Coyuntura Socioeconmica 2017

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Septiembre de 2017

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe septiembre 2017

El crecimiento de la economía mundial sigue emitiendo señales positivas que profundizan en su proceso de consolidación. Esta progresión es fruto de un entorno financiero internacional favorable, del efecto de la recuperación de las economías avanzadas y del afianzamiento de la demanda interna dentro de un contexto de confianza por parte de los consumidores y las empresas.

Así, según el FMI, la economía internacional acelerará su crecimiento durante el presente ejercicio y el siguiente, como indica la revisión al alza de sus previsiones, que se sitúan en un 3,6% para 2017 y en un 3,7% para 2018, mejorando en ambos casos una décima con respecto a las anteriores previsiones.

No obstante, será importante no perder de vista la progresión de algunos factores de riesgo que pueden condicionar a medio y largo plazo el crecimiento, como la falta de conexión entre la reducción del desempleo y la evolución de los salarios que está dándose en muchos países, que, según advierte el FMI, puede responder, entre otros factores, al exceso de oferta de mano de obra y al lento crecimiento de la productividad por hora trabajada.

En Estados Unidos, la incertidumbre generada por el impacto económico de los recientes fenómenos climatológicos adversos ha ralentizado levemente su expansión, materializándose en el mercado laboral con la pérdida de 33.000 puestos de trabajo durante el mes de septiembre, la primera caída desde 2010. No obstante, se estima que estos efectos sean temporales y no condicionen a largo plazo el crecimiento del país, como revelan las últimas proyecciones del FMI, que han sido revisadas al alza e indican que la economía estadounidense crecerá a una tasa del 2,2% en 2017 (una décima más) y del 2,3% en 2018 (dos décimas adicionales).

En lo referente a la economía china, el crecimiento conserva su vigor, dado el buen momento que atraviesan tanto la demanda interna como la externa, en una tesitura en la que las exportaciones y las importaciones muestran resultados favorables. Sin embargo, no hay que olvidar que el elevado endeudamiento, fundamentalmente corporativo, sigue entrañando un riesgo importante, lo que podría condicionar la progresión del país.

Por su parte, en la Eurozona se aprecia que la mejoría de la actividad económica, junto con la solidez de la demanda interna (sobre todo el consumo de los hogares) y el avance de las exportaciones, mantienen la trayectoria de crecimiento del área.

En esta línea, el FMI revisó al alza sus proyecciones para la Eurozona, situándolas en el 2,1% para el año en curso y en el 1,9% para 2018, lo que implica un aumento de dos décimas en ambos casos.

Centrando ahora nuestro análisis en los datos de la economía española, el Gobierno publicó recientemente sus previsiones de crecimiento, situando la proyección para 2017 en el 3,1% (una décima más), y en el 2,3% (una décima menos) para 2018.

Concretando en la previsión para 2017, se corrige a la baja la trayectoria del consumo privado, mientras que mejoran tanto la inversión como el saldo exterior, debido en este último caso a una revisión a la baja mayor del crecimiento de las importaciones que de las exportaciones.

Es importante señalar que ha surgido una gran dosis de incertidumbre en torno al desarrollo económico de España debido a la situación política en Cataluña. Habrá de tenerse en cuenta el impacto que pueda tener esta cuestión en la economía del país en el medio y largo plazo, sobre todo en variables como la inversión o en el sector exterior.

Por otro lado, entrando a analizar los últimos resultados del mercado de trabajo, correspondientes al mes de septiembre, se observa como el número de afiliados a la Seguridad Social anotó un aumento mensual del 2,0%, lo que equivale a 359.948 nuevas altas en comparación con el mes anterior. En términos interanuales, la afiliación a la Seguridad Social experimentó una elevación del 4,5%, contabilizando un total de 796.827 afiliados adicionales con respecto a septiembre de 2016.

Por su parte, el paro registrado se incrementó un 0,82% con respecto al mes anterior, lo que fundamentalmente obedece a la incorporación de nuevos activos al mercado laboral tras la época estival. En suma, el número de desempleados se eleva en 27.858 personas con respecto a agosto, si bien en términos interanuales se observa una minoración del 8,34% hasta alcanzar la cantidad total de 3.410.182 personas en situación de desempleo al cierre del mes de septiembre.

Atendiendo a la evolución del mercado laboral en Canarias, la afiliación a la Seguridad Social apreció un repunte mensual superior el de la media nacional al elevarse un 3,6%, lo que supone un total de 26.913 nuevas afiliaciones, que se traduce en un incremento interanual del 5,8%, un total de 42.558 altas adicionales, de las que 34.071 se localizaron en el conjunto de los servicios, destacando la “Hostelería” (9.641 afiliados más) y las actividades comerciales (6.324 nuevas altas).

Merece también una mención destacada el ámbito de la construcción, con 5.414 afiliaciones más que en el mismo mes del pasado año, además del sector industrial y la agricultura, que también registraron un ascenso de 1.802 y 1.271 afiliados, en cada caso, en comparación con el mes de septiembre de 2016.

En cuanto al paro registrado, este observó, al igual que en el caso nacional, una elevación mensual del 1,82%, lo que equivale a 3.961 parados más que en el mes de agosto. Este crecimiento del número de parados se sustenta en la evolución del colectivo “Sin Actividad Económica”, que anotó durante el mes de septiembre 6.023 demandantes adicionales (+35,33%), debido a la mejoría de las expectativas laborales, lo que incentiva la incorporación de nuevos demandantes al mercado de trabajo.

En cambio, en términos interanuales, la cifra de paro contabilizó una reducción del 4,29%, lo que implica 9.895 personas menos inscritas en los servicios públicos de empleo del Archipiélago.

Por lo que se refiere al comportamiento del paro registrado por sectores de actividad, se observa en todos ellos una minoración de la cifra de desempleados, destacando, sobre todos, los servicios, con 9.098 parados menos, lo que se traduce, en términos relativos, en una contracción del 5,32% interanual.

A la luz de estos datos, se confirma la tendencia de recuperación que viene registrándose en el mercado laboral de Canarias durante los últimos meses, en un contexto en el que la actividad económica y la demanda de las Islas mantienen su dinamismo, en especial el sector turístico.

A lo largo del mes de septiembre, el número de turistas extranjeros llegados al Archipiélago superó en un 11,1% la cifra anotada durante el mismo mes del ejercicio precedente, lo que supone la entrada de 111.419 visitantes foráneos adicionales. En términos acumulados, al cierre del pasado septiembre se contabilizaron 869.468 viajeros más procedentes del extranjero que en el mismo periodo del año anterior, con lo que se experimentó un repunte del 9,0 por ciento.

En este escenario, los datos más recientes de las encuestas elaboradas por el INE sobre alojamientos turísticos de Canarias, aunque corresponden al pasado mes de agosto, permiten ampliar el análisis de la evolución de la actividad turística. En este sentido, el grado de ocupación por plazas en los hoteles durante el mes de agosto se situó en el 87,7%, mientras que en los apartamentos ascendió al 65,7%, en ambos casos por encima de la media de ocupación del año, que alcanzó el 78,9% en los establecimientos hoteleros y el 57,6% en el segmento de los apartamentos.

En esta línea, cabe también destacar que el personal empleado en los alojamientos turísticos de Canarias al cierre del mes de agosto anotó un incremento del 7,2% interanual, contabilizando un total de 58.858 trabajadores, 3.961 más que en el mismo mes de 2016.

En cuanto al gasto turístico, como viene sucediendo desde meses anteriores, este continúa ofreciendo resultados positivos, apreciando durante agosto un crecimiento interanual del 12,1%, lo que supone contabilizar la cantidad de 1.515,7 millones de euros, acumulando en los primeros ocho meses del ejercicio un total de 10.919,4 millones de euros, un 12,4% más que en el mismo periodo del año anterior.

En relación con los indicadores de la demanda interna, estos continúan situándose en terreno positivo, debido, en gran parte, al comportamiento favorable del consumo.

Así, en el transcurso del mes de agosto, el índice del comercio al por menor apuntó un avance interanual del 3,3%, mientras que la disponibilidad de energía eléctrica ascendió un 1,9% interanual. Además, la venta al por mayor de cemento describió en agosto un repunte del 4,7% en comparación con el mismo mes del pasado ejercicio.

Por su parte, la matriculación de vehículos acumuló en el periodo comprendido entre los meses de enero y septiembre un aumento del 10,0%, destacando los vehículos de uso empresarial, que se elevaron un 11,5%, además de la venta de vehículos particulares y con destino a alquiler, que apreciaron una variación positiva acumulada del 10,4% y del 7,8%, respectivamente.

Con respecto al Índice de Precios de Consumo, durante el mes de septiembre se registró un leve incremento mensual del 0,1%, en un contexto en el que el descenso de los precios de algunos grupos como “Ocio y cultura”, “Hoteles, cafés y restaurantes” u “Otros bienes y servicios” compensaron el aumento destacado del 7,6% mensual observado por el grupo “Vestido y calzado”, tras la finalización del periodo de rebajas y el inicio de la temporada de otoño-invierno. En el conjunto del país, el IPC anotó un ascenso mensual del 0,2 por ciento.

En comparación con los datos de hace un año, los precios observaron un repunte del 1,4%, cuatro décimas por debajo de la elevación apuntada en el ámbito nacional (+1,8%). Esta evolución de los precios obedece, sobre todo, a la influencia de los grupos de “Vivienda” (+2,7%) -que permanece condicionado por el subgrupo “Electricidad, gas y otros combustibles” (+7,8%)- y de “Transporte” (+2,0%), en un escenario marcado por los precios del crudo en los mercados internacionales, que alcanzaron al término del mes de septiembre los 57,0 dólares/barril, un 21,8% más que en septiembre de 2016.

Mientras, la inflación subyacente, aquella que descuenta el efecto sobre los precios de los productos energéticos y los alimentos no elaborados, se elevó un 0,9% interanual en la Islas (+1,2% en el conjunto del Estado), lo que confirma la evolución moderada de los precios.

Todos estos datos confirman que prosigue el proceso de recuperación de la economía de las Islas, esperándose un mantenimiento de esta progresión durante los próximos meses, aunque no puede perderse de vista la existencia de algunos factores, como la creciente elevación del riesgo político en nuestro país, que podrían condicionar el crecimiento a medio y largo plazo.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing