Coyuntura Socioeconmica 2017

En Canarias vuelve a descender la ocupación y la tasa de paro se sitúa en el 34,27%

Los datos de la EPA que ha hecho público el Instituto Nacional de Estadística durante la mañana de hoy, muestran que en Canarias se han perdido 9.500 puestos de trabajo, durante el primer trimestre del año, lo que representa un descenso de la ocupación del 1,27 por ciento, de modo que la población ocupada alcanza los 739.700 efectivos. Se trata de una caída en el empleo menos intensa que la nacional, donde la ocupación retrocede en un 1,90% con respecto al trimestre anterior.

En este contexto de destrucción de empleo, la población activa en Canarias ha vuelto a experimentar un nuevo avance trimestral, cifrado en un 0,60%, que ha supuesto la incorporación de 7.700 nuevos activos a nuestro mercado laboral, repercutiendo, de este modo, en un empeoramiento en las cifras de desempleo del Archipiélago, que se ha incrementado en un 4,6% durante los tres primeros meses del año, elevando la cifra de paro estimada por la EPA en las Islas hasta los 385.600 desempleados.

El aumento de la población parada en las Islas ha sido más intenso que el experimentado en el contexto nacional, donde se ha estimado un avance del 3,98%, aunque no como consecuencia de una mayor destrucción de empleo en las islas, sino por el comportamiento diferente que ha mostrado la población activa en el resto del país, donde ha disminuido en un 0,37%, compensando así, parte del impacto de la pérdida de empleo estimada durante el primer trimestre del año.

De esta manera, la tasa de paro en Canarias se eleva en más de un punto durante el primer trimestre del año y se sitúa en el 34,27% de la población activa, lo que representa más de 7 puntos porcentuales superior a la media nacional que se ha situado en el 27,16 por ciento.

En comparación con las estimaciones de hace un año, la población ocupada en Canarias ha descendido en un 2,7%, en términos interanuales, lo que supone la pérdida de 20.600 empleos con respecto al primer trimestre de 2012, y el número de parados se ha incrementado en un 6,43%, resultando, en ambos casos, variaciones relativamente más moderadas que las observadas en el contexto nacional, donde el empleo se ha reducido en un 4,58%, mientras que la población en paro desciende en un 9,99 por ciento.

Retomando el análisis intertrimestral, y atendiendo al área de actividad económica, las estimaciones oficiales constatan que la caída trimestral de la ocupación en Canarias ha sido generalizada en todos los sectores, a excepción de la industria, que ha anotado un aumento de 2.400 empleos (6,06%).

Por el contrario, el resto de los sectores económicos han destruido empleo, especialmente los servicios, donde el número de ocupados estimados por la EPA ha descendido en 10.000 trabajadores (-1,57%). En lo que respecta a la construcción y la agricultura, se estiman 1.100 ocupados menos en el primero, y 900 efectivos menos en el caso de la agricultura.

A la luz de estos resultados, parece evidente que el mercado laboral continúa en su proceso de ajuste, pues aún persisten elementos que impiden corregir la tendencia descendente que viene describiendo el empleo en las Islas, toda vez que la actividad productiva continúa viéndose afectada por el estancamiento de la demanda interna y la falta de confianza que anime la inversión. A esto se une un incremento de la actividad en Canarias, lo que en la comparación con el ámbito nacional, conduce a observar mayores crecimientos del paro a pesar de registrar caídas inferiores en el empleo.

Cabe apreciar, además, que el ajuste al que continua viéndose sometido el mercado laboral en Canarias, y tras más de cinco años de descensos continuados, está repercutiendo, principalmente sobre el sector privado, donde se han perdido 10.400 empleos en un solo trimestre, lo que implica un descenso, en términos relativos, del 2,08 por ciento.

Con este descenso, la pérdida de empleo privado prácticamente duplica el descenso apreciado por el sector público, donde el número de asalariados se ha aminorado con respecto al trimestre anterior en un 1,02%, por debajo también del ajuste observado por el contexto nacional, donde este segmento de la población se ha reducido en un 2,45 por ciento.

Resulta también llamativo el análisis del empleo en función de la nacionalidad del ocupado, dado que solo se cuantifica una mejoría en el colectivo de trabajadores comunitarios, para los que se crean 4.400 puestos de trabajo, en un contexto en el que el colectivo de trabajadores no pertenecientes a la Unión Europea ha descendido en 5.600 efectivos, y los ocupados nacionales pierden 8.300 puestos de trabajo.

Otro resultado destacado en materia de empleo lo aporta el colectivo de emprendedores en las Islas, que registran un crecimiento trimestral de 2.200 nuevos efectivos.

A este respecto es necesario incidir, nuevamente, en la necesidad de dotar de mayor vigor las medidas orientadas a impulsar el carácter emprendedor, factor clave sobre la que se deberá sustentar la recuperación, mediante la articulación de medidas de apoyo a la inversión, de mejora de las condiciones de acceso a la financiación, de refuerzo de la formación del emprendedor y de tutorización en la puesta en marcha y los primeros años de vida de los proyectos empresariales.

Asimismo, el hecho de que se observe un margen de contratación dentro del colectivo de trabajadores comunitarios, probablemente responda a la necesidad de atender demandas específicas que no pueden ser cubiertas mediante residentes, lo que pone de relieve la necesidad de reforzar la formación y cualificación dirigida hacia determinados segmentos de mercado que requieren especialización.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing