Coyuntura Socioeconmica 2017

La debilidad de la demanda interna continúa condicionando la economía canaria

En el ámbito internacional, y a tenor de los últimos indicadores de actividad, la economía global continúa mostrando evidentes síntomas de fragilidad, observando un moderado crecimiento, a distintas velocidades entre las diferentes áreas geográficas.

A excepción de la Eurozona, varias de las principales economías avanzadas denotan una cierta recuperación, pero siguen siendo las consideradas emergentes las que muestran una mayor solidez. No obstante, en este último caso, todo parece apuntar a una leve moderación en su ritmo de crecimiento, marcado por el ligero debilitamiento tanto de la demanda interna, como externa de algunos de estos países.

Tales circunstancias han sido recogidas por la OCDE en su indicador compuesto adelantado publicado en junio, donde señalan que países como Estados Unidos, Japón o Rusia continúan mostrando ligeras señales de recuperación, mientras que China y La India, aunque mantienen su mayor robustez, prevén que sufran una leve desaceleración en los próximos meses.

En cuanto a la Eurozona, según la OCDE, el indicador de Alemania permanece estable con respecto a su valoración inmediatamente anterior, mientras que en Francia e Italia coinciden en destacar que su actividad productiva permanece aún muy débil.

Por otro lado, el Banco Central Europeo ha publicado recientemente sus proyecciones macroeconómicas de junio de 2012 para el Área del euro, en donde, tras confirmarse un crecimiento nulo durante el primer trimestre del año, estiman que el PIB de esta zona se sitúe en un intervalo comprendido entre el -0,5% y el 0,3% en 2012, y entre el 0,0% y el 2,0% en 2013. En comparación con las previsiones publicadas en marzo, esta actualización mantiene invariables sus proyecciones para 2012, aunque revisan a la baja la orquilla prevista para 2013.

A día de hoy, la economía de la Eurozona es el ámbito donde se concentra, sin lugar a dudas, el principal foco de incertidumbre, debido, esencialmente, a los elevados factores de riesgo que permanecen instalados en varios de sus países miembros, y que pudieran contagiarse tanto a la economía real de la zona, como a las de otras áreas.

Tras conocerse los resultados de las elecciones griegas, y la confirmación, al menos de momento, de su permanencia en el euro; otros factores como la capacidad real del país heleno para hacer frente a sus compromisos, las incógnitas sobre algunos aspectos de la instrumentación de la reciente ayuda financiera al sistema bancario español o la nueva rebaja de la calificación de nuestra deuda, han acentuado la crisis en los mercados de deuda soberana, especialmente en España.

La economía española, en pleno proceso de profundos ajustes estructurales, como la reestructuración y recapitalización de su sector bancario; la necesaria reforma laboral; o las medidas de reducción del déficit público y consolidación fiscal que permitan cumplir con los objetivos fijados por el Eurogrupo, debe continuar implementando nuevas medidas que posibiliten recuperar la confianza exterior.

En este sentido, el anuncio de la ayuda financiera europea a la banca española no parece haber minorado, en principio, las crecientes dudas exteriores en torno a nuestro país. Esta circunstancia se vuelve especialmente compleja en un contexto en el que el rendimiento esperado del bono español a diez años ha llegado a situarse puntualmente por encima del 7%, elevando nuestro diferencial hasta un valor superior a los 580 puntos, y cuando el Ibex-35 cotiza por debajo de los 6.900 puntos.

Asimismo, a falta de ser concretado con mayor profundidad, el mecanismo de ayuda establecido mediante una línea de crédito a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria podría complicar el cumplimiento de los compromisos anunciados por el Gobierno español en materia de déficit, que según su Programa de Estabilidad 2012-2015, se establecen en el 5,3% del PIB para 2012, el 3,0% del PIB en 2013, el 2,2% del PIB en 2014, el 1,1% del PIB en 2015, considerando factible alcanzar el equilibrio presupuestario en 2016.

No cabe duda de la difícil coyuntura que atraviesa la economía europea en general y la española en particular, máxime en un escenario marcado por las abultadas cifras de paro de nuestro país, el creciente nivel de endeudamiento, la restricción al crédito, la significativa pérdida de poder adquisitivo de las familias, el bajo pulso del consumo, la falta de actividad, y, en definitiva, la recaída de nuestro país en la recesión.

En materia laboral, resulta evidente el deterioro padecido por el mercado de trabajo de España, que ha resultado mayor al de su entorno. En este sentido, los datos de paro registrado para el mes de mayo, facilitados por los Servicios Públicos de Empleo, constatan que, a pesar de minorarse el desempleo en el total nacional en un 0,6% mensual, la comparativa interanual evidencia un aumento del 12,5%, que eleva el dato de paro nacional en 524.463 efectivos, con respecto a mayo de 2011, alcanzándose un total de 4.714.122 desempleados.

En lo que se refiere a Canarias, aunque debe tenerse en cuenta el efecto estacional del sector turístico durante este mes, siendo tradicionalmente el de menor afluencia turística en el conjunto del año, las cifras de paro contabilizan un total de 293.228 personas desempleadas durante mayo de 2012, para un crecimiento mensual del 1,6%, que equivale a un ascenso de 4.476 efectivos en comparación con el mes precedente

Por sectores, los servicios vuelven a presentar el mayor aumento mensual en el número de desempleados durante mayo, con un crecimiento del 2,1%, que supone 4.168 desempleados más que en abril. A este ascenso le sigue la evolución del colectivo sin empleo anterior, que contabiliza un aumento del 3,2% mensual, esto es, 504 parados más, mientras que, con carácter más moderado, la agricultura experimenta un avance del 0,5%, que se traduce en 27 personas más en situación de  desempleo.

En sentido opuesto, la construcción registra 166 desempleados menos, para una caída del 0,3% en comparación con el mes anterior; mientras que la industria reduce su número de desempleados en 57 personas, lo que supone un descenso relativo del 0,4 por ciento.

El incremento del paro en el Archipiélago coincide con una minoración del número de Afiliados a la Seguridad Social durante mayo, que retroceden en un 0,93% (6.172 efectivos menos), situando el total de afiliados en los 656.898 efectivos, debido a una reducción en los servicios, más concretamente, en las ramas de la hostelería (3.404 afiliados menos) y de la “Administración pública y defensa; seguridad social obligatoria; educación; actividades sanitarias y de servicios sociales”, con 1.036 afiliados menos.

La preocupante situación del mercado laboral en Canarias es fiel reflejo de las dificultades que enfrenta su sistema productivo, en un contexto de extremada debilidad de la demanda interna, a lo que se añade el peor comportamiento que parece registrar la actividad turística durante los primeros meses de 2012.

De esta forma, atendiendo a las últimas estadísticas facilitadas por AENA para el mes de mayo, se observa un leve descenso interanual, del -0,2%, en las llegadas de turistas extranjeros al Archipiélago, que da continuidad al significativo retroceso del -15,9% acaecido en abril, con lo que se acumula una tasa negativa del -2,6% durante los primeros cinco meses de 2012.

En esta misma línea se muestran las estadísticas de ocupación turística publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que reflejan una cifra de turistas alojados en Canarias de 3.680.456 visitas hasta el mes de abril, lo que significa un retroceso acumulado del 2,7 por ciento. Este descenso obedece a la menor afluencia de turistas en los complejos hoteleros, del 3,3%, que contrarrestó el relativo sostenimiento del segmento extrahotelero (2,1%), beneficiado por el aumento de las estancias del turista local, estimada en un 5,5 por ciento.

Tras los buenos resultados de 2011, la actividad turística en el Archipiélago parece iniciar una trayectoria menos favorable que la trazada durante el ejercicio anterior, una vez minorado el efecto coyuntural del desvío de turistas a Canarias a raíz de los conflictos geopolíticos en el norte de África y Oriente Medio, a partir de abril de 2011. Las perspectivas para los próximos meses no apuntan a un cambio de tendencia, toda vez que el sector deberá hacer frente, además, al impacto sobre la demanda turística de la eliminación de la bonificación a las tasas aeroportuarias, así como el incremento fiscal previsto en el sector. Son estas unas circunstancias negativas, pues pudieran agravar, en mayor medida, las dificultades que enfrenta la economía canaria.

No obstante lo anterior, el tráfico total de la Autoridad Portuaria de Las Palmas mantiene la senda creciente de los meses precedentes, acumulando 8.493.574 toneladas hasta abril de 2012, lo que se traduce en un aumento del 11,6% con respecto al mismo periodo de 2011, en un contexto definido por los buenos resultados en la evolución de los tránsitos en el Puerto de Las Palmas.

Se conoce, asimismo, la evolución de otros indicadores de oferta y de demanda en el Archipiélago. Tras registrar un notable repunte del 10,1% interanual durante marzo, el Índice de Producción Industrial en Canarias durante el pasado abril, retoma la senda descendente iniciada en noviembre de 2010, al registrar un retroceso del -6,7%, en comparación con abril de 2011. Mientras, la producción bruta de energía eléctrica aprecia un retroceso interanual del -3,4% en el total regional.

En cuanto al consumo, resulta patente el estado de debilidad de la demanda interna de las Islas, como evidencia el nuevo retroceso del Índice de Comercio al por Menor, que continúa su trayectoria interanual negativa, observando un retroceso interanual del -7,2% durante abril; o las matriculaciones de vehículos en Canarias, que registran una nueva caída interanual, estimada en el -27,9% respecto a abril de 2011. En este último caso, destaca especialmente la notable reducción en las matriculaciones de vehículos de alquiler, cuya flota se ve minorada, en términos interanuales, en un 83,7%, y acumula un retroceso hasta abril del 72,1 por ciento.

En materia de precios, el IPC de Canarias durante mayo se reduce en un 0,3% mensual, un descenso dos décimas más intenso al computado en el total nacional, del orden del 0,1 por ciento.

La caída de los precios en Canarias se debe, principalmente, al retroceso experimentado por los grupos “Ocio y cultura”, con una caída del 1,4%, y por los “Transportes”, que se minoran en un 0,6% mensual, en consonancia con la menor cotización del brent durante el periodo, que reduce sus precios durante mayo hasta los 110,24 dólares por barril, un 8,2% menos que durante el mes anterior.

Asimismo, atendiendo a la trayectoria descrita por la inflación subyacente, aquella que descuenta el efecto sobre los precios de las componentes más volátiles, es decir, los productos energéticos y los alimentos no elaborados; también refleja el estancamiento de la demanda interna en el Archipiélago, toda vez que registran una tasa de variación negativa del 0,1 por ciento.

En conclusión, el análisis de la coyuntura actual evidencia un notable empeoramiento del clima económico, en un entorno en el que resulta imperativo que la Eurozona acometa con mayor profundidad las medidas y acuerdos necesarios para resolver los problemas que aquejan a los mercados financieros, que permitan, a su vez, restablecer el crédito y recuperar la actividad productiva y, por extensión, el empleo.

En este difícil escenario se desenvuelve la economía canaria, por lo que se acoge con preocupación el fuerte incremento de la presión fiscal previsto por el Gobierno regional, que pudiera suponer una mayor degradación de nuestro tejido productivo, en un contexto que continúa marcado por la restricción al crédito, la caída de la inversión y el consumo, y el elevado nivel de desempleo.

 

Puede acceder al texto íntegro del Informe, a través de Informe mensual de Coyuntura mayo 2012

 

*Conclusiones del informe de coyuntura socioeconómica. Mayo 2012

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing