Coyuntura Socioeconmica 2017

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, enero de 2014

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe enero 2014

Durante este último mes han comenzado a publicarse los primeros resultados de crecimiento referidos al cuarto trimestre de 2013.

Los datos oficiales, aunque a modo de avance, adelantan una relativa mejoría en el contexto económico internacional, especialmente entre las economías más avanzadas, y en esta ocasión España no ha permanecido ajena.

En lo que respecta a EEUU, y pese a los temores por el posible efecto del cierre de la Administración Federal del mes de octubre como consecuencia de la falta de acuerdo en materia presupuestaria, finalmente se cerró el último trimestre del año con un avance del 0,8%, apenas dos décimas por debajo del ritmo de crecimiento que había experimentado en el trimestre anterior, cuando registró un avance del 1,0 por ciento.

Se trata, en cualquier caso, de un crecimiento robusto que confiere garantías de solvencia a una economía como la norteamericana que, en el corto plazo, va a afrontar una retirada escalonada de estímulos económicos, tal y como ya había anunciado la Reserva Federal en su reunión del mes de diciembre.

Está aún por ver cuál será el impacto sobre la recuperación de la economía de EE.UU., pero la FED ya se ha adelantado a convencer a los mercados reforzando su compromiso de mantener el tipo de interés sin cambios incluso en el caso de que la tasa de paro logre situarse por debajo del umbral fijado en el 6,5%, especialmente si la inflación se mantiene por debajo del límite del 2 por ciento.

En el caso de Europa, y según los datos publicados recientemente por Eurostat, la economía de la Zona euro habría logrado crecer un 0,3% durante el cuarto trimestre del año, superando así, en dos décimas, el dato de crecimiento que había registrado durante el trimestre precedente, cuando el PIB de la eurozona avanzó un 0,1 por ciento.

La mejora observada en el contexto europeo responde a una relativa aceleración en el ritmo de crecimiento de prácticamente todos los países que operan con la moneda única, tanto en aquellos que conforman el núcleo del grupo, como son Alemania o Francia, como en países de periferia, entre ellos España.

En este sentido, el PIB alemán, tras registrar un avance del 0,3% durante el tercer trimestre, cerró el último periodo del año con un incremento del 0,4%, mientras que en el caso de Francia este avance resultó incluso más acentuado, pues logró aumentos del 0,3% durante el cuarto trimestre tras haber cerrado el periodo anterior con crecimiento nulo (0,0%).

La recuperación parece asimismo trasladarse al resto de los países de la periferia, en especial Italia y Portugal que lograron cerrar el último trimestre con avances positivos del 0,1% y del 0,5%, respectivamente, implicando, en ambos casos, un ritmo de crecimiento más acelerado que el observado en estas economías durante el trimestre anterior.

En el caso de España, y según los datos avanzados por el INE, el PIB habría crecido un 0,3% en el cuarto trimestre de 2013, encadenando así su segundo crecimiento positivo tras el avance del 0,1% que experimentó en el trimestre anterior.

Con este dato, el crecimiento del PIB para el conjunto de 2013 se habría mantenido aún en negativo (-1,2%), pero implicaría una destacada mejora respecto del registrado durante 2012, cuando el PIB de nuestro país anotó un descenso del 1,6 por ciento.

Aún no se conoce el detalle de los distintos agregados macroeconómicos, pero este crecimiento coincide con las previsiones que ya había anunciado el Banco de España en su informe económico de enero. En ese informe, los servicios de estudios del Banco de España relacionan es repunte de la actividad económica del último trimestre con una mejora de la demanda exterior y con la aportación positiva de la demanda interna en el tramo final del año.

En cualquier caso, y a falta de confirmar estos extremos, el dato de crecimiento anunciado por el INE viene a confirmar la salida de la recesión de nuestra economía y el inicio de una fase de crecimientos positivos, aunque todavía muy débiles, pero en línea con la moderada aceleración que también han comenzado a mostrar los países de nuestro entorno.

Centrándonos en la evolución de Canarias, los indicadores más recientes permiten atisbar una relativa mejora de la economía regional.

A los buenos resultados que continúa mostrando la actividad turística, que lograba cerrar el año 2013 superando en un 4,8% el dato de turistas extranjeros que entraron en nuestras islas el año anterior, produciéndose además un aumento del gasto turístico del 11,6%, se añade la mejora en la actividad comercial minorista, que ha encadenado crecimientos interanuales durante los últimos seis meses del año.

El índice de comercio al por menor que calcula el INE ha registrado un nuevo avance en Canarias durante diciembre del 5,1%, erigiéndose así, junto con Baleares, como la región con mayor crecimiento del país durante el último mes del año.

Aumentan asimismo las ventas de vehículos, que cierran el año con un avance acumulado del 6,7%, gracias a la influencia de la renovación de flotas en las empresas de “rent a car”, pero también al aumento de las ventas a particulares, que empiezan a avanzar de forma moderada.

En este contexto, los precios en Canarias descienden durante enero un 1,0% mensual, influidos por el efecto estacional de las rebajas, con lo que la tasa interanual se sitúa en el 0,2 por ciento, como consecuencia de la caída observada, básicamente, por los precios del “Transporte” (-1,0%) y “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (-0,1%), además de “Comunicaciones” (-6,9%).

Los efectos de la recuperación han comenzado a observarse, aún de forma tímida, en el mercado laboral, poniéndose de manifiesto un aumento de la ocupación durante el último trimestre del año.

Según los resultados de la Encuesta de Población Activa, durante el cuarto trimestre se crearon 22.100 nuevos puestos de trabajo en Canarias, y en sintonía con esta creación de empleo, se reduce la población parada en 21.700 personas, en términos relativos, un descenso del 5,5% con el que la cifra total de parados se sitúa en Canarias en los 371.700 demandantes.

El descenso del desempleo supera al registrado en el conjunto del país, donde el número de parados se ha reducido en un 0,14 por ciento, en este caso debido a la caída de activos y no a la creación de empleo.

Con este resultado, la tasa de paro en Canarias se reduce en casi dos puntos porcentuales, hasta situarse, al cierre de 2013, en el 33,18% de la población activa, todavía muy superior a la media nacional, que se ha mantenido en valores similares a los registrados durante el trimestre precedente, cerrando el año en el 26,03 por ciento.

En cualquier caso, y pese a la recuperación del empleo del último tramo de 2013, en el conjunto del año todavía se aprecia un leve descenso de la ocupación. En términos interanuales, el número de ocupados en las Islas ha descendido en 600 empleos en comparación con el dato de 2012, lo que supone una tasa de variación negativa del 0,08%, inferior a la observada en el contexto nacional, donde el número de ocupados ha descendido en un 1,17 por ciento, 198.900 ocupados menos.

Pese al signo negativo, conviene poner en valor este dato, sobre todo porque la contención en la caída del empleo se produce como consecuencia de la mejora en el empleo del sector privado, que prácticamente compensa la corrección observada durante el último ejercicio en el empleo público. En comparación con el dato de hace un año, el número de asalariados en el sector privado se ha incrementado en 6.800 efectivos, mientras que la ocupación en el ámbito público desciende en Canarias en 8.200 efectivos.

Estos datos deben completarse con la evolución del número de trabajadores por cuenta propia y los ocupados clasificados, según la EPA, en otra situación laboral que suman 800 trabajadores.

La lectura de los datos de paro registrado referidos al mes de enero de 2014 también permiten hacer una lectura positiva de la evolución más reciente del mercado laboral, pues vienen a poner de relieve que, con respecto a enero de 2013, el desempleo en las Islas se ha reducido en 13.483 personas, lo que supone una tasa de variación interanual negativa del 4,66%, superior a la registrada en el contexto nacional, donde el número de desempleados se ha aminorado en un 3,34 por ciento.

Se trata de la primera ocasión, desde que comenzó la crisis, en la que se aprecia una disminución interanual del desempleo en un mes de enero.

Ciertamente, aún es pronto para confirmar un cambio sostenido en la evolución del mercado laboral en las Islas, bien porque las señales de recuperación que ha comenzado a mostrar la economía en el tramo final del año aún deben consolidarse en el corto y medio plazo, bien porque el comportamiento de la población activa en un contexto de mejoras de las expectativas podrá seguir condicionando los datos de desempleo en futuros trimestres, aunque las señales emitidas por el mercado laboral merecen una lectura positiva.

Sin embargo, para la consolidación de estas señales positivas sigue siendo necesario la introducción de políticas monetarias expansivas que estimulen el consumo y favorezcan la inversión.

Resulta asimismo imprescindible continuar profundizando en las reformas, entre ellas la reforma fiscal, que deberá ocupar un papel protagonista en el fomento de la actividad empresarial y la mejora de la competitividad en nuestro país, para lo que resulta necesario un sistema tributario que resulte justo, eficiente, estable, y sobre todo jurídicamente seguro.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing