Coyuntura Socioeconmica 2017

Conclusiones del informe de coyuntura socioeconómica del mes de julio de 2013

* Puede acceder al texto íntegro del Informe, a través del siguiente enlace Informe julio 2013

Según el avance publicado por el Instituto Nacional de Estadística, la economía española habría conseguido moderar el ritmo de caída que viene registrando desde mediados de 2011, al experimentar una contracción del PIB del 0,1% durante el segundo trimestre del año.

De esta manera, la senda descendente que aún afecta al PIB de nuestra economía se habría desacelerado por segundo trimestre consecutivo, tras haber cerrado el último periodo del pasado ejercicio con una caída del 0,8%, y haber registrado un descenso del 0,5% durante los tres primeros meses del año.

Si bien es cierto que al cierre de este informe, aún no se dispone de la información desagregada de la Contabilidad Nacional, el dato avanzado por el INE coincide con el anunciado por el Banco de España en su boletín económico de julio, y según los indicadores que maneja esa institución, la mejora de la contribución positiva del sector exterior ha resultado clave para atenuar el ritmo de contracción de la economía nacional durante el segundo trimestre del año.

En este sentido, el mayor dinamismo de las exportaciones en el periodo comprendido entre abril y junio de este año habría supuesto una aportación positiva cercana a las cuatro décimas de punto porcentual, según las estimaciones del Banco de España, aunque el deterioro en el consumo privado y el estancamiento que aún afecta a la inversión, continúan lastrando nuestra economía.

Se están apreciando mejoras en la competitividad que están alentado un crecimiento de las exportaciones al exterior, tal y como muestran las últimas estadísticas de la balanza comercial facilitadas por el Ministerio de Economía y Competitividad, referidas a los cinco primeros meses del año.

A tenor de estos datos, las ventas al exterior se han incrementado en un 7,4%, en comparación con el mismo periodo comprendido entre enero y mayo de 2012, todo ello en un contexto en el que la demanda de importaciones mantiene un balance negativo del 3,2 por ciento.

No obstante, y aunque estos datos no han logrado compensar la aportación negativa de la demanda interna que, como decimos, continúa estancada, mostrando valores muy similares a los que ya registró durante el primer trimestre, análisis recientes como el publicado por el Servicio de Estudios del BBVA, confían en que esa contracción pueda ir moderándose a medida que trascurra la segunda mitad del año, lo que permitiría, en un contexto favorable para las exportaciones, contener aún más la caída del PIB en los próximos trimestres, y facilitar, ya durante 2014, que la economía española retorne a valores positivos, aunque moderados.

Según el BBVA, en tanto en cuanto logren materializarse las perspectivas que apuntan a una mejora gradual del entorno internacional y se modere el tono contractivo de la política fiscal y los procesos de ajustes a los que viene sometiéndose nuestra economía, el PIB nacional podría crecer en torno a un 0,9% durante el próximo año.

No obstante, debemos continuar incidiendo en la necesidad de emprender políticas de estímulo que favorezcan la inversión y dinamicen la actividad económica en nuestro país, continuando con reformas estructurales que confieran mayor eficiencia a nuestra Administración, corrijan los desequilibrios de las cuentas públicas y ahonden en la mejora de nuestro mercado laboral, como factores clave que deben apuntalar el crecimiento de nuestra economía.

Generar actividad económica es condición indispensable para crear empleo, y aunque las últimas estimaciones de la Encuesta de Población Activa, referidas al segundo trimestre del año, apuntan a un avance de la ocupación en nuestro país del 0,90% en el periodo comprendido entre abril y junio, lo cierto es que, en términos interanuales, continúa destruyéndose empleo.

En comparación con el segundo trimestre de 2012, el número de ocupados se ha reducido en un 3,64%, y la tasa de paro, aunque lograba moderarse en comparación con el primer trimestre del año, continúa en valores muy elevados, cifrándose en el 26,26% de la población activa.

La situación resulta aún más acuciante en el caso de Canarias donde la tasa de paro continúa siendo de las más elevadas, situándose, durante el segundo trimestre del año, en el 33,69 por ciento, y solo regiones como Ceuta, Andalucía o Extremadura superan los datos de las Islas.

A este respecto, las estimaciones de la EPA en nuestro archipiélago apuntan a una moderación del número de desempleados, estimándose incluso un descenso de la población parada del 3,70%, en comparación con el trimestre anterior, lo que equivale a reducir el número de desempleados en 14.300 personas.

Este dato, aunque positivo, debe tomarse con cautela, máxime cuando no ha venido acompañado de un aumento de la ocupación.

Muy al contrario, en comparación con el primer trimestre del año, el número de ocupados en las Islas se ha reducido en un 1,21%, lo que supone la destrucción de 9.000 empleos en el último trimestre, aunque, a diferencia de lo que sucedía en el trimestre anterior, el número de activos en nuestro archipiélago se ha reducido en 23.200 efectivos.

Esta caída, se traduce en una tasa de variación negativa del 2,06%, y resulta más intensa que la observada en el contexto nacional, donde el número de activos se aminoraba a razón de un 0,33 por ciento.

La caída de los activos se ha debido, principalmente, al menor número de extranjeros que buscan empleo en Canarias, en su mayoría extracomunitarios.

Según el INE, casi un 70% de la caída que mostró la población activa en las Islas, esto es, 16.200 personas, eran extranjeras, de las cuales 13.600 no pertenecían a la Unión Europea. De esta manera, el número de activos extranjeros en nuestra comunidad autónoma se ha reducido en un 7,13%, mientras que los activos residentes en nuestro país se han reducido en un 0,79 por ciento.

En este contexto, la menor presión de los activos ha permitido reducir el número de parados en el periodo comprendido entre abril y junio de este año, de modo que la población en situación de desempleo en Canarias alcanza los 371.300 parados, aunque aún no parecen darse síntomas claros que permitan adelantar una recuperación de la capacidad de crear empleo.

En consecuencia, y con la perspectiva de corregir el comportamiento negativo del empleo, resulta importante impulsar la actividad económica, facilitando la puesta en práctica de medidas que apoyen la inversión, mejoren las condiciones de acceso a la financiación, y que refuercen la formación de trabajadores y emprendedores.

Centrándonos en la evolución de otros indicadores económicos sectoriales, y según los últimos datos de que disponemos, los indicadores de demanda interna continúan alertando de la mala situación que persiste en el consumo y la inversión de las Islas.

Por un lado, los precios de consumo en Canarias continúan en senda bajista tal y como vienen mostrándose desde comienzos de año.

Durante el último mes de junio, prácticamente, todos los grupos que conforman el índice general mantuvieron invariable el nivel de precios que habían registrado durante el mes anterior, e incluso, en algunos casos se experimentaron descensos relativos.

Este fue el caso de “vestido y calzado”, que cerró el mes con una disminución en los precios del 1,2%, seguido de “menaje” y “hoteles, cafés y restaurantes”, donde los precios descendieron un 0,1 por ciento.

Únicamente se apreciaron repuntes al alza en los precios de “alimentos y bebidas no alcohólicas”, que se vieron encarecidos en un 0,4% durante el sexto mes del año, además de “ocio y cultura” y “transporte” que vieron acrecentar el nivel de precios en un 0,3% y un 0,1%, respectivamente.

En este contexto, la inflación subyacente, que muestra la evolución de los precios descontando el efecto de los productos energéticos y los alimentos no elaborados, se mantiene, igualmente, en los mismos valores registrados durante el mes anterior.

No obstante, en términos acumulados, la inflación muestra valores negativos, registrando un descenso del 0,4% durante el primer semestre del año.

Los precios en Canarias sólo resultan superiores si los comparamos con los registrados hace un año. En este caso, la tasa de inflación interanual se sitúa en el 1,6%, aún por debajo de la media estatal que se cifró en un 2,1 por ciento.

A este respecto, debemos matizar que la tasa interanual todavía está recogiendo los efectos de las medidas de consolidación fiscal que afectaron, principalmente, a la evolución de los precios de los grupos “enseñanza” y “medicina”, y por el aumento generalizado de la fiscalidad en Canarias tras la aprobación durante julio de 2012 de la Ley de Medidas Administrativas y Fiscales en el ámbito de Canarias.

Una vez rebasados estos efectos, probablemente nos enfrentemos a una desaceleración pronunciada de la tasa de inflación interanual, que podrá incluso situarse en terreno negativo.

Por otro lado, el índice de comercio al por menor continúa en valores negativos registrando un descenso mensual del 1,6% mensual, que se intensifica por encima el 5% si comparamos con los datos de venta de hace un año.

También permanecen en valores negativos el consumo de energía eléctrica, que ha descendido en un 5,9% en términos interanuales, y el tráfico de mercancías en los recintos portuarios adscritos a la Autoridad Portuaria de Las Palmas, cifrándose, en esta ocasión, un descenso del 24,3% en comparación con los datos recopilados en junio de 2012.

No obstante, algunos indicadores muestran valores positivos, como es el caso de la matriculación de vehículos o los datos de ocupación turística.

En este sentido, las ventas de vehículos parecen haber repuntado durante el mes de junio, aunque como consecuencia, principalmente, de la mejora de las ventas destinadas a vehículos de alquiler, mientras que las ventas a particulares, continúan en zona de negativos, a pesar de la puesta en marcha de los planes de incentivos destinados a la adquisición de vehículos eficientes.

Por su parte, la ocupación en alojamientos turísticos lograba aumentar, tanto en hoteles como en apartamentos, como consecuencia de los buenos datos de afluencia turística, principalmente foráneos, que continúa arrojando nuestro sector.

Según los datos facilitados por AENA, el número de turistas extranjeros en Canarias se incrementó un 3,6% durante el mes de junio, y los datos más recientes apuntan a que durante el mes de julio continuó creciendo, esta vez, a un ritmo del 2,8 por ciento.

De esta manera, en lo que va de año, Canarias recibió la visita de 5.834.183 de turistas extranjeros, un 0,69% más que los contabilizados entre enero y julio de 2012.

El buen comportamiento del sector turístico pueden impulsar la actividad económica en Canarias, pero aún así, resulta importante seguir insistiendo en la necesidad de lograr mejoras en el flujo del crédito y la necesidad de emprender medidas de estímulo que animen la actividad productiva en el conjunto de los sectores económicos.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing