Coyuntura Socioeconmica 2018

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Junio de 2018

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe junio 2018

A cierre del primer semestre del año, las perspectivas para la economía mundial permanecen robustas, sustentadas por el mantenimiento de políticas monetarias acomodaticias en buena parte de las economías avanzadas y por el alza de los precios de las materias primas en las economías emergentes.

No obstante, es cierto que la actividad internacional ha mostrado una leve pérdida de dinamismo durante los primeros seis meses del ejercicio, en un contexto condicionado por riesgos crecientes que pueden menoscabar el crecimiento, como la persistencia de las tensiones comerciales a escala global o el endurecimiento de las condiciones financieras en algunas economías emergentes.

A pesar de estos factores, se espera que la economía estadoudinense aprecie un notable repunte de cara a los próximos meses, respaldada por el efecto expansivo de la reforma fiscal, la evolución del consumo privado y la fortaleza de su mercado laboral, donde en el pasado mes de junio se crearon 213.000 nuevos puestos de trabajo.

Por lo que respecta a Japón, la actividad económica se redujo un 0,1% intertrimestral en el primer trimestre del año, como consecuencia de la mayor debilidad del consumo privado y la ralentización de la inversión empresarial en este país.

En lo relativo a China, se prevé que el crecimiento experimente una tenue moderación durante los próximos meses, si bien continúa prevaleciendo una tónica generalmente favorable, derivada de la solidez que sigue mostrando el consumo, y el buen comportamiento del sector exterior, a pesar de la incertidumbre debida al recrudecimiento de las tensiones arancelarias con Estados Unidos.

Por su parte, tras varios trimestres consecutivos de crecimientos excepcionalmente elevados, los indicadores económicos más recientes para la Eurozona confirman las previsiones y reflejan una desaceleración de la actividad durante el primer semestre de 2018.

No obstante, la fortaleza del consumo privado y el mercado laboral, conjuntamente con unas condiciones financieras favorables, anticipan una prolongación de la fase expansiva de la producción, aunque a un ritmo más moderado que durante el ejercicio 2017, al preverse un crecimiento del 2,1% para 2018.

En este escenario y ante la perspectiva de que la inflación permanezca por debajo del 2,0% a medio plazo, la autoridad monetaria europea ha anunciado el inicio de un proceso de normalización en su política monetaria, que recoge la finalización del programa de compra neta de activos en diciembre de este año, aunque manteniendo, por un periodo de tiempo indefinido, el volumen de la cartera de activos a fecha de cierre del programa, así como los tipos de interés actuales, al menos hasta el verano de 2019.

La ralentización del crecimiento ha sido generalizada en la mayoría de los países del área del euro, lo que contrasta con la trayectoria observada por la economía española, donde se ha encadenando por tercer trimestre consecutivo un avance intertrimestral del 0,7% durante los tres primeros meses del año, tres décimas superior al conjunto del Eurogrupo (+0,4%) durante el mismo periodo.

En esta línea, el Banco de España ha actualizado sus últimas previsiones, estimando una continuación de la fase expansiva actual, si bien a un menor ritmo a lo largo del horizonte de proyección. En concreto, prevén que, tras cerrar 2017 con un avance del 3,1%, el PIB español aminore su crecimiento hasta el 2,7% en 2018, el 2,4% en 2019 y el 2,1% en 2020.

En materia de empleo, el número de afiliados a la Seguridad Social en el conjunto del país apunta un incremento mensual del 0,72%, que se traduce en 135.009 nuevas altas durante el pasado junio. En términos interanuales, la afiliación experimenta un aumento del 4,24%, registrando un total de 771.109 afiliaciones adicionales con respecto a junio de 2017.

Atendiendo a los datos de paro registrado, se constata un descenso mensual del 2,77% (89.968 demandantes menos), mientras que, en comparación con el dato de junio del año anterior, el número de parados se reduce un 5,97% (200.649 desempleados menos), hasta un total de 3.162.162 personas en situación de desempleo al cierre del mes de junio.

Trasladando el análisis al ámbito de Canarias, los datos más recientes constatan el buen comportamiento del mercado laboral en las Islas.

Así, los datos de afiliación correspondientes al mes de junio, señalan un repunte mensual del 0,05%, (354 nuevas altas), debido a los resultados positivos observados por la construcción (302 altas más), y a la trayectoria apuntada por ramas que tradicionalmente muestran aumentos durante la temporada estival, como son el sector comercial (1.531 afiliados más) o las actividades sanitarias (1.350 afiliaciones adicionales).

En términos interanuales, la afiliación crece un 5,3%, lo que supone 39.514 nuevas afiliaciones, destacando dentro de esta evolución el avance de los servicios, con 31.129 altas adicionales, especialmente en “Educación”, donde se registran 5.787 nuevas afiliaciones, y en la “Hostelería”, con 5.127 afiliados más que en junio de 2017.

Destaca asimismo el crecimiento del empleo observado en la construcción, con 6.337 afiliados adicionales, seguido por la industria y el sector agrario, que también incrementan el número de afiliados en 1.491 y 557 trabajadores, respectivamente.

El dato de paro registrado aprecia un descenso mensual del 1,84%, lo que implica, en términos absolutos, una reducción de 3.817 parados en relación con el mes anterior. En términos interanuales, la cifra de paro disminuye de manera más intensa, al anotar un descenso del 5,22%, esto es, 11.485 demandantes menos que en el mismo mes de 2017. Estos resultados sitúan la cifra total de desempleados al término del mes de junio en los 208.594 efectivos.

Por sectores de actividad, el número de demandantes se aminora, especialmente, en los servicios, contabilizando 7.010 desempleados menos que hace un año, lo que supone un retroceso relativo del 4,25 por ciento. A este sector le sigue la construcción, con un descenso de 3.363 personas en situación de desempleo, una caída del 14,15% interanual, la industria, que apunta una disminución de 808 efectivos (-9,13%); y el colectivo “Sin Empleo Anterior”, donde se aprecia una contracción de 339 demandantes (-1,94%). El sector agrícola, por el contrario, experimenta un repunte interanual de 35 parados (+0,70%).

En cuanto a los indicadores de actividad y demanda, estos mantienen el pulso de meses anteriores, aunque la llegada de turistas extranjeros se vuelve a contraer, en un contexto influido por la recuperación de destinos competidores como Egipto o Turquía.

De este modo, en el transcurso del mes de junio, el número de visitantes extranjeros entrados por los aeropuertos de Canarias se reduce un 3,6%, 38.276 turistas menos que en el mismo mes de 2017. Con estos datos, se acumula un total de 6.881.824 millones de viajeros procedentes del extranjero durante el primer semestre del año, 141.207 turistas menos (-2,0%) que en idéntico periodo de 2017.

Asimismo, los datos de alojamientos turísticos del Archipiélago, sobre los que tan solo se dispone de datos hasta el pasado mes de mayo, evidencian un retroceso interanual de los viajeros alojados en los establecimientos reglados del 2,2%, lo que se traduce en 23.039 turistas menos, con lo que se acumula entre enero y mayo una caída del 1,1%, 59.765 visitantes menos que en el mismo periodo del año anterior.

No obstante, la evolución del personal empleado en los alojamientos turísticos de Canarias sigue mostrando un comportamiento al alza, al registrar durante el pasado mayo un incremento del 0,6%, lo que supone 351 trabajadores adicionales, alcanzándose los 55.509 empleos al cierre del mes de mayo.

Pese a la caída en la entrada de visitantes, el gasto turístico, también disponible solo hasta mayo, permanece asimismo en terreno positivo, con un aumento interanual del 4,3%, que supone un desembolso de 1.169,0 millones de euros durante mayo, y de 6.942,7 millones de euros en lo que va de año, un 2,2% más que hasta mayo de 2017

Por su parte, los indicadores de demanda interna siguen reflejando valores positivos, respaldados en la evolución favorable del consumo.

Según datos de mayo, el índice de comercio al por menor constata un avance del 0,3% interanual, mientras que el tráfico portuario en los puertos de la Autoridad Portuaria de Las Palmas acumula, hasta el quinto mes del año, un repunte del 5,9%, si bien es fruto especialmente de la evolución de las mercancías en tránsito, que acumulan un crecimiento del 13,5 por ciento.

En lo relativo a la matriculación de vehículos, durante junio se aprecia un ascenso acumulado del 14,3% en comparación con el mismo intervalo de 2017, destacando los vehículos de uso empresarial, cuyas ventas ascienden un 20,0%, además de la matriculación de vehículos particulares y con destino al alquiler, que registran avances acumulados del 16,2% y del 12,0%, respectivamente.

En materia de precios, el IPC registra un leve avance mensual del 0,3% durante junio, idéntica tasa a la registrada en el conjunto del país. Esta evolución corresponde sobre todo al comportamiento experimentado por el grupo “Transporte”, que se eleva un +0,5% mensual, en consonancia con el aumento observado por el grupo especial “Carburantes y combustibles” (+3,3%). En sentido contrario, descienden los precios de “Vestido y calzado” en un 1,7%, por el efecto del adelantamiento de las rebajas.

En términos interanuales, los precios se incrementan en las Islas un 1,8% durante el pasado mes de junio, cinco décimas menos que en el conjunto del Estado (+2,3%). Esta trayectoria responde, en buena medida, al incremento de los precios de grupos como “Transporte” (+4,1%), “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (+2,4%), “Restaurantes y hoteles” (+2,1%) o “Bebidas alcohólicas y tabaco” (+4,8%).

Por su parte, la inflación subyacente, que descuenta el efecto de los bienes sujetos a mayor volatilidad, como son los productos energéticos y los alimentos no elaborados, vuelve a dar señales de estabilidad, anotando una elevación del 0,7% interanual, tres décimas menos que en el conjunto nacional (+1,0%).

A la luz de todos estos datos, resulta previsible que la economía canaria mantenga la senda positiva de meses anteriores, al abrigo de la solidez del mercado de trabajo y al comportamiento de la demanda interna, que, aunque se observan signos de desaceleración, siguen arrojando resultados favorables.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing