próximos meses señalan que el sector turístico deberá enfrentarse a la remisión de los efectos transitorios que condicionaron su crecimiento, estos son, la eliminación de la bonificación sobre las tasas aeroportuarias, y la reapertura de los mercados del norte de África y Oriente medio, a lo que se añadirá el efecto negativo del aumento de la fiscalidad indirecta, tanto la derivada del aumento del IGIC, que perjudicará la rentabilidad interna de nuestros productos turísticos, como por la subida anunciada del IVA en el ámbito nacional, que, en el caso de que finalmente afecten a los servicios turísticos (con una subida de dos puntos del tipo reducido desde el 8% hasta el 10%), podría encarecer los paquetes turísticos en origen, y, por ende, perjudicar la demanda turística peninsular.

Por otro lado, respecto a la evolución de otros indicadores de oferta y de demanda en el Archipiélago, conocemos los últimos resultados del Índice de Producción Industrial en Canarias durante el pasado mayo, que se reduce, en esta ocasión, en un 9,0% respecto a mayo de 2011, mientras que la producción bruta de energía eléctrica, anota un leve aumento interanual del 0,7% en el conjunto de la región.

Finalmente, en lo que se refiere al consumo, se constata la mala situación en la que continúa inmersa la demanda interna del Archipiélago con un nuevo retroceso del Índice de Comercio al por Menor, que continúa su tendencia negativa, anotando una caída interanual del 2,4% durante mayo; observándose asimismo una caída de las matriculaciones de vehículos en Canarias, que se reducen hasta un 21,4% respecto a mayo de 2011.

En definitiva, el escenario en el que se desarrolla la economía canaria vuelve a mostrarse desfavorable, empeorando incluso con respecto a meses anteriores por la menor contribución de la actividad turística.

Sin embargo, con un matiz positivo, cabe destacar el anuncio del Gobierno de reducir un punto las cotizaciones sociales a cargo de la empresa en 2013 y un punto adicional en 2014, ya que esta medida supone una herramienta útil como mecanismo para la creación de empleo, debiendo ser este mismo, el camino sobre el que deberá avanzarse en el futuro REF canario, para el periodo 2014-2020, como elemento compensador que contribuya a mejorar la situación del empleo en Canarias.

 

Puede acceder al texto íntegro del Informe, a través de Informe mensual de Coyuntura junio 2012

 

*Conclusiones del informe de coyuntura socioeconómica.Junio 2012

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing