Coyuntura Socioeconmica 2017

Competencias profesionales. Utilidad para la búsqueda de empleo

En los últimos años se oye hablar cada vez de las competencias profesionales y de las entrevistas por competencias.  En este artículo explicaremos brevemente que son las competencias,  y por qué son cada vez más valoradas en la empresa.

 ¿Qué son las competencias?

 A la hora de definir las competencias existen diferentes teorías o corrientes. Estas son dos definiciones de competencias:

 Competencias son repertorios de comportamientos que algunas personas dominan mejor que otras, lo que las hace eficaces en una situación determinada. Estos comportamientos son observables en la realidad cotidiana del trabajo y en situaciones de test. Ponen en práctica, de forma integrada, aptitudes, rasgos de personalidad y conocimientos adquiridos” Levy-Lebover.

 Características de una persona ya sea innata o adquirida, que está relacionada con la actuación de éxito en un puesto de trabajo” (Especialistas de selección).

 Por lo tanto, las competencias pueden ser innatas, o adquiridas a lo largo de nuestra vida, en función de nuestras vivencias o educación, siendo costoso cambiar o aprender. Todos adquirimos conocimientos o destrezas a la hora de estudiar, realizar un curso, o trabajar, pero lo que diferencia un trabajador, de un buen trabajador y de un trabajador excelente son las competencias.

 Éstas son cada vez más valoradas, y por lo tanto más evaluadas, por las empresas, porque permite discriminar los niveles de desempeño en el trabajo. Veamos un ejemplo.

 Dos camareros de una cafetería a la que acudes a diario, ambos estudiaron hostelería y ambos tienen dos años de experiencia. Uno atiende correctamente, pregunta siempre qué quieres tomar y te lo sirve.  El otro, además de atenderte correctamente, sabe tu nombre, se acuerda de lo que pides, de cómo te gusta el café, te pregunta por el fin de semana, e incluso a veces tiene algún detalle contigo, como regalarte un trozo de dulce para que lo pruebes.

 El segundo camarero manifiesta dos competencias que el primero no: “Atención al Cliente” y “Sociabilidad”. Percibe las necesidades y demandas  de un cliente en concreto, se anticipa a ellas y es capaz de satisfacerlas de manera razonable, además interactúa sin esfuerzo con otras personas, tiene facilidad para hacer contactar con otros y desarrollar actividades sociales.

 Si usted fuera un técnico de selección, ¿a quién seleccionaría?. Entrevistar por competencias, no sólo supone valorar las tareas realizadas, sino el nivel de desempeño en las mismas y las competencias necesarias para ello.

 Competencias más valoradas.

 Algunas de las competencias más valoradas en la actualidad por las empresas son:

 Adaptabilidad: Modificar la propia conducta para alcanzar determinados objetivos cuando surgen dificultades, nuevos datos o cambios en el entorno.

 Análisis de problemas: Identificar problemas, reconocer información significativa, buscar y coordinar datos relevantes, diagnosticar posibles causas.

 Aprendizaje: Asimilar nueva información y aplicarla eficazmente.

 Autoorganización: Organizar eficazmente la propia agenda de actividades, estableciendo prioridades y utilizando el tiempo de la manera más eficiente posible.

 Conocimiento del entorno: Tener conciencia de las condiciones específicas del entorno de trabajo. Dominar información actualizada sobre el entorno del negocio, de la actividad profesional.

 Flexibilidad: Facilidad para cambiar de criterios y orientación de la propia forma de pensar y enjuiciar situaciones, personas y cosas cuando cambian las premisas básicas, las condiciones del entorno o se recibe nueva información.

 Integridad: Actuar conforme a las normas éticas y sociales en las actividades relacionadas con el trabajo.

 Sensibilidad interpersonal: Mostrar que se es consciente de los demás y del entorno así como de la influencia que ejerce sobre ambos. Desarrollar una conducta que refleje el reconocimiento de los sentimientos de los demás.

 Tolerancia al estrés: Seguir actuando con eficacia bajo la presión del tiempo y haciendo frente al desacuerdo, la oposición y la adversidad.

 Orientación al cliente: No es lo mismo que la atención al cliente, que ya definimos antes. La atención al cliente es más conductual, se centra más en una demanda en concreto de un cliente en concreto. La orientación al cliente en  cambio es más una constante preocupación, una actitud permanente, se preocupa de las necesidades del cliente desde cualquier ámbito de la organización.

 Conclusiones.

En la búsqueda de empleo es conveniente conocer que competencias pueden ser las más valoradas en el puesto de trabajo al que queremos optar. Por un lado nos permite trabajar las competencias clave que mejoren nuestra empleabilidad, y por otro aumentar nuestras probabilidades de éxito en la entrevista de trabajo. De hecho, el siguiente artículo que publicaremos versará sobre la Entrevista de trabajo por competencias y las preguntas más comunes en este tipo de entrevista.

Si quiere profundizar acerca de las competencias, recomendamos algunas lecturas de interés:

“Inteligencia Emocional” Daniel Goleman.Editorial, Kairos.

“Gestión por competencias: un modelo estratégico para la dirección de recurso humanos” Javier Fernández López. Editorial, Pearson Educación.

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing