Coyuntura Socioeconmica 2017

Accidentes In Itinere

En la actualidad la Prevención de Riesgos Laborales está más en boga que nunca. Las empresas se preocupan cada vez más de los accidentes de trabajo así como de las enfermedades profesionales, tanto desde el punto de vista humano como del legal o del económico, los esfuerzos que se realizan en pro de la Prevención son cada vez mayores, hasta el punto en que lo que empezó siendo una obligación legal ha llegado a convertirse en un motivo más de orgullo y satisfacción para las empresas, o lo que es lo mismo, se ha llegado a integrar la Prevención en la estructura empresarial como una parte más.

A raíz de lo anterior, no sólo vemos como se lucha contra la accidentalidad en general sino como incluso también se trabaja para prevenir los llamados accidentes in itínere.

Si hacemos caso a la definición de accidente in itínere, hablaremos acerca de aquellos accidentes que ocurren cuando se va o cuando se vuelve del trabajo, o lo que es lo mismo si al salir de nuestra casa dirección al trabajo nos tropezamos y caemos, habremos tenido un accidente in itínere. Sin embargo en su mayoría, tanto por número como por consecuencias, los más preocupantes son los que ocurren cuando al mando de nuestro vehículo nos dirigimos o volvemos del trabajo.  Estos que en otra época eran simplemente accidentes de tráfico, reciben en la actualidad un tratamiento diferente debido al efecto tan nocivo que tienen sobre trabajadores y empresa.

Es evidente que llegados a este punto muchos se plantearán si el trabajo tiene que ver o no con dichos accidentes y por lo tanto si la Prevención de Riesgos Laborales debería ocuparse del tema. Como se dijo anteriormente, han dejado de ser meros accidentes de tráfico, ya que con independencia de la posible relación con el trabajo que realiza el accidentado o no, sus consecuencias son reseñablemente dañinas.

En relación con lo anterior aclarar que en su mayoría estos accidentes no suelen tener que ver con el trabajo en si, aunque en determinadas ocasiones si se logra relacionar algunos factores como por ejemplo el cansancio (turnicidad, nocturnidad…) con los mismos. En vista de lo cual, muchas empresas  a pesar de no tener responsabilidad ninguna en estos accidentes utilizan la llamada cultura preventiva para iniciar acciones que puedan colaborar en la prevención de los accidentes de tráfico cuando se va o se viene del trabajo. Entre dichas medidas se encuentran principalmente las jornadas de divulgación sobre seguridad vial, o incluso cursos con  mayor profundidad de contenidos, como pueden ser las técnicas evasivas o defensivas de conducción.

La consecuencia viene siendo de lo más ventajosa tanto a nivel humano como a nivel organizativo o económico, ya que si evitamos accidentes de tráfico in itínere, evitaremos dolor o incluso dramas humanos y familiares, trastornos en la organización de las empresas así como pérdidas de jornadas de trabajo y bajas laborales.

Finalmente destacar que lo que hoy nos parece algo novedoso, más que probablemente en el futuro lo veamos como algo normal.

 

 

Desarrollado por WordPress | Ironika Keyword Marketing