Coyuntura Socioeconmica 2019

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Marzo de 2019

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe marzo 2019

El Fondo Monetario Internacional ha publicado recientemente su último informe de previsiones y advierte un debilitamiento en la actividad mundial durante los últimos meses que resultó mayor del esperado inicialmente y que cobró una especial intensidad en el segundo semestre de 2018, aunque descartan una recesión a corto plazo.

Según recoge el informe, factores como la persistencia de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la posibilidad de producirse un ”Brexit” sin acuerdo, las dificultades de la industria del automóvil en Alemania, el endurecimiento de las condiciones financieras a escala global o el fuerte ajuste regulatorio implementado en China sobre la banca, que ha retraído la concesión de crédito en este país, contribuyeron al enfriamiento de la economía mundial durante 2018 tras la vigorosa expansión perfilada durante los dos últimos años.

La conjunción de todos estos factores ha llevado al FMI a revisar nuevamente a la baja las previsiones del crecimiento económico mundial para este año, situándolo ahora en el 3,3%, dos décimas por debajo del que habían adelantado en enero (+3,5%).

No obstante, este organismo prevé que a partir del segundo semestre de 2019 se inicie una recuperación gradual de la actividad, esperando que para 2020 el crecimiento se acelere hasta el 3,6 por ciento.

El repunte proyectado por el FMI se sustentaría en la ausencia de presiones inflacionistas en las economías avanzadas, la continuación de políticas de estímulo en China, la atenuación de las perturbaciones que han lastrado el crecimiento de la Eurozona durante el pasado año, la gradual estabilización de las tensiones imperantes en algunas economías emergentes, como Argentina y Turquía, y la mejora en los mercados financieros mundiales.

En relación con esto último, el giro hacia el mantenimiento de una política más acomodaticia anunciado el pasado mes de marzo por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, junto con el aumento de las expectativas de que se alcance un acuerdo comercial entre EEUU y China, lograban disminuir la elevada volatilidad en los mercados bursátiles y cambiarios de los meses anteriores, si bien es cierto que un mayor empeoramiento del clima económico pudiera revertir esta mejora.

Por otro lado, atendiendo a la coyuntura económica más reciente, se observa que el crecimiento económico en Estados Unidos se ha visto ralentizado durante los últimos meses, una tendencia que a tenor de los últimos indicadores adelantados pudiera prolongarse en el corto y el medio plazo, a medida que el efecto expansivo de la política fiscal de su Ejecutivo iniciada a finales de 2017 y principios de 2018 se vaya disipando y ante el temor de que se produzcan nuevos cierres de su Administración por la falta de acuerdos sobre los nuevos límites de gasto.

En este contexto, el FMI ha minorado la proyección de crecimiento de la economía estadounidense para 2019 hasta el 2,3%, dos décimas menos que la estimación anterior.

Con respecto a China, el Gobierno ha anunciado nuevas medidas de estímulo monetario y fiscal para tratar de estabilizar el crecimiento, que se estima rondarán en el entorno del 1,0% del PIB; en un escenario en el que existe un menor margen de maniobra para el desarrollo de políticas de demanda por el elevado nivel de apalancamiento del país y de presiones a largo plazo por el envejecimiento poblacional.

En lo relativo a la Eurozona, la debilidad de la actividad, principalmente de las exportaciones y del sector industrial, se ha prolongado más allá de lo esperado. Además, aunque fuera del Eurogrupo, pero estrechamente vinculado con su economía, no terminan de disiparse las incertidumbres en torno al desenlace final del Brexit -cuyo plazo ha sido nuevamente prorrogado hasta el próximo 31 de octubre-, a lo que se suma la amenaza de que EEUU aumente sus aranceles a los vehículos producidos en la zona, lo que ha propiciado un empeoramiento de la confianza de los consumidores y de las empresas.

El escenario económico más complejo de la zona euro ha supuesto que el FMI haya vuelto a reducir de manera significativa sus previsiones para 2019, situándolas en el 1,3%, tres décimas menos que las estimaciones de enero.

En el caso de España, la nueva previsión del FMI para este año ha sido revisada en una décima a la baja, aunque la mantienen por encima de la proyectada para la media del Eurogrupo, cifrando el crecimiento de nuestra economía en el 2,1 por ciento. A este respecto, prevén que el proceso de desaceleración con que se finalizó 2018 condicione la evolución para 2019, afectada, principalmente, por el deterioro del contexto exterior y el clima político.

Por otro lado, se ha conocido recientemente que el déficit público español alcanzó en 2018 el 2,6% del PIB, inferior al registrado el año anterior (-3,0% del PIB), pero cuatro décimas por encima del objetivo fijado (-2,2% del PIB).

Aunque este dato garantiza que España saldrá del Procedimiento de Déficit Excesivo en el que lleva inmerso desde 2009, también pone de manifiesto la existencia de continuas resistencias que impiden a nuestra economía cumplir con la senda de estabilidad financiera sumando, así, nuevos condicionantes y limitaciones en el corto y medio plazo.

Atendiendo a continuación a los últimos resultados del mercado laboral español, correspondientes al último día del mes de marzo, se constata un aumento mensual del número de afiliados a la Seguridad Social del 1,3%, que equivale a 250.318 afiliaciones más que en el pasado mes de febrero.

En comparación con el dato de hace un año, la afiliación también apuntó un aumento, en este caso del 3,0%, que supone 554.345 nuevas altas en relación con el mes de marzo de 2018, contabilizando un total de 19.096.989 efectivos en situación de alta laboral.

Por su parte, el paro registrado en el mes de marzo apreció un descenso mensual del 1,03% (33.956 desempleados menos que en febrero), mientras que en comparación con el mismo mes de 2018, el número de parados disminuyó un 4,89%, lo que se traduce en 167.467 demandantes menos, hasta contabilizar la cifra de 3.255.084 personas inscritas en las listas de desempleo al cierre del mes de marzo.

Trasladando el análisis al ámbito de Canarias, se observa un avance mensual de la afiliación del 1,1%, lo que ha supuesto un incremento de 8.595 trabajadores más en situación de alta, concentrado en su mayoría en el conjunto de los servicios (+7.909 trabajadores), especialmente en las “Actividades sanitarias y de servicios sociales” (2.003 afiliados adicionales) y la “Hostelería” (1.407 afiliaciones más).

En términos interanuales, el número de afiliados a la Seguridad Social experimentó un avance del 2,7%, lo que supone 21.631 nuevas altas, si lo comparamos con el resultado del mismo mes del año anterior, contabilizando al cierre del mes de marzo, un total de 810.047 personas en situación de alta laboral en las Islas.

Mientras, los datos referentes al paro registrado ponen de relieve un retroceso mensual del 0,11%, lo que implica, en términos absolutos, 231 parados menos en relación con el mes anterior. En los últimos doce meses, la cifra de paro se ha visto aminorada un 2,12%, esto son, 4.533 desempleados menos que en el mismo mes de 2018, con lo que el número total de desempleados se situó al cierre del mes de marzo en los 209.235 efectivos.

En lo concerniente a la actividad turística, la entrada de turistas desde el extranjero a Canarias anotó un incremento durante el mes de marzo del 13,5% mensual, 159.822 visitantes más que en el mes anterior, si bien, en términos interanuales este indicador permanece en terreno negativo, con una disminución del 1,4%, que supone 19.263 turistas menos que hace un año.

Con estos resultados, se acumula en el primer trimestre del año un total de 3,7 millones de turistas foráneos llegados a las Islas, lo que supone un retroceso del 1,9% (72.542 visitas menos) con respecto al mismo periodo de 2018.

En estos tres primeros meses del año, el turismo británico y alemán han mostrado un comportamiento diferenciado, toda vez que los viajeros procedentes de Alemania han aminorado sus visitas a las Islas entre enero y marzo en un 3,8%, mientras que por el contrario, el turismo procedente del Reino Unido ha mejorado ligeramente, con un incremento del 1,4% en comparación con el primer trimestre de 2018.

En materia de gasto turístico, con datos disponibles solo hasta el mes de febrero, se evidencia un incremento interanual del 2,0%, que, en términos acumulados, se traduce en un crecimiento del 1,6% hasta un total de 9.357,5 millones de euros desembolsados por los turistas internacionales en el Archipiélago durante los dos primeros meses del año.

Estudiando la evolución de otros indicadores de actividad y demanda, el tráfico portuario gestionado por los puertos de competencia estatal adscritos a la Autoridad Portuaria de Las Palmas registró, durante el mes de febrero, un incremento del 4,3%, que obedeció, sobre todo, al repunte de la descarga de mercancías, cifrado en un 5,6 por ciento.

Por otro lado, el índice de comercio al por menor en las Islas anotó durante el mes de marzo una caída del 16,8% mensual, aunque, en términos interanuales, mantiene el tono positivo con un ascenso del 2,0 por ciento.

Por su parte, la matriculación de vehículos se elevó un 17,4% mensual durante el mes de marzo, destacando la matriculación de vehículos destinados al alquiler y de uso empresarial, con avances mensuales del 131,5% y del 22,5%, en cada caso.

No obstante, en comparación con el dato de hace un año, la matriculación de vehículos anotó una contracción interanual del 3,9 por ciento.

En cuanto a la evolución del índice general de precios, se observa un ascenso del 0,2% durante el mes de marzo, dos décimas menos que en el conjunto del país.

El aumento mensual del IPC en Canarias se debió, en su mayor parte, al avance del 6,4% observado por el grupo “Vestido y calzado”, influido por el inicio de la temporada primavera-verano; y, en menor medida, al anotado por el “Transporte”, cifrado en un 0,5 por ciento.

En términos interanuales, los precios se elevaron en las Islas un 0,8%, consecuencia del ascenso del 7,3% apuntado por el grupo “Bebidas alcohólicas y tabaco”, que sigue afectado por el subgrupo “Tabaco” (+8,7%), además del aumento del 2,2% observado por “Transporte”, por el efecto del grupo especial de “Carburantes y combustibles”, que se elevó un 8,6% interanual, y del crecimiento del 1,8% que experimentó el grupo “Restaurantes y hoteles”.

La inflación subyacente, que descuenta el efecto sobre los precios de los componentes más volátiles como los productos energéticos o los alimentos no elaborados, se elevó un 0,2% interanual, manteniendo, así, la trayectoria de moderación en precio de los últimos meses.

El deterioro de las perspectivas de crecimiento debe conducir a aplicar políticas que fomenten la inversión productiva, y orienten el gasto hacia medidas que contribuyan a la mejora de la competitividad y la productividad de nuestra economía.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing