Coyuntura Socioeconmica 2019

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Enero de 2019

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe enero 2019

Tras el primer mes del año, la economía internacional continúa describiendo un crecimiento económico desacelerado, una tendencia que ya se inició durante el pasado ejercicio, y que se sustenta, entre otras razones, en la alta volatilidad de los mercados financieros, en el descenso de la producción global de manufacturas y en la difícil situación que atraviesa el comercio mundial, especialmente, en las relaciones entre Estados Unidos y China.

En este sentido, resulta importante destacar que las recientes negociaciones entre estos dos países han rebajado el grado de tensión que se venía registrando y el riesgo de una guerra comercial.

En este contexto, la incertidumbre generada en torno al “Brexit” sigue alcanzando cotas elevadas, sobre todo, teniendo en cuenta la proximidad de la fecha de su materialización. En este punto del proceso, el Gobierno británico tiene la intención de renegociar algunas cuestiones del acuerdo de salida, aunque desde la Unión Europea han argumentado que se trata del mejor acuerdo posible.

Por su parte, la economía de Estados Unidos mantiene el ritmo de crecimiento, tal y como sugieren los indicadores de confianza y actividad más recientes y la evolución del mercado laboral, que sigue ofreciendo muestras de solidez.

Sin embargo, existen algunos factores de riesgo que podrían moderar el crecimiento durante los próximos meses, como la desaparición del impulso generado por la aplicación de la reforma fiscal, o las consecuencias del cierre parcial de la Administración federal.

Con respecto a la economía china, durante el cuarto trimestre del pasado ejercicio el PIB anotó un incremento del 6,4% interanual, con lo que se mantiene el proceso de desaceleración iniciado meses atrás. La reorientación de la actividad de la economía de China hacia un modelo más terciario y la incidencia de la escalada arancelaria con Estados Unidos podrían haber hecho mella en el comportamiento de la economía del país asiático.

Por lo que se refiere a la Eurozona, el PIB creció un 1,2% interanual (+0,2% trimestral) en el último trimestre del año, cuatro décimas menos que en el periodo anterior, lo que confirma la ralentización de la economía del área.

Esta evolución es fruto de la influencia de varios factores como un entorno internacional menos favorable; el debilitamiento de la industria manufacturera, sobre todo, por las dificultades del sector del automóvil para adaptarse a la normativa europea sobre las emisiones; o de la alta probabilidad de que se produzca una salida del Reino Unido de la Unión Europea abrupta y sin consenso.

Este escenario ha llevado a la Comisión Europea a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para la zona del euro, situándolas en el 1,3% para 2019 (seis décimas menos que las previstas anteriormente) y en el 1,6% para 2020 (una décima menos).

En cuanto a la economía española, los datos de avance de la Contabilidad Nacional Trimestral de España, correspondientes al cuarto trimestre de 2018, ponen de manifiesto que el PIB habría anotado un ascenso trimestral del 0,7%, una décima más que en el trimestre anterior, debido al comportamiento favorable del sector exterior. Por otro lado, el consumo creció a una tasa menos intensa que en el tercer periodo del año, mientras que la inversión se situó en terreno negativo.

En términos interanuales, la demanda interna continuó impulsando la economía, aunque a un ritmo más moderado. El consumo anotó un avance del 2,3%, mientras que la inversión habría desacelerado su crecimiento durante el trimestre de referencia, hasta el 4,5% interanual, destacando la inversión en construcción y en bienes de equipo, que repuntó, en ambos casos, a razón de un 4,8% con respecto al mismo periodo del año previo. Esta evolución llevó al PIB a apuntar un ascenso interanual del 2,4% (la misma variación que en el tercer periodo de 2018), en comparación con el dato de hace un año, en un escenario en el que las exportaciones crecieron un 1,8% interanual, cinco décimas más que en el periodo precedente.

En este contexto, la Comisión Europea ha moderado sus proyecciones para nuestra economía, hasta situarse en el 2,1% para el presente ejercicio (cinco décimas menos que en la anterior revisión), y en el 1,9% para 2020 (una décima menos).

Si entramos a analizar los resultados del mercado laboral español correspondientes al mes de enero, se aprecia que el número de afiliados a la Seguridad Social apuntó un descenso mensual del 1,0%, que equivale a 183.934 afiliaciones menos que en el pasado mes de diciembre. Este resultado obedece a un contexto tradicionalmente condicionado por la finalización de la campaña navideña, pero también podría estar bajo el efecto de algunas medidas aprobadas recientemente, como el incremento del salario mínimo interprofesional, según han señalado algunos organismos oficiales como el Banco de España.

En términos interanuales, la afiliación apuntó un aumento del 2,8%, con 518.728 nuevas altas en relación con el mes de enero de 2018, contabilizando un total de 18.730.629 efectivos en situación de alta laboral.

En lo que respecta al paro registrado, en el mes de enero se observó un incremento mensual del 2,61% (83.464 desempleados más que en el mes de diciembre), mientras que, por el contrario, en comparación con el resultado del mismo mes del ejercicio precedente, el número de parados disminuyó un 5,49%, lo que se tradujo en 190.767 demandantes menos, hasta contabilizar la cifra de 3.285.761 personas inscritas en las listas de desempleo al término del mes de enero.

Si trasladamos el análisis al mercado laboral de Canarias, se aprecia que la afiliación evidenció una contracción mensual del 1,9%, 15.090 efectivos menos, la mayoría en el conjunto de los servicios (-14.675 personas), especialmente en las actividades comerciales (4.358 afiliaciones menos), en “Hostelería” (3.684 altas menos) y en “Actividades sanitarias y de servicios sociales” (2.359 afiliados menos).

Tras los servicios se situó el sector industrial, con una caída cifrada en 528 efectivos en relación con el mes inmediatamente precedente, y la agricultura, donde se observó un retroceso mensual de 258 trabajadores. En cambio, el sector de la construcción sumó 371 afiliados en comparación con el dato del mes de diciembre.

En términos interanuales, el número de afiliados a la Seguridad Social experimentó un avance del 2,7%, lo que supone 20.896 nuevas altas si lo comparamos con el resultado de enero de 2018, contabilizando al cierre del primer mes del año, un total de 797.755 personas en situación de alta laboral en las Islas.

Por otro lado, los datos referentes al paro registrado ponen de relieve un aumento mensual del 1,16%, lo que implica, en términos absolutos, un repunte de 2.404 parados en relación con el mes anterior. Sin embargo, en los último doce meses, la cifra de paro se aminoró un 2,91%, 6.282 demandantes menos que en idéntico mes de 2018. Con estos resultados, el número total de desempleados se situó al cierre del mes de enero en los 209.419 efectivos.

Si centramos nuestro estudio en la actividad turística, se observa que la entrada de turistas desde el extranjero apreció una caída durante el mes de enero del 8,7% mensual, con 112.589 visitantes menos que en el mes de diciembre. En términos interanuales, la evolución también arroja un resultado negativo, anotando una disminución del 2,3%, lo que supone 27.494 turistas menos que en enero de 2018, lo que reafirma la recuperación de otros destinos competidores.

En materia de gasto turístico, los últimos datos disponibles corresponden al pasado mes de diciembre, y muestran un incremento interanual del 5,9%, al tiempo que, en términos acumulados, el balance de 2018 indica un crecimiento del 2,0% en relación con el ejercicio anterior, lo que se traduce en un total de 17.117,9 millones de euros en el conjunto del año.

Analizando el comportamiento de otros indicadores de actividad y demanda, se aprecia que el índice de comercio al por menor anotó durante el mes de diciembre un avance del 19,4% mensual, mientras que, en comparación con el resultado de hace doce meses, observó un descenso del 1,1 por ciento.

En cuanto al tráfico portuario gestionado por los puertos de competencia estatal adscritos a la Autoridad Portuaria de Las Palmas, al término de los doce meses del ejercicio 2018, se evidenció una minoración acumulada del 0,6%, lo que obedece, sobre todo, al retroceso de la descarga de mercancías, que quedó cifrado en el 3,7 por ciento.

Por su parte, la matriculación de vehículos apuntó una reducción del 25,9% mensual durante el mes de enero, destacando dentro de este comportamiento negativo la matriculación de vehículos destinados al alquiler y de uso empresarial, con contracciones mensuales del 84,6% y del 20,8%, en cada caso, mientras que los de uso empresarial observaron un aumento del 0,3% con respecto al mes anterior.

En comparación con el dato de hace un año, la matriculación de vehículos anotó en enero una minoración interanual del 2,6 por ciento.

Por otra parte, el índice general de precios observó un descenso del 1,3% durante el mes de enero, la misma variación que se registró en el conjunto del país.

Esta evolución fue fruto, principalmente, de la caída mensual del 15,1% registrada por los precios del grupo “Vestido y calzado”, en un escenario condicionado por el periodo de rebajas; y en menor medida, a la minoración que anotaron los grupos “Transporte” y “Alimentos y bebidas no alcohólicas”, cifradas en un 1,0% y un 0,7% mensual, respectivamente.

En términos interanuales, los precios anotaron en las Islas un incremento del 1,0%, dentro del que destaca el ascenso del 6,6% apuntado por el grupo “Bebidas alcohólicas y tabaco” -debido a la incidencia del subgrupo “Tabaco” (+7,7%)-, además del aumento del 2,2% observado por “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles”, y del crecimiento del 1,9% que experimentó el grupo “Transporte”, dado el efecto del grupo especial de “Carburantes y combustibles”, que se elevó un 6,7% interanual.

La inflación subyacente, aquella que descuenta el efecto sobre los precios de los componentes más volátiles como los productos energéticos o los alimentos no elaborados, anotó un alza del 0,5% interanual, manteniendo, así, la trayectoria de estabilidad de los últimos meses.

A la luz de estos datos, es importante señalar que la incertidumbre que afecta al contexto económico internacional no termina de disiparse, y sus efectos también inciden en la economía de las Islas, por lo que resulta necesario insistir en la aplicación de todas aquellas medidas encaminadas a impulsar la inversión productiva, de forma que se materialicen avances en la productividad y se mejore la posición competitiva de nuestra economía.

 

18-02-2019-14-24-02

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing