Coyuntura Socioeconmica 2019

Conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica, Abril de 2019

* Puede acceder al texto íntegro del Informe a través del siguiente enlace Informe abril 2019

Tras el primer cuatrimestre del año, la economía mundial continúa creciendo a un ritmo atemperado, en un contexto en el que el reciente recrudecimiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China podría agitar los mercados financieros, además de condicionar el crecimiento del resto de las economías, y en el que la falta de definición del “Brexit” no permite disipar la incertidumbre a medio y largo plazo.

Por contra, conforme avance el ejercicio, se prevé que puedan mejorar las perspectivas de la actividad económica internacional, debido a la relajación del proceso de normalización de la política monetaria en las economías avanzadas, y al impulso derivado de la aplicación de políticas fiscales expansivas en algunos países, como es el caso de China.

Por su parte, Estados Unidos ha mostrado mejores resultados de los que se preveían, en un escenario de crecimiento moderado, anotando un incremento del PIB del 3,2% interanual (+0,8% trimestral) durante el primer trimestre del ejercicio en curso, un punto por encima del resultado del trimestre anterior.

Esta evolución se sustentó en la mejora de las exportaciones, en el consumo del sector público, y en la solidez del mercado laboral, si bien, el consumo privado y la inversión del sector empresarial continúan describiendo un crecimiento desacelerado.

En este sentido, la Comisión Europea ha recogido el efecto de estos datos en sus previsiones más recientes, según las cuales, la economía estadounidense crecerá un 2,4% en 2019, y un 1,9% en 2020.

En cuanto a la economía china, se observó un aumento del PIB del 6,4%, al término del primer trimestre de 2019, al igual que en el trimestre previo, lo que vino dado por los estímulos fiscales y monetarios por parte del Gobierno chino, y por la confianza que generaba el buen tono que parecía desprenderse de las negociaciones comerciales con Estados Unidos, hasta ese momento.

No debemos perder de vista el impacto que pueda suponer, tanto en el ámbito de China como en el resto del mundo, el empeoramiento de estas relaciones comerciales y el riesgo del inicio de una guerra arancelaria entre ambos países.

En lo que concierne a la Eurozona, los resultados correspondientes al PIB del primer trimestre del año también han sido más favorables de lo previsto, con un incremento interanual del 1,2% interanual (el mismo que el trimestre previo) y un crecimiento del 0,4% trimestral (dos décimas más que en el último trimestre de 2018), debido al buen comportamiento que ha mostrado la demanda interna, que ha resultado mejor de lo esperado.

En este escenario, la Comisión Europea señala que la economía del área mantendrá una tendencia de crecimiento moderada, debido a un entorno exterior menos favorable, a la debilidad de la actividad industrial, sobre todo en el sector del automóvil, y a la incertidumbre derivada, tanto de la situación del comercio internacional, como de la posibilidad de un “Brexit” sin acuerdo. Así, la Comisión sitúa sus previsiones de crecimiento en el 1,2% para 2019, y en el 1,5% para 2020 (una décima menos en ambos casos).

No obstante, en la medida en que se resuelvan las dificultades de carácter coyuntural, la CE prevé que el crecimiento se mantenga, impulsado por la demanda interna, la fortaleza del mercado laboral y la facilidad en el acceso a la financiación, en un contexto más incierto para la demanda externa.

Por lo que se refiere a la economía española, el avance de la Contabilidad Nacional Trimestral de España, correspondiente al primer trimestre de 2019, pone de relieve que el PIB habría observado un incremento trimestral del 0,7%, una décima más que en el trimestre anterior, debido a la evolución favorable de la inversión, y al consumo. En cambio, tanto las exportaciones como las importaciones se redujeron, durante el primer periodo del ejercicio.

En términos interanuales, la demanda doméstica y la inversión continuaron impulsando el crecimiento económico. En el caso del consumo, este se incrementó a un ritmo más moderado, con un ascenso del 1,5%; mientras que la inversión creció una décima más que en el cuarto trimestre de 2018, apuntando un alza del 4,7% interanual, destacando la inversión en bienes de equipo, que se elevó a razón de un 6,8%, en relación con el mismo periodo del ejercicio precedente. Estos resultados llevaron al PIB a registrar un repunte interanual del 2,4% (una décima más que en el último periodo de 2018), en un contexto en el que el sector exterior contribuyó positivamente, con dos décimas, al crecimiento de la economía.

Con estos datos, la Comisión Europea ha mantenido sus proyecciones para nuestra economía, en el 2,1% para el presente ejercicio, y en el 1,9% para 2020.

Si entramos a analizar los resultados del mercado laboral español, correspondientes al mes de abril, se aprecia que el número de afiliados a la Seguridad Social apuntó un aumento mensual del 0,4%, que implica 85.664 afiliaciones más que en el pasado mes de marzo.

En el último año, la afiliación anotó un incremento del 2,8%, con 522.950 altas adicionales, con respecto al mismo mes del año previo, alcanzando un total de 19.182.653 personas en situación de alta laboral.

En lo que respecta al paro registrado, en el mes de abril se observó una disminución mensual del 2,81% (91.518 desempleados menos que en el mes de marzo), al tiempo que; en comparación con el dato de hace un año, el número de parados se redujo un 5,17%, lo que equivale a 172.302 parados menos, hasta situarse en la cifra de 3.163.566 personas inscritas en las listas de desempleo.

Si atendemos al comportamiento de la economía canaria, los datos de la Contabilidad Trimestral correspondientes al primer trimestre del año, publicados por el ISTAC, estiman un crecimiento del 0,9%, con respecto al trimestre anterior, dos décimas por encima del anotado por el conjunto nacional, en este mismo periodo (+0,7%).

Durante este primer trimestre, la construcción ha destacado como el sector con mayor crecimiento, al anotar un avance trimestral del VAB del 1,9%, seguido de la industria que cerraba el trimestre con un incremento relativo del 1,0 por ciento.

Los servicios se mantienen con un avance relativo del 0,6 por ciento, y la producción agraria, según el dato del ISTAC se habría recuperado con un crecimiento del 0,3 por ciento, tras la caída que había anotado durante el trimestre anterior.

En comparación con el mismo periodo de hace un año, la economía canaria ha registrado un avance interanual del 2,0 por ciento, cuatro décimas por debajo de lo que lo ha hecho el conjunto de la economía nacional que anotó un crecimiento del 2,4 por ciento.

Por lo que respecta a la evolución del empleo en Canarias, los datos más recientes publicados por la Seguridad Social muestran una caída del empleo en las Islas del 0,8 por ciento en el mes de abril, lo que supone 6.308 afiliados menos que los registrados durante el mes precedente.

Estos datos hacen referencia a la cifra de afiliados en alta a último día del mes y vienen a corregir el dato de afiliación media que publicaba el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social el pasado día 6 de mayo, que mostraban un moderado aumento de la cifra de afiliados en las Islas del 0,11 por ciento.

El ajuste se sucede en un mes en el que este año ha contado con la celebración de la Semana Santa entre los día 14 al 21 de abril, y ha afectado principalmente, al conjunto de los servicios, que con datos a último día del mes, acusó las caídas  del empleo en el ámbito de la “Hostelería”, donde se redujo la afiliación en 3.986 trabajadores; de las “actividades administrativas y servicios auxiliares”, donde se contabilizan 1.245 efectivos menos; y en actividades como el comercio y el transporte que, en conjunto, contabilizaron 914 efectivos laborales menos en alta durante el pasado mes.

El empleo descendía en prácticamente todas las ramas que conforman el sector servicios, con la excepción de la Administración pública, donde la cifra de afiliación continúa aumentando, sumando, en esta ocasión, 417 afiliados más a los registrados durante el mes anterior.

En el resto de los sectores, el número de afiliados inscritos a último día del mes se corregía también a la baja en la agricultura, donde se han contabilizado 739 trabajadores menos inscritos, mientras que, por el contrario, el sector de la construcción mostraba un aumento de 779 trabajadores, y el sector industrial anotaba un incremento de 32 efectivos más durante el pasado mes de abril.

Pese al descenso del empleo registrado el pasado mes de abril, en términos interanuales, comparando con el dato del mismo mes de hace un año, el número de afiliados experimenta un crecimiento del 2,4%, lo que se traduce en 19.129 altas adicionales, alcanzando así un total de 803.739 personas en situación de alta laboral en el Archipiélago.

En cuanto a la estadística de paro registrado, en el transcurso del mes de abril, se observó un descenso mensual del 0,77%, lo que supone, en términos absolutos, 1.617 parados menos en relación con el mes anterior, y en el último año, el desempleo ha experimentado un descenso del 2,59%, 5.523 demandantes menos que en idéntico mes del ejercicio previo.

Con estos datos, el número total de parados en Canarias se situó en 207.618 personas al cierre del pasado mes de abril.

Analizando otros indicadores relevantes para la economía canaria, los últimos datos disponibles referidos a la entrada de visitantes extranjeros ha continuado descendiendo y anotó  una caída mensual del orden del 17,4%, durante el pasado mes de abril, lo que supone 233.634 turistas menos que en el mes anterior.

En términos acumulados, el balance de turistas extranjeros que han llegado a Canarias en lo que va de año se sitúa un 1,3% por debajo del dato de afluencia que contabilizaba el sector en el mismo periodo de 2018, lo que supone un descenso del 65.034 visitantes menos.

Por otro lado, la matriculación de vehículos durante el pasado mes de abril también ha descendido, anotando en esta ocasión, una disminución del 14,7%, debido a la caída que han mostrado las matriculaciones de vehículos destinados al alquiler, que se han aminorado en un  44,8%, al tiempo que los vehículos de uso empresarial y de uso particular también disminuyeron a razón de un 16,4% y un 5,7%, con respecto al mes anterior.

Por lo que se refiere a los datos de inflación, el IPC mostró en Canarias un incremento mensual del 0,8%, dos décimas menos que el anotado en el contexto nacional (+1,0%), como consecuencia, principalmente, del repunte del 12% que experimentaron los precios en relacionados con “Vestido y Calzado”, debido al inicio de la nueva temporada en el sector comercial.

En términos interanuales, los precios se han incrementado en un 0,9%, y en esta ocasión, los grupos más inflacionistas han sido “Bebidas alcohólicas y tabaco” (+7,6%), y “Transporte” (+2,2%), afectado este último por los precios de los Carburantes y combustibles, que registraron un alza del 7,1%, en comparación con el mes de abril de 2018.

Pese a ello, la inflación subyacente en el Archipiélago se mantienen aún en valores muy moderados, con un avance interanual de 0,4%, cinco décimas por debajo del dato nacional que se ha situado en el 0,9 por ciento.

La coyuntura económica actual requiere de medidas que continúen impulsando la mejora de la competitividad de nuestras empresas, propiciando un entorno económico que genere confianza para la inversión y facilitando las condiciones de adaptación de nuestro tejido productivo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing