Coyuntura Socioeconmica 2017

El aumento de la demanda turística extranjera compensó la debilidad del turismo nacional y mejoró los resultados del sector durante 2011

En un escenario más favorable que en años anteriores, el sector turístico jugó un papel fundamental en el crecimiento de la economía canaria durante 2011, beneficiada por el efecto positivo de la bonificación sobre las tasas aeroportuarias, pero sobre todo por el empuje que supuso el desvío de turistas ocasionado a partir del cierre de determinados mercados del norte de África y Oriente próximo como consecuencia de la “primavera árabe”.

La amplia mayoría de los indicadores turísticos cerraron 2011 en positivo, intensificando la trayectoria creciente iniciada a mediados de 2010. Así, observamos que los establecimientos turísticos del Archipiélago alojaron durante 2011 a 11.572.055 turistas, lo que eleva en un 10,5% las cifras de visitantes alojados durante 2010. Este incremento mejora el avance de un año antes (6,0%), y compensa las caídas observadas durante 2008 (-0,4%) y 2009 (-14,2%).

El notable aumento de las estancias estuvo acompañado de un incremento, del 13,5%, del número de las pernoctaciones, que alcanzó una cifra final cercana a los 89 millones, implicando ambos fenómenos que la estancia media se situara en las 7,70 noches, 0,20 noches más que en 2010. Por otro parte, el grado de ocupación de los complejos turísticos aprecia un ascenso generalizado, aumentando en 6,5 p.p. en la planta hotelera, para una media del 70,0%, y en 5,7 puntos porcentuales en los apartamentos, que se situó en el 49,6 por ciento.

No obstante, debe tenerse en consideración que esta mejora en las llegadas de turistas se produce exclusivamente por el aumento de la demanda extranjera (16,7%), mientras que la demanda turística española cae, tanto por parte del turista residente en Canarias (-3,1%) como por el procedente del resto de España (-5,4%).

La menor renta disponible, los altos niveles de desempleo y el bajo grado de confianza de las familias, parecen haber debilitado la demanda turística nacional, en contraste con la dinámica de ejercicios anteriores.

RETOS DE FUTURO

A pesar de que resulta innegable que, en términos generales, la actividad turística ha apreciado una significativa mejora durante 2011, se debe tener en cuenta que ésta parece  responder a factores exógenos y temporales, y que, una vez minorados los fenómenos coyunturales que influyeron en su crecimiento, ha comenzado a dar muestras de estar iniciando una trayectoria menos favorable durante los primeros meses de 2012.

De hecho, las perspectivas para los próximos meses apuntan a que el sector deberá hacer frente, además, al impacto sobre la demanda turística de la eliminación de la bonificación sobre las tasas aeroportuarias, así como al incremento fiscal implementado recientemente, que a buen seguro dañará los resultados turísticos y penalizará el consumo, tanto residente como no residente.

Asimismo, conviene recordar que en el sector turístico aún persisten factores que condicionan su evolución, como son la restricción al crédito de las empresas, la elevada incertidumbre de los mercados financieros, el estado de debilidad de la demanda interna canaria y española. Todo ello evidencia la importancia de apostar por la consolidación de una mejora competitiva con un carácter más estructural.

Se ha de trabajar por fortalecer la posición estratégica del sector en los mercados, optando por ofrecer un producto diferenciado, que apueste claramente por parámetros basados en la calidad, y se debe trabajar por el desarrollo de modelos que aporten valor añadido a nuestro mercado turístico, tanto en términos de empleo como de producción, y que satisfagan en mayor medida las tendencias actuales del mercado.

La diversificación de la oferta turística debe ser otro pilar fundamental, por lo que ha de atenderse a nuevos nichos de mercado emergentes, como pudiera ser el turismo aparejado a actividades deportivas, el turismo de la salud, el turismo náutico, o el turismo de carácter residencial.

Asimismo, el fomento e implantación de las tecnologías de la información y las comunicaciones, se convierten en un elemento clave en la comercialización turística, debiendo impulsarse tanto el desarrollo de plataformas de calidad, como de estrategias que procuren un mejor posicionamiento de nuestros productos turísticos en la Red, o la adaptación de estas herramientas a las incipientes tecnologías portátiles de comunicación, que plantean nuevos retos  en materia de marketing y comunicación dentro del sector.

En otro ámbito, el uso de Internet y las redes sociales, además de un importante canal de información y de venta, posibilita al visitante relatar y difundir las experiencias vividas durante su estancia, resultando un mecanismo eficaz en el momento de elegir su destino vacacional para el visitante futuro.

Todas estas medidas requieren del esfuerzo conjunto de las distintas instituciones, públicas o privadas, en el ámbito de sus competencias, de forma que desarrollen y faciliten la aplicación de iniciativas encaminada a fortalecer la competitividad y la adecuada promoción del turismo canario como destino de primer orden. Se requiere también de un impulso inversor, por lo que preocupa la desaparición de las partidas presupuestarias estatales destinadas a la mejora de las infraestructuras turísticas, elemento básico para la supervivencia futura del sector.

 

*Para más información sobre la evolución del sector turístico en Canarias durante 2011, puede acceder al capítulo específico de nuestro Informe Anual de la Economía Canaria 2011: 9. Actividad del sector turístico.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing