Coyuntura Socioeconmica 2018

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Julio de 2018

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe julio 2018

En términos generales, el crecimiento de la economía mundial se mantiene a un buen ritmo, al abrigo del carácter acomodaticio de la política monetaria en la mayoría de las economías avanzadas y del incremento de los precios de las materias primas en las economías emergentes.

Así lo avalan las últimas previsiones de crecimiento anunciadas por el Fondo Monetario Internacional, que pronostican un avance de la economía internacional del 3,9% para 2018 y 2019, si bien algunos países han comenzado a emitir algunas señales de desaceleración dada la presencia de diversos factores como las tensiones comerciales a escala global o el endurecimiento de las condiciones financieras en algunas economías emergentes.

Los resultados más recientes de la actividad y la demanda en Estados Unidos indican que el crecimiento se mantendrá en los próximos meses, lo que se fundamenta en el comportamiento del consumo privado, el incremento del gasto público y el dinamismo del sector exterior. Esto se refleja en la evolución del mercado laboral estadounidense, en el que se crearon 157.000 nuevos empleos durante el pasado mes de julio.

En este contexto, el FMI mantiene sus previsiones de crecimiento para la economía norteamericana en el 2,9% para 2018 y en el 2,7% para 2019.

En lo que respecta a la economía japonesa, el PIB del segundo trimestre anotó un incremento del 0,5% trimestral (+1,0% interanual), tras la caída del primer trimestre del ejercicio, fruto de la buena marcha del consumo privado y de la inversión empresarial.

La situación en China continúa mostrando signos de ralentización en el crecimiento. Así lo refrendan algunos indicadores como la producción industrial o el comercio minorista, que crecieron por debajo de las tasas de meses anteriores.

A pesar de ello, el FMI mantiene sus proyecciones de crecimiento del PIB de China en el 6,6% para 2018 y en el 6,4% para 2019.

En cuanto a la Eurozona, según los últimos datos disponibles correspondientes al segundo trimestre del año, el PIB ha comenzado a mostrar ciertos síntomas de desaceleración, con un incremento del 2,2% interanual (+0,4% trimestral).

Este escenario de moderación ha llevado al FMI a revisar a la baja las proyecciones de crecimiento del área, hasta el 2,2% para el año en curso (dos décimas menos) y hasta el 1,9% para 2019 (una décima menos).

En el caso de la economía española, los datos de avance de la Contabilidad Nacional Trimestral de España, correspondientes al segundo trimestre de 2018, ponen de relieve que el PIB habría anotado un ascenso trimestral del 0,6%, una décima menos que en el trimestre previo. En términos interanuales, el PIB habría crecido un 2,7% (tres décimas menos que en el primer trimestre de 2018), debido, en gran medida, a la fortaleza del consumo (+2,2%), lo que se refleja en la aportación de la demanda nacional al crecimiento de la economía, que asciende al 2,9 por ciento.

Del lado de la inversión, la formación bruta de capital se habría incrementado durante el trimestre de referencia un 5,9% interanual, destacando la inversión en construcción, que repunta un 4,8% con respecto al mismo periodo del pasado año, o la inversión en maquinaria y bienes de equipo, que también aprecia un avance interanual cifrado en un 7,9 por ciento.

En cuanto a las previsiones, según el FMI, la economía de nuestro país mantendrá el nivel de crecimiento en el 2,8% al término de 2018 y cerrará 2019 en el 2,2%, por encima de la media de la Eurozona en ambos casos.

Si entramos a analizar los resultados del mercado laboral español correspondientes al mes de julio, si bien se aprecia que el número de afiliados a la Seguridad Social apuntó un descenso mensual del 0,8%, que equivale a 155.037 afiliaciones menos que en el pasado junio, en términos interanuales, la afiliación experimentó un aumento del 2,9%, contabilizando un total de 535.976 nuevas altas con respecto al mes de julio de 2017.

Considerando los datos de paro registrado, en julio se observó un descenso mensual del 0,86% (27.141 desempleados menos que en el mes de junio), al tiempo que, en comparación con el resultado del mismo mes del ejercicio precedente, el número de parados se aminoró un 6,02%, lo que supuso 200.903 demandantes menos, hasta alcanzar la cantidad total de 3.135.021 personas en situación de desempleo al término del mes de julio.

Atendiendo a la evolución de la economía canaria, los datos del mercado de trabajo ponen de manifiesto que la afiliación a la Seguridad Social anotó una caída mensual del 0,6%, lo que implica 4.511 afiliados menos en el mes de julio. En cambio, en términos interanuales, la afiliación creció un 3,8%, 28.808 afiliaciones adicionales, de las que 21.083 se localizan en el conjunto de los servicios, donde sobresalen las “Actividades Sanitarias y de Servicios Sociales” (3.697 altas adicionales), la rama de “Hostelería” (3.434 nuevos efectivos), las actividades comerciales (2.989 nuevas altas), y la “Educación” (2.736 efectivos más).

Tras el conjunto de los servicios se sitúa el sector de la construcción, con 6.309 afiliados más que en el mismo mes del pasado ejercicio, además de la industria y el sector agrario, que también aumentan el número de afiliados en 1.294 y 122 trabajadores, respectivamente.

En lo que respecta al paro registrado, se aprecia un descenso mensual del 0,89%, lo que supone, en términos absolutos, una reducción de 1.847 parados en relación con el mes anterior. En términos interanuales, la cifra de paro también disminuyó, aunque de manera más intensa, al anotar un descenso del 5,12%, 11.148 demandantes menos que en idéntico mes de 2017. Con estos resultados, la cifra total de desempleados se situó al cierre del mes de julio en los 206.747 efectivos.

En lo referente a la evolución interanual del paro registrado por sectores de actividad, se observa que el número de demandantes ha descendido, sobre todo, en los servicios, donde se contabilizaron 7.586 parados menos, lo que equivale, en términos relativos, a una minoración del 4,60 por ciento.

Tras estos se sitúan la construcción, donde el número de parados desciende en 3.491 personas, un decrecimiento del 14,69% interanual; el sector industrial, que apunta una disminución en su cifra de paro de 906 efectivos (-10,23%); y la agricultura, con una caída de 408 parados (-8,21%). Por su parte, el colectivo “Sin Empleo Anterior” observa también un decrecimiento de 941 demandantes (-6,06%), en términos interanuales.

En relación con los indicadores de actividad y demanda, se observa que la entrada de viajeros procedentes del extranjero volvía a situarse en terreno negativo durante el mes de julio, en un escenario condicionado por la recuperación de otros mercados turísticos competidores.

Así, el número de turistas llegados desde el extranjero se aminora en Canarias un 6,1%, 74.827 visitantes menos que en el mismo mes de 2017. En términos acumulados, se contabiliza una cifra total de 8,0 millones de turistas entre los meses de enero y julio, un 2,6% menos (216.034 viajeros) que en idéntico periodo del ejercicio precedente.

Este efecto se refleja en los datos de alojamientos turísticos del Archipiélago, dado que los viajeros alojados en los establecimientos reglados de las Islas experimentaron un descenso interanual del 4,1%, lo que implica 52.753 turistas menos, acumulando entre enero y julio una caída del 1,8%, 139.897 visitantes menos que en el mismo periodo del ejercicio precedente.

En cambio, la evolución del personal empleado en los alojamientos turísticos de las Islas aumenta un 2,6% interanual, lo que se traduce en 1.521 trabajadores más, alcanzando la cantidad de 59.198 empleos al término del mes de julio.

Por lo que se refiere al gasto turístico, este apuntaba en el mes de julio un aumento interanual del 2,3%, contabilizando un montante de 1.527,7 millones de euros, con lo que acumula en lo que va de año un total de 9.641,4 millones de euros, un 2,6% más que en el mismo periodo del año anterior.

Mientras, los indicadores de demanda interna muestran comportamientos diferenciados, a tenor de su evolución durante el pasado mes de julio.

De este modo, el índice de comercio al por menor cifra un retroceso interanual del 1,2%, frente al incremento observado por el tráfico portuario en los puertos de la Autoridad Portuaria de Las Palmas que acumula, hasta el séptimo mes del año, un aumento del 4,2%, debido, especialmente, a la evolución de las mercancías en tránsito, que acumulan un crecimiento del 10,2 por ciento.

En cuanto a la matriculación de vehículos, durante el pasado mes de julio se acumula un ascenso del 11,1% con respecto al mismo periodo de 2017. Destaca dentro de esta evolución las ventas de vehículos de uso empresarial y de particulares, cuyas ventas ascienden un 23,3% y un 12,8%, respectivamente, mientras que, por el contrario, las matriculaciones de vehículos con destino al alquiler aprecian un retroceso acumulado del 2,3 por ciento.

Por su parte, el IPC constata un descenso mensual del 0,9% durante julio, debido, principalmente, al comportamiento experimentado por el grupo “Vestido y calzado”, que observa un retroceso del 14,8%, por el efecto del adelantamiento de las rebajas, y por “Transporte”, cuyos precios descienden un 0,5% mensual.

Por el contrario, en términos interanuales, los precios se incrementan en las Islas un 1,6% durante el pasado mes de julio, seis décimas menos que en el conjunto del país (+2,2%). Esta trayectoria se fundamenta, en buena medida, en el incremento de los precios de grupos como “Transporte” (+3,9%), “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (+1,4%), “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (+2,0%) o “Restaurantes y hoteles” (+2,0%) .

En cuanto a la inflación subyacente, que descuenta el efecto de los bienes sujetos a mayor volatilidad, como son los productos energéticos y los alimentos no elaborados, se mantiene en la senda de la moderación, anotando una elevación del 0,3% interanual, seis décimas por debajo de la registrada en el conjunto nacional (+0,9%).

En virtud de estos resultados, la economía canaria podría mantener la senda de crecimiento de meses anteriores, si bien es importante diseñar políticas de inversión productivas que mejoren su posición competitiva y confieran, así, mayor robustez a nuestra economía en un contexto exterior marcado por la desaceleración de las principales potencias.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing