Coyuntura Socioeconmica 2017

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, octubre de 2013

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe octubre 2013

La evolución de la coyuntura económica mundial más reciente se caracteriza por la trayectoria diferenciada que están siguiendo los países más desarrollados, con tasas de crecimiento que se desenvuelven entre la consolidación de la recuperación norteamericana, la cierta pérdida de dinamismo de Japón y las dudas que han despertado las últimas cifras de crecimiento europeo para el tercer trimestre de 2013.

En Estados Unidos, los resultados de crecimiento confirman el buen pulso de la economía norteamericana, contabilizándose para el tercer trimestre del año un avance intertrimestral del 0,7%. Este dato no contempla sin embargo el efecto de la restricción presupuestaria que causó el cierre de la Administración federal entre el 1 y el 16 del pasado mes de octubre, aunque, al menos desde el punto de vista del empleo, no parece haber afectado al crecimiento de la primera potencia mundial.

Mientras, el tercer pleno del 18º Comité Central del Partido Comunista en China ha concluido con el anuncio histórico de un nuevo marco económico en el que se concede mayor protagonismo a la iniciativa privada y al mercado que dotará de nuevo impulso a esta economía, en la que se prevé un crecimiento al cierre de 2013 del 7,5%, el más bajo de los últimos 23 años.

Las reformas otorgarán nuevos argumentos al crecimiento chino, al añadir al binomio inversión-exportación que tantos éxitos ha dado durante las tres últimas décadas, otros factores como la mayor participación privada en las empresas estatales, una protección superior a los derechos de propiedad o la modernización del sistema fiscal. Se pretende asimismo introducir nuevos parámetros en el modelo de crecimiento, basculando hacia a un modelo de mayor productividad, superior relevancia del consumo interno, mayor sostenibilidad medioambiental y un incremento de la equidad social. Este anuncio, que no disipa los riesgos a corto plazo derivados del fuerte crecimiento del crédito y la inversión inmobiliaria, sienta nuevas bases que contribuirán profundizar a en el cambio social y económico chino.

En Europa, las últimas cifras de crecimiento relativas al entorno europeo ponen de relieve una ralentización en el crecimiento del área del euro durante el tercer trimestre hasta situarse en el 0,1%, debido fundamentalmente a la moderación del PIB en Alemania, que avanza un 0,3% intertrimestral por el debilitamiento de sus exportaciones y el bajo crecimiento de su consumo interno; y por la contracción de la otra gran economía de la eurozona, Francia, que cede un 0,1% en el tercer trimestre.

En este escenario, el Banco Central Europeo, durante la reunión del pasado 7 de noviembre, acometió una histórica reducción de los tipos de interés de intervención del BCE al 0,25 por ciento que produjo una depreciación inmediata del euro, lo que en principio favorecerá la inversión productiva y las exportaciones, beneficiando a países como España.

Hemos conocido asimismo el último diagnóstico de la Comisión Europea en su seguimiento de distintos indicadores estructurales en aquellos países bajo vigilancia, entre ellos España.

La Comisión reconoce el esfuerzo realizado y los logros conseguidos por nuestro país en su proceso de reformas, si bien vuelve a ponerse el acento en la necesidad de corregir sus desequilibrios macroeconómicos en materias como el elevado nivel de deuda privada, el rápido crecimiento del déficit público o las altas tasas de desempleo.

También se advierte a España del riesgo de no respetar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en los futuros Presupuestos Generales del Estado para 2014, sobre el que los que la Comisión ha solicitado mayores esfuerzos de ajuste. En todo caso, tales esfuerzos deberán realizarse minimizando los efectos del ajuste sobre el crecimiento, dado que podría convertirse en un obstáculo insalvable para la todavía débil recuperación económica.

En el otro lado de la balanza, las buenas noticias para nuestro país proceden desde el ámbito financiero tras darse por finalizado el Programa de Asistencia Financiera que se inició en junio de 2012, lo que confirma que el proceso de reestructuración y saneamiento de las entidades españolas ha podido completarse con éxito. Ello no supone, sin embargo, que se haya resuelto el principal problema de la falta de crédito, que todavía atenaza a la actividad empresarial y a las familias españolas.

En términos generales, y a pesar de las necesidad de seguir profundizando en las reformas y de abrir definitivamente el crédito, se confirma la mejoría de la percepción sobre la solvencia económica y el potencial de crecimiento de España, a juzgar por el fuerte repunte experimentado en la inversión extranjera, la mejoría en la calificación de la deuda pública por Fitch -que probablemente será en breve seguida por Standard & Poor’s y Moody’s– y, en general, por las recomendaciones de inversión que vienen realizándose en fechas recientes desde grandes carteras de inversión internacionales.

Recientemente, la Comisión Europea ha extendido su vigilancia más allá de los países en problemas, al advertir desequilibrios económicos en otro países como Alemania, cuyo exceso de superávit exterior, exceso de ahorro y falta de inversión está produciendo efectos perversos sobre el resto del área del área del euro y entorpeciendo la salida de la crisis al resto de los socios europeos.

En este escenario se ha desenvuelto la economía canaria, donde también parecen confirmarse los síntomas de mejoría que comenzaron a advertirse con timidez durante los meses anteriores.

El primero de ellos proviene del mercado laboral. A pesar del ligero avance mostrado por el desempleo en las Islas durante el pasado mes de octubre, de 237 parados más (+0,08%), se observa un crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social en Canarias (dato a último día del mes) del 0,63%, 4.116 afiliados más, en el que resalta el aumento de 2.318 afiliados en educación, debido al inicio del curso escolar; y de 2.313 afiliados en la hostelería, en un contexto de perspectivas favorables de cara a la temporada invernal.

Este último resultado permite contrastar que los efectos de la actividad sobre el empleo turístico no dependen solo de buenos resultados coyunturales del sector, sino de la existencia de perspectivas empresariales favorables que permitan respaldar decisiones de naturaleza más estructural como las de contratación.

Esta evolución del empleo viene avalada por la evolución más reciente del sector turístico. Las estadísticas disponibles hasta septiembre revelan un crecimiento del número de visitantes extranjeros del 1,7 por ciento, mejoran hasta septiembre las pernoctaciones en un 1,1%, y se observa una cierta mejoría de la estancia media, de 0,2 días con respecto septiembre del año anterior.

Mientras, en lo referido a los demás indicadores de oferta, el Índice de Producción Industrial muestra un comportamiento positivo en todos sus componentes, con la excepción de la producción de energía debido al efecto del cese temporal de la actividad de la refinería de petróleo de Santa Cruz de Tenerife; mientras que el tráfico portuario vuelve a retroceder en septiembre en los puertos de Las Palmas (Datos de la Autoridad Portuaria de Las Palmas) en un 16,3% interanual, acumulándose hasta ese mes una caída del 13,5 por ciento, aunque dicha trayectoria viene condicionada por la evolución de las mercancías en tránsito, con un destacado retroceso del 25,8% durante los tres primeros trimestres del ejercicio.

En cuanto a la evolución de los indicadores de demanda disponibles a escala regional, destaca la evolución favorable del Índice de Comercio al Por Menor, que registra durante septiembre por tercer mes consecutivo un crecimiento interanual del 4,1%; y el nuevo crecimiento de la matriculación de vehículos, que acumula hasta septiembre un ascenso del 5,2 por ciento.

Mientras, los precios se situaron en Canarias durante octubre en el -0,6% interanual, básicamente por el descenso de la cotización internacional del petróleo que ha conducido a la inflación de manera transitoria a valores negativos, y por el abaratamiento de las comunicaciones, que se encuentran sujetas a elevada competencia y que, por tanto, cuentan con una mayor elasticidad para ajustar sus precios a las condiciones de la demanda.

No obstante, factores como la depreciación del euro frente al dólar, que incidirá en forma de elevación de los precios del petróleo en Europa, o la confirmación de los indicios que apuntan hacia una ligera recuperación en el consumo, hacen probable que los precios retornen en Canarias en breve a una senda ligeramente positiva, siendo previsible que se desenvuelvan a medio y largo plazo en un entorno de moderación.

En conclusión, a la vista de la evolución más reciente de los indicadores de oferta, demanda y empleo de la economía canaria, parecen confirmarse una cierta recuperación, que en cualquier caso debería ir ganando fuerza conforme no acerquemos al final del próximo ejercicio.

El análisis de los indicadores relativos al mercado laboral permite observar, desde el tercer trimestre de 2013, ciertos signos de estabilización, si bien todavía estos efectos resultan leves y de carácter segmentado.

De este modo, los datos de la Encuesta de Población Activa para el tercer trimestre de 2013 a pesar de atestiguar un nuevo aumento del desempleo, (22.100 parados más), este responden en gran medida al incremento de de los activos, que avanzan en 17.900 unidades, en un contexto en el que la ocupación desciende en 4.100 individuos.

El empleo, aunque observa un cierto retroceso, crece en el tercer trimestre entre el colectivo de trabajadores nacionales (9.500 ocupados más), concentrándose la caída entre los extranjeros, donde se registran 29.200 ocupados menos, la gran mayoría extracomunitarios. Aumenta asimismo el número de asalariados del sector privado, en 1.700 personas tras casi tres años registrando descensos trimestrales; y crece el número de trabajadores por cuenta propia con asalariados en 2.900 personas, mientras que se pierde empleo entre el sector público y los autónomos sin trabajadores a su cargo. Se confirma también que, gracias al empuje del turismo, los servicios se convierten en el único sector que crea empleo durante el tercer trimestre del año.

No obstante, aunque estos datos puedan invitar a un moderado optimismo, la consolidación de la proyección de crecimiento requiere aún de mayor profundidad en el proceso de reformas, siendo clave para el futuro del Archipiélago la evolución de la economía europea, que podría añadir nuevos riesgos a la incipiente recuperación.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing